Por: Manuel Drezner

“Tristán e Isolda” danzado

Fue interesante ver el espectáculo de danza que se presentó en el Teatro Santo Domingo, ya que el Ballet del Teatro de Ginebra tomó el riesgo de hacer un espectáculo inspirado en el Tristán e Isolda wagneriano, con coreografía de la suiza Joelle Bouvier y música pregrabada aparentemente de la versión que dirigió en discos Bohm, con Nilsson y Windgassen. Digo aparentemente porque el programa no la identificó. Fue algo interesante, ya que se trata de una música que definitivamente no se prestaba para añadirle coreografía. De hecho, Wagner en toda su obra únicamente hizo ballets en Rienzi y en Tannhauser, no porque quisiera sino por exigencia de la Ópera de París, además de la “Danza de los Aprendices” en Maestros cantores. Pero en el caso de la representación que se comenta, la coreógrafa buscó expresar el desdichado amor de los protagonistas con pasos de danza y logró crear una obra que se aparta mucho del original wagneriano y la leyenda. De hecho, el acompañamiento grabado y lo que se representaba muchas veces no coincidía.

Hay que recordar que todo el drama se basa en que Isolda buscaba envenenar a Tristán, pero el brebaje que le dio su sirvienta era un elixir de amor y no un veneno, lo cual llevó a que Tristán acabara asesinado e Isolda muriera de amor, muerte ciertamente extraña y que no está en ninguno de los anales de la medicina. La coreógrafa redujo los personajes a su mínima expresión, ya que solo estaban Tristán, Isolda y el traicionado rey Mark, además de otro bautizado Testigo y que además de la introducción y el final es usado para conectar escenas. La escenografía era básicamente una escalera de caracol que servía para representar el barco y otros lugares donde se desarrolla la versión wagneriana.

En resumen, lo que se vio fue una coreografía interesante, con momentos muy bellos y de mucha fluidez, pero que se hubiera podido representar como un espectáculo de danza abstracto sin que se perdiera mucho, ya que al tratar de identificar un argumento con lo que se representaba había distracciones injustificadas. Personalmente creo que si se van a montar coreografías nuevas, se debería evitar la conexión argumental y eso lo demostró enfáticamente este espectáculo muy bien bailado, pero con mucho elemento que distraía de lo principal.

872583

2019-07-24T21:00:00-05:00

column

2019-07-24T21:00:02-05:00

[email protected]

none

“Tristán e Isolda” danzado

32

2372

2404

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Manuel Drezner

“Mesías” cerró el año

¿Qué pasa con el festival?

Eventos recientes

Al teatro lo que es del teatro

Los precios del arte