Por: Salomón Kalmanovitz

Tiempos difíciles

El dólar cerró en $3.180 el 26 de octubre, una devaluación aproximada del 11 % desde febrero de este año. Las razones para este deterioro fueron una caída abrupta de los precios del petróleo y, quizá más importante, el endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos.

El deterioro del precio del combustible reflejó el debilitamiento de la economía china, que apenas comienza a sentir las agresiones comerciales del presidente Trump; política que también deberá afectar negativamente el crecimiento de Europa, el de América Latina y eventualmente el de la propia economía norteamericana. Es que el proteccionismo trumpiano es un tiro en el pie y afecta negativamente a todo el mundo.

La Reserva Federal reacciona frente a un crecimiento fuerte de la economía, estimulada por una reducción de impuestos a las corporaciones norteamericanas que era injusta e innecesaria. La economía venía creciendo de manera sostenida desde la segunda administración Obama y el estímulo fiscal resulta contraproducente, al propiciar la inflación. Por lo demás, cuando su efecto se agote totalmente en 2020, la administración no contará con munición fiscal para enfrentar una nueva recesión y está abocada a fuertes incrementos de la deuda pública, que superará el 110 % del PIB. El sesgo a favor del capital de la reforma tributaria fue tan evidente que Trump prometió a la clase media que también a ellos les reduciría los impuestos para que votaran por los republicanos en las elecciones del 6 de noviembre.

No valió que el energúmeno presidente tildara de “loco” (así, literal, en español) al presidente del banco central norteamericano que él mismo designó y que debe seguir las pautas de su comité técnico, que debe aumentar las tasas de interés hasta que desaparezca la presión inflacionaria. Eso significa que el dólar se fortalecerá contra el resto de las monedas del mundo, incluyendo las de países como Colombia, que no tiene una fortaleza exportadora diferente a la del petróleo y otras materias primas.

Siguiendo el mal ejemplo de Trump, el presidente Duque promete rebajas de impuestos para las inversiones que se hagan en la economía naranja (desde cine y TV hasta la actividad digital) y en la agricultura. Mientras tanto, la situación fiscal de Colombia continúa siendo deficitaria, a pesar de la reforma tributaria de 2016. Según el ministro Carrasquilla, hay un faltante de $14 billones que piensa enjuagar con el IVA del 19 % impuesto a toda la canasta familiar, con alguna forma de devolución arbitraria a los más pobres; también Duque promete un incremento del impuesto a la renta de los más ricos, que no le debe gustar a Carrasquilla. Por el contrario, él quiere poner a declarar renta a los que ganan desde $1,9 millones mensuales, lo cual no le pronostica nada bueno a esta clase media precaria. Lo cierto es que habrá política fiscal contractiva cuando la economía está resentida y a duras penas crece.

Para rematar, la política monetaria también tendrá que ser contractiva para contrarrestar la mayor devaluación del peso colombiano. La pérdida de valor de la moneda en sí misma contribuye a la recesión: reduce la capacidad adquisitiva de la gente y golpea la inversión que requiere importaciones de bienes de capital; no obstante, dirige la demanda hacia la producción local e incentiva las exportaciones industriales y agrícolas.

Sumándolo todo, como dice el título de esta columna, se vienen tiempos tormentosos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Salomón Kalmanovitz

¿Cuál plan de desarrollo?

El año que se fue

Trump, acorralado

Los pecados capitales de Peñalosa

Los regalos navideños