13 Jan 2020 - 5:00 p. m.

Chuzadas se entregaban a un congresista, la faceta política del escándalo

Dirigentes del uribismo, incluyendo al expresidente, aseguran que la denuncia de supuestas chuzadas busca desprestigiar al Centro Democrático. El senador Roy Barreras y el director de Semana aseguran que hay indicios de que los espionajes eran entregados a congresistas uribistas.

-Redacción Política (politicaelespectador@gmail.com)

El senador Roy Barreras y el ex viceministro Rafael Nieto Loaiza. / Archivo-El Espectador
El senador Roy Barreras y el ex viceministro Rafael Nieto Loaiza. / Archivo-El Espectador

Las denuncias de la revista Semana sobre el surgimiento de un presunto nuevo episodio de chuzadas ilegales a políticos, magistrados y periodistas –pero esta vez dirigido desde los cuarteles del Ejército por orden del excomandante del Ejército, Nicacio Martínez–, levantó el primer polvero político del año. Especialmente, porque según el trabajo periodístico, el general Martínez habría ordenado entregar la información obtenida mediante las chuzadas ilegales a “un senador del Centro Democrático”.

De inmediato, todos los reflectores se posaron sobre el expresidente y senador Álvaro Uribe, en cuyo gobierno se desató el escándalo de chuzadas, en el que decenas de personalidades del mundo político, magistrados de la Corte Suprema de Justicia y periodistas eran espiados desde el Departamento Administrativo Seguridad (DAS), entidad adscrita a la Presidencia de la República y que tuvo que ser liquidada luego de confirmarse la actuación ilegal que orquestó. , el expresidente rechazó los señalamientos y advirtió que quieren involucrarlo en este escándalo solo para hacerle daño.

Comparte: