Una oportunidad de reinventar nuestros hábitos de cuidado ambiental

Noticias destacadas de Opinión

El desarrollo humano en el último siglo ha explotado la capacidad del planeta con cifras alarmantes, pues si hacemos una línea de tiempo ambiental, aproximadamente en el año 1600 contábamos con una población mundial de 500 millones, aumentando significativamente mientras el intervalo de años en que la población crecía 1.000 millones pasaba en las primeras décadas de 30 a 10 años en la actualidad, es decir, para el 2050 posiblemente lleguemos a más de 8.000 millones y, para ese entonces, probablemente los servicios ecosistémicos estén por agotarse.

Según la noción de límites planetarios introducida por el Instituto de Resiliencia de Estocolmo, hemos llegado al uso máximo de los recursos, y lo podemos ver reflejado año tras año cuando organizaciones como Global Footprint Network (GFN) anuncian que hemos acabado la capacidad de recursos en el planeta cada vez más temprano que el año anterior. En el caso de América Latina y el Caribe, con algunas de las regiones más urbanizadas a nivel mundial, han sido las más afectadas por la pérdida de reservas boscosas naturales, representando un 60%. Esto tan solo es un ejemplo del alcance e impacto que la colonización de la raza humana ha traído consigo al planeta y la transformación masiva del hábitat que es capaz de lograr.

A pesar de que existen grandes organizaciones y acuerdos que abogan por el bienestar ambiental y desarrollo sostenible como los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), y muchas iniciativas impulsadas por entidades como Naciones Unidas, esta problemática ha hecho que los gobiernos de todos los niveles creen sistemas de monitoreo y reestructuren su plan de desarrollo para reducir y mitigar el impacto por emisiones y actividades económicas que degradan los ecosistemas.

Ahora bien, es un problema que nos concierne a todos y, justamente por tal motivo, la responsabilidad es compartida y debe ser un compromiso de acción para las próximas generaciones. Pero ¿qué acciones se pueden tomar? Bien, tal como los ODS lo indican, una simbiosis industrial puede enrutarnos hacia un desarrollo sostenible, creando empresas que promuevan nuevos modelos de producción (utilizando el concepto de las 9 R), lo que es conocido como economía circular, que surge como estrategia para la maximización del uso de los recursos y destinar el uso final de los productos para un aprovechamiento responsable y consciente. Sin embargo, este solo constituye uno de los grandes desafíos. Como humanidad necesitamos un cambio visceral que deje atrás cualquier convencionalismo preexistente en cuanto a mecanismos de producción y educación que encasillan el potencial y creatividad de los ciudadanos para crear proyectos ambientalmente sostenibles que favorezcan un desarrollo recíproco de la sociedad con su entorno. Es allí donde los jóvenes emprendedores deben rechazar estas convencionalidades y dar a conocer planes de acción que, con el apoyo de las entidades financieras ofrecidas por el estado (INNpulsa, Colombia productiva, Fondo emprender, entre otras) que invierten en negocios verdes, puedan incentivar al cambio y, promoviendo alternativas sostenibles, nos den una oportunidad de reivindicar nuestro daño con el planeta.

Estas prácticas de acción son compromiso de todos como sociedad. Por esta razón, el cambio puede empezar en casa, tomando conciencia de los impactos que generamos cuando no reciclamos, desperdiciamos y les damos un mal uso a los recursos, ya que son estos simples hábitos los que han dado lugar al crecimiento de fenómenos como el calentamiento global y efecto invernadero, y ahora son una realidad que cada vez está atacando de forma más agresiva nuestra riqueza natural. Por esta razón, es un deber como ciudadanos tomar ventaja de esta emergencia sanitaria creando nuevas medidas de cuidado ambiental desde casa.

Natalia Zamudio.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.