Por: Michelle Arévalo Zuleta
La michelada

A turistear a las plazas de mercado

Un lugar donde la gente puede conocer nuestra esencia como colombianos, un sitio donde convergen climas, acentos y clases sociales, donde se reconoce la riqueza y biodiversidad de un país, donde se toca, se prueba, su huele y se disfruta a través de los sentidos. Nada tiene que ver con estatuas o catedrales, y menos con museos, la mejor forma de conocer un país o una ciudad es a través de las plazas de mercado.

Volver a las plazas de mercado me ha hecho volver a los sabores de la infancia, a lo básico que en algún momento del camino hemos venido perdiendo, y qué mejor forma que mostrarle al turista y al visitante, esta cara de nosotros que enamora el paladar viajando por todos los sabores del país. La magia que esconde una plaza de mercado está en el ambiente que aquí se forma, los ingredientes son tratados con amor, porque se trata del sustento diario y hay un respeto por los alimentos, por quien lo cultivó, pescó y sembró.  

Las plazas de mercado, se están convirtiendo en nuevos centros de recepción de turistas. en Bogotá contamos con 19 , una en cada localidad y se registran un total de 44 entre públicas y privadas. Ahora las plazas del 7 de Agosto, Palo quemado y la Perseverancia están siendo  incluidas en el mapa turístico de Bogotá.

“Veci que se le ofrece”,“ No apriete el aguacate, apriete cola ”, “ Baratico y de calidad” , así me recibe la plaza de mercado de PaloQuemado (Calle 19 # 25-04), que tiene este nombre porque según cuenta la historia, había un árbol seco a los alrededores de la Av. 19 y que por razones que se desconocen se quemó.  

Desde las 4 de la mañana hasta las 4 de la tarde, entre los pasillos se ve como se cocina un sancocho de gente,  desde proveedores, coteros hasta vendedores y comensales, aquí consigue desde la olla, hasta las frutas más exóticas, si bien se encuentran puestos mezclados tanto de frutas como de verduras, entrando por la principal, sobre la avenida 19, recomiendo parar en Delibono barra de café, a desayunar un pandebono con chocolate. Entrando por aquí se encontrará con el puesto 81251 de Sofía, que ofrece  productos orgánicos, desde  tomates, hasta camote y el kale, ellos surten a restaurantes como Leo cocina y cava y Salvo Patria. Para las papas, verduras y frutas entre por la avenida del ferrocarril, allí en el puesto 81861 el puesto de don José, es el paraíso de las frutas más raras y difíciles de conseguir. Saliendo por los parqueaderos, puede terminar en  la lechoneria doña Rosalba, si lo suyo es este plato este sitio le va a encantar. 

Guiada por el rumor del mejor sancocho, me fui a la Plaza la Perseverancia (Cra. 5 #30-30), fundada en 1940 y considerada patrimonio arquitectónico de la ciudad, esta la única que tiene una cúpula,  y  se llana cerca de las 11 de la mañana. La gente se reúne alrededor de unas cocinas, donde se sirven más de 24 tipos de sopas, en las que el sancocho se lleva el primer puesto por 6 mil pesos. Aquí los campesinos siempre han sido los protagonistas, y entre murmullos se escucha a la gente hablar de cómo Gaitán era uno de los comensales más frecuentes y por eso su imagen está plasmada en una de sus paredes,  aunque las verduras y las frutas adornan la plaza, su gente es realmente un acercamiento a la cultura campesina del país. 

Otra de las plazas más representativas que tenemos en Bogotá, es la del 7 de Agosto (Calle 66 # 23 -30) fue el epicentro de desarrollo comercial y nace gracias a los campesinos de la región cundiboyacense. Esta plaza se divide en dos pisos, en el primer piso encontramos todos los puestos de verduras, frutas, carnes, lácteos y pescados y en el segundo empieza el desfile de platos, cocinas y olores a platos de todas las regiones, desde 5 mil pesos consigue mondongo hasta “rellena light” de doña Graciela, aquí la variedad es el principal atributo. 

Es imposible irse con el corazón contento si la barriga no está llena y para el postre hay  una variedad  ensaladas de frutas y el famoso jugo de borojó, hecho a base leche, vino, brandy, borojo, miel, huevo de codorniz y cola granulada, este es el favorito de turistas. La ensaladas de frutas del 7 de agosto llevan, desde papaya y banano, hasta dulce de mora y crema de leche, galleta,  durazno, queso rallado, coco, miel y salsa de frutas por 2, 800 pesos. 

Detrás del vaivén de la gente y de la plata, hay miles de historias de vida y de tradiciones familiares, aquí la gente carga a cuestas no solo comida, sino su penas, sin embargo eso no les impide cargar una alegría realmente contagiosa. Lograr que las plazas de mercado entren como destino turístico de la ciudad, es la mejor forma de acercar a los turistas y locales a nuestra cultura, y mostrar el alto potencial gastronómico alternativo que se ofrece en estos lugares, los cuales incluyen tanto los productos tradicionales, como preparaciones gourmet y cocina internacional, aquí se cocina la esencia de los colombianos y está en nosotros apoyarlas y disfrutarlas. 

798235

2018-07-04T21:00:23-05:00

column

2018-07-04T21:15:01-05:00

jrincon_1275

none

A turistear a las plazas de mercado

35

5635

5670

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Michelle Arévalo Zuleta

Un restaurante para amar la vida

El nuevo restaurante Nikkei que llegó Bogotá

La moda arcoíris que trasciende

Viajar en la nave de los locos

Moda inteligente