9 Mar 2021 - 1:00 p. m.

“El Estado no siempre va a estar vacunando, en algún momento el privado lo hará”: senador Miguel Ángel Barreto

El congresista conservador es el autor de un proyecto que busca que los privados puedan comprar, comercializar y aplicar las vacunas en contra del COVID-19.

La vacunación en Colombia contra el COVID-19 ha tenido varias demoras que han hecho que no se esté a la par en el proceso con otros países de la región. Por eso, algunos sectores han comenzado a pedir que a dicha tarea se vincule al sector privado. Como parte de esta petición, el senador Miguel Ángel Barreto es el autor de un proyecto de ley que busca habilitar al sector privado para que compre, importe, distribuya, venda y aplique las vacunas contra el nuevo coronavirus.

Antes un proyecto que genera varias dudas, el senador conservador habló sobre su iniciativa, que será radicada este miércoles. Aunque defendió la necesidad de vincular a los privados en el proceso de inmunización, aseguró que la tarea pasa sí o sí por el Ejecutivo, que será el responsable de reglamentar toda la participación de estos sectores en la vacunación y definir la forma en que lo harán.

¿Por qué abrirle la puerta a que los privados hagan parte del proceso de vacunación, tal como lo propone el proyecto que usted va a radicar?

Lo que nosotros buscamos es que Colombia logre la inmunidad de rebaño en el menor tiempo posible. Queremos que sea como el tema de las pruebas del COVID, que inicialmente fue el Instituto Nacional de Salud -que habilitó los laboratorio públicos- y después fue los privados. Se logró hacer un trabajo mancomunado que dejó mejores resultados. Lo que buscamos es lo mismo: que el privado ayude en la tarea de la vacuna en Colombia para que los ciudadanos accedan más rápido a la vacunación. Esto va a permitir inicial la reactivación económica lo más pronto posible.

Uno de los temores que se ha tenido desde que se planteó la idea de que los privados puedan comprar vacunas es que se podría abrir la puerta a que se desatienda el sector público y al desabastecimiento del sistema gratuito de vacunas. ¿Cómo hacer para que no ocurra esto?

Lo que nosotros queremos para Colombia es que el privado pueda importar, distribuir,  comercializar y vacunar. Todo esto reglamentado por el Gobierno nacional. Que los privados trabajen de forma mancomunada y articulada con el programa de vacunación que lidera el Ministerio de Salud. Con este proyecto de ley no se busca que haya competencia con el Gobierno o el público. No queremos que sea una piedra en el zapato, sino un equipo de trabajo para vacunar en Colombia. Hay personas que tienen los recursos y esto permitiría que el trabajo que viene realizando el Ejecutivo llegue más rápido a otras personas y que el plan de vacunación sea más ágil. Lo que buscamos es eficiencia, agilidad, y trabajo en equipo. También queremos que sea el Gobierno el que reglamente los precios, a través del Ministerio de Salud y con la intervención de la Superintendencia de Salud, para que no haya abusos en los cobros.

¿El proyecto no le quitaría las vacunas al sistema público ante la limitada disponibilidad de estas?

Países como México, Perú y Brasil están abriendo las puertas para que los privados inicien todo los trámites y procesos de la cadena de vacunación. Nosotros queremos anticiparnos a algo que va a suceder en el país. El Estado no siempre va a estar entregando las vacunas, en algún momento el privado lo tendrá que hacer. Lo que buscamos es que se trabaje con el gobierno, que a su vez está trabajando con la Organización Mundial de la Salud (OMS), para que se facilite en el marco de la ley para que los privados ayuden. No queremos quitarle protagonismo al gobierno o perjudicar a algún colombiano. Por el contrario, queremos brindar más herramientas para llegar a la inmunidad de rebaño. A todos los colombianos nos va a servir.

¿Buscar a los privados para que se vinculen al proceso de vacunación es aceptar que al Gobierno le quedó grande la tarea?

Nosotros respetamos el trabajo que viene haciendo . Creemos que lo han hecho de una manera eficiente. Pero también somos conscientes que trabajando en equipo con el sector privado se va a lograr mucho más rápido la vacuna para todos los colombianos . Esto no deslegitima la labor hecha hasta ahora, pero queremos que el privado intervenga por el objetivo de que todos se vacunen.

¿Cómo garantizar que las mismas dinámicas desiguales del POS y la salud privada (particular o prepagada) no se repliquen en este sistema que proponen?

Nosotros le vamos a dejar en el proyecto de ley la responsabilidad de reglamentar al Gobierno nacional. Entendemos que este es un momento diferente que vive todo el mundo y nosotros queremos solucionarlo de la mejor manera para los colombianos. Por eso pedimos que sea el Ministerio de Salud el que regule los precios como se ha hecho con los otros medicamentos.

¿Qué responde a los que están diciendo que sería “la vacuna solo para los ricos”?

Al contrario, acá es la vacuna para todos. Aquí lo que buscamos es la inmunidad de rebaño mediante la vacunación del 70%. El gobierno lo hace de manera gratuita y así queremos que siga. El proyecto de ley en ningún momento lo prohíbe. Además, lo que buscamos es que se acelere para que llegue a más colombianos de distintos sectores, sobre todo los más pobres. Que colombianos compren la vacuna permite que se liberen más vacunas gratuitas, para que la usen los que realmente la necesitan.

¿Por qué en un principio insistir en la gratuidad y ahora pedir que los privados la compren?

Nosotros aprobamos el proyecto de la gratuidad de la vacuna, pero también creemos que el trabajo conjunto entre públicos y privados hace mucho más eficiente la labor y el resultado. Jamás hemos dudado de lo que se ha venido haciendo. Pero, si hay personas que pueden comprar la vacuna, ¿por qué no permitirlo?

¿No existiría la posibilidad de que el sistema público tercerice la aplicación de las vacunas con los privados?

No se va afectar porque es el Gobierno el que reglamente. Ya tenemos experiencia de ese problema con nuestro sistema de salud, por eso no queremos caer en eso.

¿Cómo van a garantizar en el proyecto las condiciones mínimas de la vacuna (almacenamiento, transporte y correcta aplicación)?

El gobierno es el que debe reglamentar sobre quién está en capacidad de prestar este servicio y cumplir con todos los protocolos que se necesitan para la vacuna en Colombia. Por eso le dejamos la responsabilidad al Ministerio de Salud. Nadie que no cumpla con los requisitos, como la cadena de frío, podrá prestar el servicio. Por eso en ningún momento desarticulamos al Gobierno, sino que queremos que lidere a la acogida de los privados al plan de vacunación. No buscamos beneficiar a un privado sino a todo el país.

¿Los privados si podrán negociar directamente con los laboratorios cuando esta se ha centrado en los Estados?

Nosotros lo que hemos estudiado es que en pocos meses el mundo va a tener una oferta importante de vacunas y no va a ser tan restringida para su adquisición.

Comparte: