Dos cartas de los lectores

Noticias destacadas de Opinión

¿Universidad para la libertad de pensamiento o para formar cuadros de los partidos políticos?

El pasado domingo se contó en El Espectador, en la nota “Alto turmequé: de promociones partidistas e intrigas jurídicas”, que “los miembros del Partido Conservador Colombiano recibieron un mensaje en el que les informaron que tienen derecho a firmar con la Universidad Sergio Arboleda un convenio para recibir el 20 % de descuento en todos los programas de posgrado, o sea especializaciones y maestrías. Para concretarlo deben demostrar pertenencia al movimiento político mínimo de dos años, activismo político en su favor y una carta motivada. Con eso deben inscribirse hasta el 15 de julio”.

Como egresada de la Universidad Sergio Arboleda —me gradué summa cum laude en 1994 de la Facultad de Derecho—, considero que las directivas de la universidad deberían darle al país una explicación.

Con independencia de las posiciones ideológicas de derecha de su cuerpo directivo y docente, que respeto pero no comparto, mi pregunta es: ¿qué pasa en la universidad con los ideales de formar mentes críticas y plurales? ¿Está formando la universidad al cuadro del Partido Conservador?

En mis tiempos ya existía esa ideología de derecha, pero hasta ahora en mi vida profesional no he sido perjudicada con un sesgo que pueda atribuirme una afiliación partidista. Sin embargo, a partir de ahora, tanto para mí como para otros egresados, el riesgo de ser catalogada como militante del Partido Conservador es real.

En mi opinión, las universidades deberían estar formando profesionales de todos los partidos, religiones, etnias y géneros, para servir a un país en crisis de valores, pobreza, desigualdad y violencia.

María Carolina Nieto Ángel. Ph.D.

AMLO y Trump

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), aceptó reunirse con su homólogo estadounidense Donald Trump, para tratar situaciones “normales” entre los dos países. Los mexicanos están iracundos porque su presidente, después de dos años de gobierno, sale por primera vez de su país para una visita de Estado inane. Flores fueron y llegaron de las dos partes, y los gobernados sí entendieron la estupidez y desazón del encuentro. Resultado final: aquí no pasó nada, te amo y me amas... ¿Arrodillado AMLO?

Helena Manrique Romero. Bogotá.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

Comparte en redes: