Por: Juan Carlos Botero

¿Trump, o ser un buen padre de familia?

Hace poco vi la entrevista de un defensor de Donald Trump. Dijo de todo, pero lo que más me llamó la atención fue que el señor era latino, y a su lado estaba su mujer, que lo observaba con orgullo. Y también estaba su hijo, cogido de su mano, que alzaba la cara para mirar al padre mientras éste hablaba con el periodista.

Al escuchar el diálogo, una pregunta ineludible pasó por mi mente: ¿cómo puedes defender a Trump y a la vez ser un buen padre de familia? La pregunta es válida porque lo uno parece incompatible con lo otro, y a eso se reduce todo: si tus ideas políticas entran en conflicto con una crianza ética para tus hijos, algo está fallando. Y aquí la falla es colosal. Y evidente.

Porque, ¿cómo les explicas a tus hijos, a quienes deseas educar no sólo con tus palabras sino con tus actos, que apoyas a un hombre que a su vez defiende a un violador de menores, un racista aborrecible como Roy Moore? ¿Cómo les justificas a tus hijos que es bueno seguir a un líder que trata a las mujeres, a las minorías, a los inmigrantes, a los pobres y a los latinos como enemigos, holgazanes, histéricas o despreciables, y más cuando tú y tus hijos son, justamente, miembros de una minoría, o inmigrantes, o pobres, o mujeres, o latinos? ¿Cómo les predicas a tus hijos los valores de la inclusión, de la tolerancia, del respeto al prójimo y del civismo cuando, a la vez, validas con tu voto las acciones de un millonario que vocifera lo contrario de esos valores, que practica la intolerancia, el desprecio al prójimo y el rechazo a todo el que no sea como él, es decir, blanco, rico y masculino? ¿Cómo les dices a tus hijos que es malo mentir, cuando el político que respaldas miente tantas veces al día, o que es malo ser racista, cuando tu presidente incluye a los racistas en su gabinete y los alaba en sus marchas públicas de odio y violencia? ¿Cómo opinas, frente a tus hijos, que estás de acuerdo con un fulano que perdona al sheriff Arpaio, o que procura impedir el ingreso al país a todos los ciudadanos de los países árabes, salvo aquellos en donde ese mismo fulano tiene intereses comerciales? ¿Cómo les enseñas a tus hijos que hay que proteger la naturaleza y luchar contra el cambio climático, cuando alabas a un jefe de Estado (el único de los países desarrollados) que niega la existencia del cambio climático, que rechaza el Acuerdo de París y que desea eliminar regulaciones para que las empresas petroleras taladren en delicadas reservas naturales? Mejor dicho: ¿cómo te presentas como un buen jefe de familia, tratando de educar a tus hijos para que sean justos, íntegros y honestos, cuando declaras tu apoyo a un mandatario que no presenta su declaración tributaria, que nombra en su gobierno a los miembros de su familia como el más vulgar de los dictadores, a quien no le importan sus muchísimos conflictos de interés, y cuando se la pasa tuiteando como un chico rabioso, amenazando el orden mundial con armas nucleares, insultando a sus agencias de inteligencia y a otros jefes de Estado, y cuando conspira con un país enemigo para ganar unas elecciones? ¿Acaso no es evidente la contradicción que late ahí?

Aparentemente no, no es evidente. A fin de cuentas Trump ganó la Presidencia, y gran parte del país todavía lo apoya. Empezando con muchos padres de familia. Como éste.

Buscar columnista