Por: Óscar Sevillano

¿Una nueva era para Sucre?

En la manera como el gobernador electo de Sucre, Héctor Olimpo Espinosa, dirija los destinos del departamento estará la posibilidad para que esta región pueda introducirse en el camino de la prosperidad, que hasta el momento le ha sido esquiva por cuenta de la corrupción de una clase dirigente que durante décadas enteras se ha enquistado en el poder local para usar los recursos públicos a su favor, sin dar muestras de querer cambiar.

Era este precisamente el temor de que el cuestionado y polémico Yahir Acuña fuera elegido el pasado domingo en el cargo de gobernador de este departamento, porque las prevenciones por los temas oscuros que rodean a este personaje son de conocimiento de toda la nación. Esto hacía necesario que Sucre diera un giro electoral que permitiera que una persona de la región, lejana a todos los cuestionamientos que rodean a las familias políticas de este territorio, asumiera las riendas.

Por fortuna el milagro se dio y hoy día el exviceministro del Interior y exalcalde del municipio de Sincé es quien llegará con la idea de darle un nuevo impulso a un departamento que tiene todas las condiciones para ser una región prospera y pujante, pero por los malos manejos de una clase dirigente que prefirió mezclarse con ilegales de extrema derecha no le ha sido posible.

Tiene un enorme reto el nuevo gobernador, porque debe buscar la manera de implementar políticas que incentiven la economía rural en el departamento, llevar tecnología para un mayor desarrollo industrial y motivar a su gente a crear proyectos de emprendimiento. Además de esto, disminuir a cero la tasa de deserción escolar y aumentar el ingreso de miles de jóvenes sucreños a la educación superior.

Todo lo anterior lo debe ejecutar con total transparencia, demostrando que desde la región se puede gobernar sin clientelismo y con cero corrupción, reto bastante fuerte en un departamento que durante muchos años ha estado sometido a estas prácticas malsanas en la administración pública.

Es por esto tan importante que se rodee de personal idóneo que le interese el progreso de la región y no esté buscando llenarse los bolsillos con los recursos públicos del departamento, mucho más ahora que comienza a implementarse la Ley de Regiones, que permite a los departamentos actuar en bloque con sus pares vecinos para buscar intereses comunes que les permitan superar los problemas del territorio.

El gobernador electo de Sucre debe aprovechar esta coyuntura para poner los problemas que tiene su territorio en el panorama nacional y que el departamento pase a ocupar la importancia que tiene dentro de la zona geográfica en la que se encuentra, para lo cual no solo debe tener buenas relaciones con sus vecinos, sino además con el Gobierno Nacional, para que entre todos le den la oportunidad a esta región de demostrar el potencial que tiene.

El nuevo gobernador de Sucre tiene en sus manos un gran desafío, en la manera como lo asuma está la suerte de todo un departamento. Ánimo, que se puede lograr.

Cambiando de tema, me da la impresión de que los miembros de la Alianza Verde no han entendido que el mandato de Claudia López en Bogotá todavía no arranca, que la capital del país tiene un alcalde que se llama Enrique Peñalosa y que este gobernará la ciudad hasta las 12 de la noche del 31 de diciembre del año en curso.

888832

2019-10-31T00:00:20-05:00

column

2019-10-31T11:19:31-05:00

jrincon_1275

none

¿Una nueva era para Sucre?

27

3479

3506

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

¿Conversación para qué?

Por Dilan Cruz

¿Necesitan escoltas los concejales de Bogotá?