Publicidad
2 Oct 2022 - 2:00 p. m.

El partido de Rodolfo Hernández, ¿una empresa familiar?

Socorro Oliveros, su esposa, financió el 66 % de la campaña a la Cámara por Santander de los candidatos de la Liga de Gobernantes Anticorrupción (LIGA). En el Comité Directivo hay familiares y empleados de sus empresas y al menos 20 militantes tienen relaciones personales o laborales con su familia. Hay quienes hablan de una “defraudación a ley electoral”.

En alianza con Cuestión Pública

Rodolfo Hernández dejaría el Senado para aspirar a la Gobernación de Santander en 2023.  / AFP
Rodolfo Hernández dejaría el Senado para aspirar a la Gobernación de Santander en 2023. / AFP
Foto: AFP - EVA MARIE UZCATEGUI

La Liga de Gobernantes Anticorrupción (LIGA), colectividad fundada por Rodolfo Hernández, exalcalde de Bucaramanga y excandidato presidencial, tiene más cara de empresa familiar que de partido. La financiación, sus militantes y su Comité Directivo vienen de su familia o de los empleados de su empresa. “Es una manifestación de nepotismo partidista. En el fondo es una burla a la ley, porque están cumpliendo con requisitos para demostrar que tienen unas directivas, que tienen una base de afiliados, pero en realidad no son tales”. Esta es la interpretación que hace Armando Novoa, exmagistrado del Consejo Electoral Nacional (CNE), después de que Cuestión Pública y El Espectador lo consultaran sobre los hechos que encontramos en torno al actual manejo de la LIGA.

El primer hecho muestra cómo se financiaron sus candidatos a la Cámara de Representantes por Santander, la única circunscripción en la que inscribieron lista. Los siete aspirantes tuvieron una misma contribuyente: Socorro Oliveros, esposa de Rodolfo Hernández. Cuestión Pública y El Espectador encontraron en los documentos de donaciones electorales que ella aportó más de $439 millones a estas campañas, un valor que corresponde al 66 % de la financiación de las candidaturas.

>Lea más sobre el Congreso, el Gobierno Petro y otras noticias del mundo político

Por ejemplo, Adriana Marcela Duarte Peñalosa, quien habría sido cercana a Luis Alberto Gil, excongresista condenado por parapolítica, recibió el mayor aporte en dinero a su aspiración: la esposa del ingeniero, como se le conoce a Hernández, le donó $115 millones. Y Luis Carlos Hernández Oliveros, su hijo e involucrado en el escándalo de Vitalogic, le dio $70 millones más. El segundo mayor aporte lo recibió Érika Tatiana Sánchez, hoy segunda vicepresidenta de la Cámara. Ella obtuvo de Oliveros $98’124.500. Por su parte, Juan Manuel Cortés, hoy también representante, recibió una contribución por $59’842.000.

Esta lista inscrita a la Cámara por Santander fue la más votada en el departamento, con más de 160 mil sufragios, alcanzando así dos curules en el Congreso. El 4 de agosto de este año, el CNE le otorgó la personería jurídica como partido a la Liga de Gobernantes Anticorrupción. En la segunda vuelta presidencial, Hernández obtuvo 10,5 millones de votos. “Con el propósito de garantizar el ejercicio del derecho fundamental a la oposición política consagrado en el artículo 112 constitucional, y con fundamento en una interpretación expansiva del principio democrático que implica dar herramientas y derechos para la representación de un número de ciudadanos significativo que respaldaron las candidaturas aquí estudiadas, resulta indispensable reconocer personería jurídica al partido Liga de Gobernantes Anticorrupción - LIGA”, se lee en el escrito del CNE.

Estatutos de partido a lo ‘maldita sea’

El segundo hecho es la forma como se aprobaron los estatutos de la colectividad. También la forma en la que se nombró a familiares y empleados de las empresas de la familia en el Comité Directivo. Según indicó la representante Sánchez, el desacuerdo dentro de la LIGA fue no tenerlos en cuenta al crear dichos estatutos, que fueron precisamente presentados ante el CNE para recibir la personería jurídica. La congresista asegura que, después de creados, la llamaron, junto a Cortés, para socializar el plan de trabajo. Sobre esa reunión afirmó: “Nosotros preguntamos si podíamos tener voz y voto frente a la modificación de algunos puntos con los cuales no estábamos de acuerdo y nos dijeron que no”.

Y es que, de acuerdo con los estatutos de la LIGA, el presidente-fundador, Rodolfo Hernández, conservará ese cargo de forma vitalicia durante el tiempo que el partido exista. La representante Sánchez no está de acuerdo porque, según ella, “el ingeniero, como director y representante legal, estaría perpetuado en el poder. Es algo que considero inconstitucional, antidemocrático”. Otro asunto que trajo inconformidad a los congresistas fue la conformación del Comité Directivo. Dice que debe estar integrado por cinco miembros, pero se especifica que serán nombrados, por primera vez, por el presidente-fundador. Lo curioso es que este comité, designado a dedo por Hernández, es el que define el auditor general, el tesorero y la conformación del Comité de Ética de la colectividad.

En contexto: La estrategia a tres bandas de Rodolfo Hernández

Al respecto, el exmagistrado Novoa considera que “estos estatutos no cumplen con unas características o estándares mínimos de democracia. El Consejo Nacional Electoral tiene que verificar muy bien si están en regla o no. Porque, si no lo están, no ha debido aceptarse su registro”. Se refiere a que uno de los principios legales que rigen la gestión de los partidos políticos es el de la participación. Se trata del derecho que tiene todo afiliado a intervenir en las determinaciones fundamentales de una colectividad, sobre todo en los máximos órganos de decisión.

Como ya lo habían reseñado algunos medios, las cuatro personas postuladas por Rodolfo Hernández para conformar el Comité Directivo de la LIGA, tras una reunión del 15 de julio de 2022, fueron dos familiares y dos vinculadas a sus empresas: Socorro Oliveros de Hernández (esposa), Rodolfo José Hernández Oliveros (hijo), Ceidy Chávez Mebarak y Víctor Domínguez Urrego. Llama la atención que en la resolución No. 3750 de 04 de agosto de 2022 del CNE, que decidió sobre la personería jurídica del partido, no aparece como miembro de la junta directiva Rodolfo José Hernández Oliveros.

Ante lo que consideran es un manejo irregular del partido, los representantes Érika Tatiana Sánchez y Juan Manuel Cortés decidieron hacerse a un lado. “Un partido político es un escenario democrático, un escenario que debe reunir las voces de la gente (...) no es un negocio familiar”, expresó la congresista. Por su parte, Cortés señaló que “los estatutos los presentaron a escondidas de todos los colombianos e integrantes elegidos”. En un comunicado, Socorro Oliveros de Hernández, como directora nacional de la colectividad, manifestó que solo cuentan con dos curules en el Congreso: la de Rodolfo Hernández en el Senado y la de Marelén Castillo en la Cámara. En ese mismo documento ratificó que los representantes Sánchez y Cortés “no están vinculados al partido”, argumentando que es “totalmente distinto el grupo que los inscribió a ellos del que inscribió la fórmula presidencial que obtuvo reconocimiento de la personería jurídica del partido Liga de Gobernantes Anticorrupción”.

¿Una empresa más de la Familia Hernández Oliveros?

El tercer hecho está en la composición de los militantes. Cuestión Pública y El Espectador tuvieron acceso a la lista de militantes de la Liga de Gobernantes Anticorrupción. Aunque otros medios habían advertido de la presencia de trabajadores de las empresas de Rodolfo Hernández, nos dimos a la tarea de verificar uno por uno. Encontramos que de los 98 afiliados, al menos 20 son empleados en las empresas de la familia o tienen algún vínculo personal o laboral con el excandidato presidencial. “Aunque no es ilegal, deja muchas preguntas que los empleados de un candidato sean a su vez los afiliados a su partido (...) eso en el fondo puede ser una defraudación a la ley. Porque habría que averiguar si esas personas lo hicieron bajo la presión del propietario o empleador”, agrega Novoa.

Lea también: Gran estafa

Dentro del Comité Directivo, los cuatro miembros postulados están vinculados con HG Constructora. La gerencia de la empresa está ocupada por la esposa, Socorro Oliveros, quien fue también gerente de la campaña presidencial y es, a su vez, representante legal de HG, empresa insignia de la familia Hernández Oliveros.

Por otra parte, Ceidy Chávez Mebarak ha estado vinculada a esta misma empresa por más de 11 años y fue asistente personal de Rodolfo Hernández durante su paso por la Alcaldía de Bucaramanga. Víctor Domínguez Urrego es miembro de las juntas directivas de HG y de Casalinda S.A., otra empresa de la familia. A su vez, Rodolfo José Hernández Oliveros, el hijo, figura como representante legal de HG Constructora, Valores Inmobiliarios HG y Casalinda S.A.

Por otra parte, la gerencia de la LIGA también cuenta con la participación de tres integrantes cercanos al hoy senador. Gabriel Velásquez Tristancho, revisor fiscal del partido, fue contador de su campaña a la Alcaldía de Bucaramanga en 2015 e incluso aportó dinero. En la contienda presidencial de este año se desempeñó como auditor interno. Alid Lindarte Rincón es la tesorera del partido y ejerció como gerente de la campaña de 2015. Posteriormente, cuando Hernández ya era alcalde, fue nombrada contadora de dicha administración. Adriana Vargas Uribe, secretaria general del partido, fue candidata a la Cámara y, como ya se reseñó, recibió una millonaria donación por parte de Socorro Oliveros. Además, estuvo como gerente del Imebu en la actual alcaldía de Juan Carlos Cárdenas en Bucaramanga, a quien Hernández apoyó pero del que ahora está distanciado.

Asimismo, María García Merchán es integrante del Comité de Ética. Ella es esposa de Carlos Fernando Cuevas, coordinador nacional electoral de la campaña presidencial de Rodolfo Hernández. Como militantes del partido también aparecen personas que han trabajado o siguen trabajando para el excandidato presidencial, como Jorge Alberto Figueroa Clausen, quien estuvo en su alcaldía como secretario de Desarrollo y reemplazó a Óscar Jahir Hernández como veedor del partido, y Wílmar Sneider Robles Olarte, quien fue el community manager de la campaña presidencial del ingeniero y hoy es jefe de prensa de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL).

Le puede interesar: Corte Suprema llevará juicio contra Rodolfo Hernández por despido de sindicalistas

La vieja conocida: meter fichas en las UTL

En diálogo con la revista Semana Marélen Castillo, exfórmula vicepresidencial de Rodolfo Hernández y quien gracias al segundo lugar que obtuvieron en la elección accedió a una curul en la Cámara de Representantes, manifestó: “Una cosa es trabajar en equipo para constituir la UTL y otra cosa es que a uno le digan a quién tiene que contratar. Tengo mi criterio muy claro, llevo muchos años como directiva académica y administrativa (…) estaba de acuerdo con el ingeniero en constituir un equipo en conjunto, pero no que me mandaran las hojas de vida para la contratación. ¡Eso no lo comparto!”. Su malestar tiene que ver con la supuesta solicitud que le habría hecho Hernández de ubicar cuotas suyas en su equipo de trabajo en el Congreso.

La representante Érika Sánchez dijo además que nunca tuvo “una mala relación con la señora Socorro (Oliveros) hasta que organicé mis UTL. Ella no estuvo de acuerdo con que le hubiese dado trabajo a una persona que cumplía con los requisitos. Al no complacerla, se refiere a mí de una manera grotesca y grosera (...) Socorro maneja el partido como una empresa, como si todos fueran sus empleados”.

La defensa de la LIGA

Cuestión Pública y El Espectador intentaron contactarse por diferentes medios con Rodolfo Hernández para obtener su versión, pero al cierre de esta investigación no hubo respuesta de su parte. “Todavía no está dando entrevistas”, fue la respuesta de su equipo de colaboradores. Quien sí habló fue Jorge Figueroa Claussen, el veedor de la LIGA, quien aseguró que si bien en el Comité Directivo del partido hay gente de la entera confianza, ninguno de ellos se va a lanzar a ningún cargo: “Lo que se busca es tener la confianza para escoger a los mejores candidatos y que el proceso no termine siendo una feria de avales, que sea un proceso serio y que no esté permeado por esos vicios que tienen los otros partidos en Colombia”.

Frente a la financiación de la campaña a la Cámara, Figueroa Claussen reconoció que se hizo con recursos de HG, pero eso no significa que se les hayan hecho exigencias a los candidatos y menos a quienes salieron elegidos. “Ellos empezaron a querer meter mano en los avales y no se dejó. Eso generó ese malestar al darse cuenta que no tendrían poder decisorio. Lo que se hizo con la constitución del partido fue garantizar que no seamos la feria del aval. El partido se debe al ingeniero y es en torno a su nombre y su discurso que comenzó a afianzarse cuando llegó a la Alcaldía de Bucaramanga. Algunos se quieren aprovechar de su nombre y para evitar eso es que está Socorro de presidenta. Es natural y lógico, ya que las ideas son de Rodolfo”.

Lea también: Pelea entre Rodolfo Hernández y alcalde de Bucaramanga por alumbrado público

Lo cierto es que Rodolfo Hernández ya anunció el pasado 21 de septiembre que planea renunciar a su curul con el fin de aspirar a una futura alcaldía o gobernación en Santander. Deberá hacerlo un año antes de la fecha de elecciones locales, programadas para el 29 de octubre de 2023. Es decir, que tiene los días contados en el Congreso si no quiere inhabilitarse. “Es como tener a Messi de portero”, dijo el día que anunció su retiro, ratificando la incomodidad que siente por estar en el Senado. Y será la LIGA, ese partido de familiares, empleados y exempleados, el que le va a asegurar el aval en la campaña que venga.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.