14 May 2021 - 8:01 p. m.

César Gaviria ahora dice sí a reforma tributaria: “No me atravesaré. Votaremos la propuesta del gobierno”

Aunque el exmandatario y jefe del Partido Liberal manifestó su respaldo, insistió en que hay dudas y que, en todo caso, solo votarán una iniciativa que “se limite a los estrictamente necesario”. Declaró que no participarán del diseño del proyecto, ni asumirán “responsabilidad sobre las consecuencias”.

Contrario a la postura que asumió hace un mes, cuando advertía que este es el momento más inoportuno para el trámite de una reforma tributaria y que solo Colombia, durante la pandemia, estaba promoviendo un proyecto de ese calibre, este viernes se conoció un pronunciamiento del expresidente César Gaviria, jefe del Partido Liberal, quien ahora manifestó que no se ‘atravesará’ al trámite de la iniciativa.

Lea también: César Gaviria arremete contra reforma tributaria de Duque: “La operación mermelada es gigantesca”

El expresidente, en una intervención ante su bancada en el Congreso, expresó dudas sobre la insistencia en el proyecto; sin embargo, declaró que votarán la propuesta del gobierno, siempre que se limite “a lo estrictamente necesario”. De hecho, fue más allá y manifestó que no participarán en el diseño de la iniciativa, ni asumirán responsabilidad sobre sus consecuencias.

“Sigo con dudas sobre la sabiduría de la decisión de responder con otra reforma tributaria que ya respaldaron varios partidos y el Banco de la Republica. No me atravesaré insistiendo en nuestros puntos de vista. Votaremos la propuesta del gobierno, a condición de que se limite a los estrictamente necesario, porque a eso me comprometí y porque lo creo necesario, pero no vamos a participar en el diseño de la nueva reforma ni tomamos responsabilidad sobre las consecuencias”, manifestó.

El exmandatario dijo que a ese acuerdo llegó con el nuevo ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo. Gaviria ratificó también que la tributaria planteada por el exministro Alberto Carrasquilla era inconveniente en esta coyuntura, dada la tensión social que ha generado la pandemia. Incluso, reveló que dialogó con el expresidente Álvaro Uribe, jefe del Centro Democrático, “de lejos la persona que más trabajó en convencernos de la necesidad de que los liberales apoyáramos los cambios contenidos en la propuesta gubernamental”.

Gaviria señaló que el Partido Liberal no tiene una actitud negativa frente a los impuestos, “siempre y cuando esos recursos tengan origen en los sectores más pudientes y no en la clase media, y se gasten en apoyar a los ciudadanos que han sido víctimas de la pandemia”.

Por otro lado, ante la jornada de protestas, rechazó los hechos de violencia y abuso policial, instando al diálogo en ciudades como Cali, y abogando porque caiga todo el peso de la ley contra vándalos y violentos. “Los que protestan no son terroristas. La declaración del ministro de Defensa (Diego Molano) de que la obstrucción de cualquier vía pública es terrorismo es equivocada”, sostuvo Gaviria.

Para el jefe del Partido Liberal, se requiere también que el Gobierno evite abusos policiales y que castigue, por iniciativa suya, cualquier exceso, mientras la justicia ordinaria investiga y juzga.” Si queremos fortalecer la Policía, lo primero que tenemos que hacer es rechazar las actuaciones abusivas. La imagen de nuestra Policía será difícil de mejorar y la reforma de la Policía es un anuncio y decisión imprescindibles. Recuperar su prestigio nacional e internacional va a ser una tarea larga y difícil, pero urgente como ninguna”.

Insistiendo en la necesidad de esa reforma a la Policía, Gaviria dijo que, si bien el Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios) “es necesario”, urge que tenga una cabeza que garantice que la gran cantidad de problemas que se han presentado se corrijan de inmediato. “Hay que evaluar el comportamiento de la Policía Metropolitana, sus instrucciones, sus explicaciones. Tantos errores, omisiones y abusos deben tener responsables y al presidente Duque no le debe temblar la mano para exigir eficiencia y corrección en el proceder de la Policía”.

Adicionalmente, aseguró que los manifestantes no son terroristas y celebró que se haya realizado una primera conversación entre el gobierno y dirigentes sindicales. “El presidente en su visita del martes a Cali demostró que hay respeto por las manifestaciones y por los derechos ciudadanos consignados en la Constitución. Es el lenguaje apropiado que en nada coincide con la declaración de los ministros que viajaron a Cali. Es hora de que sus funcionarios adopten el lenguaje presidencial y se ciñan a lo que él ha dispuesto y si no quieren o no les gusta, les diría lo que dije al ministro Carrasquilla: mejor váyanse”.

De hecho, el expresidente se mostró conciliador con Iván Duque y aseguró que no es el único responsable de los problemas y desafíos que hoy enfrenta el país. Para Gaviria, hay que recuperar la confianza en el gobierno y el presidente tiene una responsabilidad “muy grande”, teniendo en cuenta que el inmediato futuro del país depende de que acierte en sus políticas de ahora en adelante. “A eso lo queremos acompañar”, dijo.

“Ni la pandemia, ni el significativo menoscabo de la OMC, especialmente por la política de cerrar comercio en tantos productos y países que tanto nos ha perjudicado. La crisis económica internacional originada en la pandemia y en las decisiones del entonces presidente Trump tampoco son de su responsabilidad. La caída de los precios de los productos básicos, como el petróleo, ha deteriorado el ingreso por exportaciones de Colombia”, manifestó.

En ese sentido, Gaviria sostuvo que la prioridad hoy es atender los efectos de la pandemia y que acelerar la vacunación tiene que ser una prioridad nacional. “En los próximos meses nada nos puede distraer de eso”, señaló, abogando porque el Gobierno sea transparente en el proceso de adquisición de vacunas.

El expresidente indicó también que últimamente el presidente Duque ha encontrado “dificultad en vincular nuevas personas a su gobierno”, por lo que recordó que en los sistemas presidenciales “el gabinete es un fusible cuando la acción gubernamental encuentras tantas dificultades”. Para el jefe del Partido Liberal, el presidente no debe actuar de fusible, “porque eso pone en peligro la estabilidad política del país. Invito al presidente a que considere que quien no cumpla sus decisiones se marche del gobierno lo antes posible”.

De acuerdo con César Gaviria, Duque debe rodearse de ministros en tres o cuatro carteras que sean capaces de hablar en nombre del gobierno y que usen un lenguaje que rechace la violencia y propicie el dialogo, para poner al gobierno en una mejor situación política. “Para todos los colombianos, es imperativo bajar el tono de la confrontación y realizar acuerdos que generen solución y paz política”.

En otro de los puntos de su intervención, Gaviria señaló que, para contrarrestar la muerte de líderes sociales y la de muchos otros ciudadanos, hay que culminar el Acuerdo de Paz entre el Estado y la otrora guerrilla de las Farc. “El Gobierno debe aceptar que mantener una oposición ciega a algunos puntos del acuerdo solo aumenta la polarización y agrava las tensiones políticas”, explicó.

El exjefe de Estado rechazó las declaraciones de algunos funcionarios del gobierno Duque de que la culpa de las disidencias es un incumplimiento de las Farc: “Eso demuestra una enorme ignorancia o un evidente intento para hacerle daño a lo pactado. Denunciaremos sin contemplaciones esa aseveración falsa y sin duda perversa. Todos los funcionarios que se han expresado contra el proceso, que discrepan de ese compromiso, deberían irse del gobierno de manera inmediata”.

En ese sentido, se declaró confiado de que el expresidente Uribe no se opondrá a la culminación del proceso de paz, explicando que él apoyó los procesos que se adelantaron en el gobierno de Virgilio Barco “y dicen que ahora ha buscado facilitar un acercamiento con el ELN”.

Finalmente, se opuso a la erradicación de hectáreas de coca con glifosato, advirtiendo su inconveniencia y señalando que menoscabar el presupuesto del Ministerio de defensa, “en magnitudes no conocidas”, parece muy equivocado. “La idea de que el glifosato hace daño a la salud humana es bastante contundente, sobre todo en Estados Unidos”, precisó.

Comparte: