31 Dec 2021 - 2:00 a. m.

“El que gana en diciembre no gana en mayo”: Juan Carlos Echeverry

El candidato de la coalición Equipo por Colombia se manifestó sobre la ventaja de Gustavo Petro en las encuestas. También habló de sus propuestas y la llegada de Alejandro Char al Equipo por Colombia.
Juan Sebastián Lombo

Juan Sebastián Lombo

Periodista Política
Echeverry dice que para ganar se requieren 12 millones de votos, entre  independientes y de partidos. Reivindica ser “un economista con experiencia” y saca pecho por su trayectoria en empresas como Ecopetrol.
Echeverry dice que para ganar se requieren 12 millones de votos, entre independientes y de partidos. Reivindica ser “un economista con experiencia” y saca pecho por su trayectoria en empresas como Ecopetrol.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

Juan Carlos Echeverry carga con dos dificultades en su aspiración presidencial: fue funcionario del gobierno de Juan Manuel Santos y tiene poco reconocimiento frente a los otros miembros de la coalición en la que está, “Equipo por Colombia”. Sin embargo, eso no le preocupa y asegura que lo importante no es figurar en las encuestas en este momento, sino tener la popularidad suficiente en el día de las elecciones. Lo mismo dice para despejar cualquier posibilidad de una posible victoria de Gustavo Petro en primera vuelta. En su diálogo con El Espectador, Echeverry también habló de sus propuestas y del panorama de su coalición.

En video: De frente con Juan Carlos Echeverry, propuestas elecciones 2022

Lo han criticado porque parte de la campaña ha sido contradecir a Petro. ¿No cree que esa estrategia esté favoreciendo al Pacto Histórico?

Hemos dividido entre contradecir las propuestas que son malas, -el problema es que la mayoría de Petro son malas y se destaca por esto- y contar lo que queremos hacer en el país. No quiero volverme el traductor de Petro para que la gente lo entienda. Soy una persona que le propone al país la descentralización, manejar el país desde las regiones, acabar con la informalidad, orientar una transformación de la justicia, transformar la educación y una transformación a fondo del Estado.

¿Cómo impulsar esa descentralización en la que siempre aparece esta propuesta, pero termina ocurriendo todo lo contrario?

Lo que centralizó al país fuertemente fue el petróleo. Miren que el café fue bastante descentralizador. Mientras este imperó en Colombia, hasta los 80, el país funcionaba mucho en el Eje Cafetero, Antioquia y otros lugares. En cambio, el petróleo se produce en pocos municipios y esa plata viene a Bogotá y desde allí se distribuye. La capital se volvió preponderante porque la mayor creación de riqueza se hizo en Bogotá. Con el final de la preponderancia del petróleo, pero no como la plantea Petro, el país tiene una gran oportunidad y es volver a depender de una cantidad de negocios que se hacen desde Ipiales hasta Punta Gallinas. Vamos a volver funcionar en las regiones con agricultura, sector pecuario, turismo, industria y comercio, minería y petróleo, pero el país volverá a ser extendido en todo el territorio. Será una descentralización de lo que hacemos, vivimos y comemos. La descentralización es económica.

Hablan de funcionar desde los territorios, pero ¿no les falta en su coalición alguien que conozca más allá de las capitales de los departamentos?

Somos los que más tenemos representación: de la Costa Caribe tenemos dos, Alex Char y David Barguil; por el lado del Pacífico está Dilian Francisca Toro; por Antioquia está Federico Gutiérrez; y por Bogotá estamos Enrique Peñalosa y yo. Estamos atrayendo gente de los Santanderes, de los Llanos, Huila y Tolima. Esa es una fortaleza nuestra. Somos una coalición de regiones que piensa en los territorios.

Se ha hablado de la llegada del uribismo con Óscar Iván Zuluaga, ¿no cree que el desprestigio que este sector ha ganado en el gobierno Duque les pese?

Yo soy una persona que está por el cambio y no por el continuismo. No estoy por el continuismo. La coalición hasta ahora está compuesta por los nombres que le dije y hasta donde yo sé no se ha tomado una decisión diferente. No ha habido una decisión ahí. Pasamos ese puente cuando lleguemos a ese río.

Sin hablar del uribismo, la derecha lo ve como la ficha de Santos, lo critican y lo tilda como peligroso por dicha razón. ¿Qué dice ahí?

Me pasa algo muy curioso y es que Petro me dice que yo soy de Uribe y los uribistas me dicen que yo soy de Santos. Yo no soy ni de Uribe ni de Santos. Yo creo que los presidentes Uribe y Santos hicieron lo que consideraron y ese es el gobierno de las dos décadas pasada. El gobierno de esta década debe pensar los problemas actuales y futuros, no quedarse en las categorías y conceptos de los últimos 20 años. Yo creo que hay que pensar con frescura los problemas que estamos teniendo. Esa exasperación en Colombia contra los partidos y los políticos es un rechazo al continuismo por eso no estoy por el continuismo de Santos ni de Uribe.

En la coalición hay muchos técnicos, hasta hablan de una tecnocracia, pero los han cuestionado por falta de enfoque social...

No creo que nos falte el enfoque social. En lo particular, si miran quién hizo Familias en Acción, Empleo en Acción y Jóvenes en Acción hace 20 años fue el equipo que yo lideré en planeación. Es una política que ha superado el tiempo. Por ejemplo, Ingreso Solidario es básicamente Familias en Acción con otro nombre y otra plata. Después distribuimos las regalías en todo el país que le sirvió a los municipios más pobres. Obviamente dependía de que el alcalde fuera bueno y este volcara los recursos en función de sus habitantes. Las regalías fueron una gran transformación de lo social. Hicimos también el fondo de adaptación del cambio climático en 2010. En lo social y medioambiental tengo una trayectoria muy sólida. No me molesta que me digan técnico, tenemos un grupo de 200 personas pensando lo que necesita Colombia. Yo no soy un político. Es la primera vez que pido un voto.

Usted reconoce que hay un deseo de gente nueva en la política, ¿no se equivocaban al decir que ustedes eran los de la experiencia?

Es muy diferente tener experiencia, porque si se tiene un problema mecánico se busca un buen taller y si le duele la muela se busca a un buen odontólogo. Entonces, si se tiene una crisis económica se busca a alguien que tenga experiencia en crisis y en economía. Mi experiencia es manejar problemas de este estilo: la gente no tiene plata en el bolsillo, o cómo poner el pan sobre la mesa, las empresas necesitan crecer, la gente está en el rebusque. Esos son problemas económicos y yo soy un economista con experiencia. Manejé la empresa más grande del país, Ecopetrol. También he manejado mi propia empresa, que es pequeña, por 15 años. Todo eso es una experiencia relevante.

¿La presencia de Dilian Francisca Toro y Alejandro Char no les da un tono de maquinaria a su coalición?

Lo que pasa es que uno necesita dos cosas: atraer el voto independiente, que son 6 millones de personas que hay que seducir y persuadir con una buena propuesta, y también se necesita el voto de gente que sigue liderazgos de partidos, esos son otros 6 millones de votos. Y es que para ganar las elecciones se necesitan al menos 12 millones de votos. Unir las dos cosas es una virtud y no un defecto. Estamos haciendo política y queremos ganar las elecciones. Los partidos tienen una capilaridad en todo el país muy poderosa, y es importante que ellos también sepan que están representados. Es lo mismo que el voto independiente.

Alejandro Char es una figura compleja. Tiene un amplio reconocimiento por su alcaldía, pero es cuestionado por las investigaciones en su contra. ¿Qué significa que él llegue a la coalición?

Nos interesa mucho los resultados que tuvo en Barranquilla. Transformó la ciudad. Uno se asombra en lo que la convirtió. Uno se asombra del antes y el después de Alex. La gente lo reconoce y le dan el respaldo a esa opción. Las cosas en las que haya que responder serán un problema que él tendrá que solucionar a través de los canales institucionales.

Usted no figura en las encuestas, ¿cuál es la estrategia de aquí a marzo para ganar ese capital político que le permita enfrentarse a aspirantes con más votos?

Uno debe ser muy popular a las 8 de la mañana del 13 de marzo. Ser popular el 15 de diciembre es una desventaja. En cambio, uno tiene que ir de abajo hacia arriba. Estar alto en las encuestas en diciembre es muy difícil porque hay que mantenerlo. Yo estoy buscando difundir un mensaje para que la gente sepa quién soy yo. No es fácil, pero uno debe tener la convicción de que tenemos el mejor equipo, el mejor candidato, la mejor propuesta y solo tenemos que darnos a conocer. La gente tiene que decidir. Que cuando se estén alistando para votar la gente piense en cuál cara van a marcar y que la mayoría diga Echeverry.

¿Por qué la mejor propuesta?

Primero, es que no es solo mía. Más de 200 personas llevamos pensando las propuestas por más de un año. Las propuestas para que este país tenga la mejor década de su historia es descentralizar, y crear economía donde no la hay. Hay 49 municipios prósperos. En cambio, hay 1.070 que no lo son. Ahí es donde nos vamos a volcar para que esa Colombia cree economía y puedan poner el pan sobre la mesa. También planteamos soluciones sobre el terreno en justicia y seguridad. Y por último, como profesor, quiero volver a poner la educación en la educación. Eso quiere decir que los jóvenes sepan leer, escribir, hablar, matemáticas e inglés, pero para eso hay que transformar a Fecode. Si uno logra esas cosas en los 1460 días que dura un gobierno la sacamos del estadio. Colombia comenzaría una década muy esperanzadora.

¿Qué dice de las propuestas de Peñalosa de que parte de la solución a las problemáticas de las comunidades afro se resume en cancha sintéticas?

No, esa es una pregunta para él, no para mí.

¿Cuál va a ser su rival en segunda vuelta?

Creo que no vamos a tener rival. Como se ha dicho, el que gane las consultas de marzo, esa va a ser la coalición que ponga presidente. Entonces tenemos que ser la consulta más votada y, si es así, el que gane de nosotros, que espero ser yo, sería el que se imponga en primera vuelta y en segunda vuelta se unirán a él. La clave ahora es que Colombia tiene tres vueltas. La del 13 de marzo es la primera vuelta real.

¿Petro se va desinflar en este tiempo?

No me importa si se infla o se desinfla. Lo que creo es que cuando la gente piense su voto van a decir que necesitan entregarlo a alguien responsable, estable, predecible y con experiencia. Se necesita alguien que sepa de economía, pero de la buena, porque a Petro le enseñaron, pero quién sabe cuándo se le olvidó. En este momento, una propuesta como la mía, que sabe de economía, la gente va a decir Echeverry.

¿No les da miedo que en las encuestas Petro ya está alcanzando el 50% que le permitiría ganar en primera vuelta?

Es que hay encuestas de encuestas y en las que más confío son en las que él saca entre 20 y 25. Es indudable que es el primero, pero lo que hemos aprendido en los últimos años es que el que gana en diciembre no gana en mayo y junio, que son las importantes. Es un mal predictor lo que pasó el año anterior frente al voto final. Es que seis meses son tiempos geológicos en política. Todavía falta mucho.

Acaba de mencionar que su gobierno sería de cambio, pero ¿mantendría algo de esta administración?

Nada.

¿Ninguno?

Mentiras, la vacunación se ha hecho bien.

La derecha que está en la coalición Equipo Por Colombia es crítica del acuerdo de paz, pero usted viene del gobierno que lo hizo. ¿Cómo conciliar posiciones?

Hay que cumplir con la paz, eso ya se firmó, lo firmó el Estado. Yo fui ministro de Hacienda y me tocó pagar unos bonos muy caros, con tasas del 14%, pero yo nunca dije que no lo iba a pagar, sino que me tocó conseguir la plata para pagarlo. La paz es lo mismo. Es cierto que es cara y difícil, pero es una promesa que se le hizo a los firmantes. Este es un Estado serio y tiene que cumplir esa promesa. Pero también hay que ganar las guerras que nos quedan en Caquetá, Putumayo, Nariño, Cauca, Chocó, Antioquia, Catatumbo, Arauca, entre otros. Hay que cumplir con la paz y pelear las guerras que nos quedan.

¿y una Negociación con el Eln?

Hoy no porque son unos mentirosos.  Ellos no tienen claro si quieren hacer la paz. Tal como dicen sí, dicen no. La paz debe hacerse con el que uno pueda mirar a los ojos y sabe que hay buena fe. Debe hacerse la paz con el que se juegue por ello. Pero alguien que está jugando en la mesa para quitarle el espaldar pues no se puede hacer la paz.

Recibe alertas desde Google News