3 Nov 2020 - 1:21 p. m.

Así fue el atentado con libro bomba a Vargas Lleras que las Farc reconocen hoy

En una carta al expresidente Santos, Rodrigo Londoño, jefe del partido FARC, anunció que reconocerán ante “instancias de verdad” los atentados que la extinta guerrilla cometió en contra del político. Así relató el ataque con libro bomba el propio exvicepresidente a la Revista SoHo en 2014.
Germán Vargas Lleras, exvicepresidente de la República. / Archivo
Germán Vargas Lleras, exvicepresidente de la República. / Archivo

Uno de los atentados que ha recibido el exvicepresidente Germán Vargas Lleras en su larga trayectoria política, y por el que los miembros de las extintas Farc reconocerían su responsabilidad ante las instancias de verdad creadas por el Acuerdo de Paz, es el ataque con libro bomba del 13 de diciembre de 2002, cuando Vargas Lleras era congresista.

Según relató el mismo Vargas Lleras para una publicación de la Revista SoHo —en plena campaña electoral de 2014, cuando era la fórmula vicepresidencial para la reelección de Juan Manuel Santos—, subió a su oficina en el Capitolio aproximadamente a las 7 de la noche de ese día, luego de que se terminaran las sesiones ordinarias.

“Sobre la mesa del escritorio encontré lo que parecían unos regalos de Navidad, dos de los cuales recuerdo vivamente: un libro grueso de Ana Mercedes Hoyos, que resultó ser mi tabla de salvación, y, debajo del mismo, una agenda cuyo remitente era mi mujer, Luz María Zapata”, narró Vargas Lleras a la revista.

Contó Vargas Lleras que el primer libro que tomó fue el de Ana Mercedes Hoyos, lo apoyó sobre sus piernas y lo recostó sobre su abdomen. “Luego cogí la agenda. Ya no me acuerdo de qué color era ni cómo venía empacada, sólo sé que me causó curiosidad el hecho de que Luz María me enviara un regalo a la oficina. Y cuál sería mi sorpresa cuando la abro y ¡pum!, explota entre mis manos”, agregó.

Luego de la explosión, relató el exvicepresidente, lo que vino fue un “infinito dolor y mucha sangre”: “Mi mano derecha quedó, literalmente, colgando de un hilo y los dedos meñique, anular y parte del medio volaron en mil pedazos. El libro de Ana Mercedes, que aún conservo lleno de esquirlas, me protegió el pecho y, creo yo, impidió que parte del explosivo llegara a la cara, aunque igual me la quemé, como me quemé el cuello y el resto de los brazos”.

Le puede interesar: Las extintas Farc reconocen autoría en dos atentados contra Germán Vargas Lleras

Para Vargas Lleras, lo más inentendible es cómo ese artefacto llegó a su oficina cuando había sido enviado a una dirección en la que ya no vivía y un mensajero lo recoge, atraviesa la ciudad en un bus, llega y entra al Congreso con un paquete que contenía C4.

Tras la explosión, el político cuenta que personal de su seguridad entró a su oficina y le brindó primeros auxilios para, luego, ser trasladado a la Fundación Santa Fe. “La ruta que tomamos fue la Circunvalar. Pasé una media hora absolutamente eterna y angustiosa entre el trancón de la ciudad. Lo siguiente que recuerdo es haber estado varias horas en la Fundación antes de ser intervenido y, luego, meses de convalecencia”, dijo.

El segundo atentado que sufrió Vargas Lleras, y que también reconocerían las antiguas Farc, fue el del 10 de octubre de 2005, cuando la caravana en la que se desplazaba fue interceptada por un carro bomba en la carrera 9 con calle 71, en Bogotá. Vargas se dirigía a las instalaciones de Caracol Radio, para intervenir en el programa Hora 20.

En ese momento, tanto Jorge Noguera, entonces director del DAS, y el otrora ministro del Interior, Sabas Pretelt, le habrían dicho que todas las indagaciones preliminares apuntaban a que detrás del ataque estaban las Farc. Sin embargo, el entonces senador comentó haber recibido información sobre que agentes del Estado habrían participado en dicho atentado.

De hecho, las versiones sobre la presunta participación del DAS en el atentado con carro bomba a Vargas Lleras estuvieron bajo los ojos de la opinión pública durante 2010. Para esa fecha, Felipe Muñoz, director de la hoy desaparecida entidad, negó que ese departamento de inteligencia tuviera algo que ver. “No creo que el exfiscal Mario Iguarán se haya prestado para el concierto para delinquir que se podría configurar culpando a alguien de un atentado supuestamente cometido desde el DAS”, señaló.

Ese mismo año, el DAS ordenó revisar la información que estaba disponible sobre ese atentado. “No obstante las investigaciones internas que se adelantaron en su momento al interior de la entidad, el director del departamento, Felipe Muñoz Gómez, hoy impartió precisas instrucciones para que se revise y evalúe nuevamente la información interna que sobre el caso reposa en la Entidad, y además ordenó indagar los motivos por los cuales el proceso disciplinario adelantado por el departamento tardó más de cuatro años sin que se tomara decisión alguna”, decía en un comunicado que publicó el DAS en esa época.

Duranta la campaña presidencial de 2014, Vargas Lleras se refirió al atentado con libro bomba para demostrar su apoyo a la negociación de paz con las Farc que adelantaba el gobierno de Juan Manuel Santos. “Yo hago parte de una generación de colombianos que nunca ha tenido un día en paz. A mí sí que me la han tenido al rojo: llevo tres atentados, en uno me volaron la mano, en otro me dejaron pelado, y no tengo ningún problema en pasar esa página. Podemos tener un país en paz”, expresó Vargas Lleras.

“No guardo ningún rencor, lo que he dicho es que no hay que bajar la guardia, pero también el país celebraría enormemente que se firme un acuerdo de paz y anticipar en varios años el fin del conflicto”, agregó la entonces fórmula vicepresidencial de Santos.

Comparte: