Publicidad
1 Apr 2022 - 2:01 a. m.

El país que va a votar el 29 de mayo

En términos generales, la sociedad colombiana se caracteriza por una cultura política que va del centro hacia posturas más conservadoras, que anteponen la autoridad y el orden sobre los derechos y las libertades individuales, al tiempo que propenden por un Estado de bienestar, que esté por encima del libre mercado y pueda intervenir en la economía.

Saruy Tolosa *

Sebastián Bitar **

Contrario a lo que se cree, los votantes colombianos tienen más puntos en común que en desacuerdos y no hay polarización.
Contrario a lo que se cree, los votantes colombianos tienen más puntos en común que en desacuerdos y no hay polarización.
Foto: El Espectador - Óscar Pérez

La sociedad colombiana no está enfrentada en torno a dos modelos distintos de país o polarizada a partir de dicotomías como, por ejemplo, izquierda y derecha, uribismo y antiuribismo, o liberales y conservadores. En realidad, los colombianos tienden hacia puntos comunes. Pero además la gran mayoría tiene posturas moderadas en temas económicos y sociales, aunque con una preferencia hacia el orden y la autoridad sobre las libertades individuales y una tendencia ligera por la intervención estatal en la economía.

Son, a grandes rasgos, dos de los principales hallazgos que arroja un estudio realizado por la Friedrich-Ebert Stiftung en Colombia (Fescol), a partir de una encuesta de la firma Cifras y Conceptos, en el que a partir de las opiniones ciudadanas sobre 30 temas económicos y sociales se buscó establecer sus posturas generales para ubicarlas así dentro de un mapa de tendencias políticas. Con este mapa se identificaron clústeres o grupos de cercanía y se compararon con otros grupos de electores y con los actuales candidatos presidenciales, a quienes también se les plantearon las mismas preguntas (ver ficha técnica).

Los interrogantes propuestos a más de 1.800 personas en 13 ciudades del país fueron referentes a temas como el papel del Estado en la economía, impuestos, programas sociales, aborto, cadena perpetua, medio ambiente, extracción de petróleo o el sistema de salud, entre muchos otros. De esta manera, a cada elector se le asignó un puntaje en un gráfico definido con las categorías: “Mayor papel del Estado en la economía”, “libre mercado y poca regulación”, “orden y autoridad” y “libertades individuales”. De esta manera se construyeron los grupos de cercanía electorales (ver gráficos).

De acuerdo con el mapa de preferencias sociales y económicas que arrojó el estudio, los colombianos tienden hacia el centro en lo económico y ligeramente hacia el orden y la autoridad en lo social. En lo económico, la gran mayoría se inclina levemente hacia la participación del Estado en la economía, mayor regulación y mayores impuestos, especialmente para las personas que más ganan. En lo social, tienden con un poco más de fuerza hacia medidas de autoridad y de orden público, y menos hacia la protección de las libertades individuales.

Sin embargo, hay grupos de ciudadanos que se distribuyen por otras tendencias políticas: por ejemplo, un grupo amplio prefiere fuertemente la autoridad y la intervención estatal en la economía. Otro más pequeño que el anterior, pero también amplio, se inclina por la autoridad en lo social, pero con un mercado más libre y menos regulación. Un tercer grupo, menos numeroso, opta por la intervención del Estado en la economía y la protección de las libertades individuales. Y el más pequeño tiende hacia la protección de las libertades individuales y también la libertad de los mercados, con poca intervención del Estado.

Así las cosas, la representación de las respuestas en el plano permite observar una coincidencia relativa de las posturas en los temas sociales y económicos. Esto se ve representado visualmente en una concentración homogénea de los encuestados hacia el cuadrante de abajo a la izquierda. Es decir, se observa una concentración unipolar de las posturas socioeconómicas. Es precisamente esto lo que lleva a concluir que, contrario a lo que se plantea en muchos análisis políticos, la sociedad no está enfrentada en torno a dos modelos distintos de país o polarizada. En realidad, la gente tiende hacia puntos comunes que los unen y con los que se identifican.

En cuanto a los temas económicos, es posible observar que la mayoría de encuestados se mueven entre el centro y la izquierda. Esto dado que manifiestan que el Estado debe regular la economía, distribuir la riqueza y prestar algunos de los servicios claves para el bienestar de las personas y la sociedad en su conjunto. En este sentido, al tiempo que se prefiere un papel entre moderado y protagónico del Estado para regular el mercado, mayoritariamente también encuentran importante preservar el sector privado y defender la libertad de empresa.

A diferencia del eje económico, en lo social la mayoría de los consultados en el estudio se alejaron del centro hacia una tendencia clara por el orden y la autoridad. En este caso se puede observar esta tendencia por encima de las libertades individuales y los derechos civiles y políticos. A pesar de que una minoría de colombianos prefiere los derechos individuales sobre la autoridad, un sector considerable de los encuestados tiende por el orden e incluso algunos de ellos se acercan a posturas radicales que privilegian solo la autoridad del Estado para imponer orden en los temas políticos y sociales.

En conclusión, en términos generales, el estudio indica que la sociedad colombiana se caracteriza por una cultura política que va del centro hacia posturas más conservadoras, que anteponen la autoridad y el orden sobre los derechos y libertades individuales, al tiempo que propenden por un Estado de bienestar, que esté por encima del libre mercado y pueda intervenir en la economía.

Posturas sociales y económicas de los votantes en relación con los candidatos

Para llevar a cabo esta sección del estudio, se contrastaron los resultados obtenidos en la encuesta nacional, es decir, lo que contestaron los ciudadanos, con información solicitada a los ocho candidatos presidenciales, sus equipos de campaña y sus programas de gobierno, así como con una base de datos con declaraciones públicas hechas por ellos en sus redes sociales, en diferentes debates a los que han asistido y ante los medios de comunicación. Ello permitió ubicarlos en el mismo mapa y determinar si sus posiciones se asemejan o se acercan a las de los encuestados o potenciales votantes.

Lo que se ve es que los aspirantes a la jefatura del Estado están, en su mayoría, alejados del grupo central de votantes en sus preferencias sociales y políticas. Mientras que el grupo más grande de colombianos prefieren la intervención estatal y la autoridad, los candidatos se distribuyen en los otros tres cuadrantes y solo se traslapan con grupos minoritarios. El único que se acerca al clúster principal de votantes, aunque tampoco coincide plenamente con ellos, es Federico Gutiérrez. De hecho, el candidato del Equipo por Colombia se acerca a tres niveles de ese clúster principal; John Milton Rodríguez (Colombia Justa-Libres) a cuatro; Gustavo Petro (Pacto Histórico), Sergio Fajardo (Coalición Centro Esperanza), Íngrid Betancourt (Verde Oxígeno), Luis Pérez (Colombia piensa en grande), Rodolfo Hernández (Liga de gobernantes anticorrupción) y Enrique Gómez (Salvación Nacional) están a seis niveles de distancia del centro de las preferencias de los votantes (cada nivel está representado por una tonalidad en el gráfico).

Resulta muy interesante ver gráficamente las posiciones políticas de los candidatos. En la izquierda económica (que promueve la intervención estatal en la economía) se ubican Petro y hacia el centro están Fajardo, Betancourt, Pérez y Hernández, en ese orden de izquierda a derecha. En la derecha económica (que prefiere la libertad de mercados) encontramos a Gutiérrez, Rodríguez y Gómez. Esta tendencia podría marcar, al menos sobre el papel, las posibilidades de alianzas de cara a una segunda vuelta en la elección presidencial.

En el plano social se puede ver que solo John Milton Rodríguez tiene una preferencia clara hacia la autoridad, mientras que Federico Gutiérrez muestra una tendencia más leve hacia posturas de autoridad y orden, a Enrique Gómez en el centro y a Íngrid Betancourt, Sergio Fajardo, Rodolfo Hernández y Gustavo Petro prefiriendo las libertades individuales, en ese orden.

Ahora bien, si nos enfocamos en los votantes que no tienen clara su intención de voto, se encuentra que también privilegian posturas de intervención del Estado en la economía y mayor orden y autoridad. Petro, Fajardo, Pérez, Betancourt y Hernández están cerca de este electorado solo en lo económico, mientras que Gutiérrez, Rodríguez y Gómez lo están solo en lo social. Igual que en el mapa nacional, en lo de los votantes indecisos, Gutiérrez y Rodríguez son también los que más se acercan a ellos.

Ahora, a partir de conocer la intención de voto de los encuestados es posible su segmentación en grupos de votantes o clústeres electorales. Lo anterior permite analizar la distancia o cercanía de cada uno de los candidatos con las personas que ya han manifestado su intención de voto por ellos. Al analizar esta información, se encontraron los siguientes hallazgos:

Gustavo Petro

El candidato del Pacto Histórico tendría una coincidencia relativamente alta en temas económicos con el núcleo fuerte de su electorado, en tanto se inclinaría por considerar que el Estado debe regular la economía, distribuir la riqueza y prestar servicios claves para el bienestar de las personas, sin dejar de respetar cierto nivel de autonomía de las empresas.

Sin embargo, es uno de los que más difiere con el grueso de su clúster electoral, respecto a la relación entre libertad y orden en temas sociales. En este sentido, mientras que Petro se posiciona como el candidato que más valor daría a las libertades individuales, los derechos civiles y políticos, y la autonomía de las personas para tomar sus propias decisiones sobre su vida, por encima de los valores como el orden y autoridad, la mayor parte de su electorado se inclina por lo contrario, acercándose a posturas más tradicionales y conservadoras. A su vez, si bien el clúster de Petro se condensa en un punto particular del plano cartesiano, es a su vez uno de los más heterogéneos, tanto en sus posturas sociales como económicas.

Federico Gutiérrez

El candidato del Equipo por Colombia es el que más se acerca al clúster principal de sus votantes. Es interesante que quienes prefieren a Gutiérrez tienen dos clústeres significativos. El primero está en el centro económico, ligeramente a la izquierda, alejado de él, pero se mueve hacia el orden y la autoridad en lo social, donde coinciden. El segundo está completamente en el centro económico, pero se mueve con fuerza hacia la autoridad y se aleja radicalmente de las libertades individuales.

Gutiérrez se presenta como de una derecha económica moderada, lo que indica que prefiere mayor libertad empresarial y de mercado, y menor intervención del Estado en la economía y menor regulación. A pesar de esto, sus votantes se encuentran mayoritariamente en el centro económico o ligeramente hacia la izquierda, lo que indica que favorecen algunos programas sociales desde el Estado, así como algo de redistribución económica y de regulación estatal.

Rodolfo Hernández

En temas sociales, Hernández se ubica muy cerca de Fajardo, en tanto asigna un valor similar a la libertad individual y los derechos civiles y políticos. Aquí, como en el caso del exgobernador de Antioquia, el núcleo fuerte de votantes se aleja de él -aunque no tanto como en el caso de Fajardo-, ya que estos valoran la autoridad y el orden por encima de la libertad y los derechos individuales, mucho más que el candidato.

Ahora bien, en el campo económico, Hernández sería uno de los candidatos que más coincide con el núcleo fuerte de su clúster electoral, pues comparten una postura de centro. En ese sentido, tanto él como sus votantes consideran que el Estado y el sector privado cumplen un papel importante en el éxito de la economía y pueden complementarse para prestar servicios sociales y traer bienestar.

Sergio Fajardo

El clúster electoral de Fajardo guarda ciertas similitudes con el de Petro, en tanto que les asigna un valor importante al orden y la autoridad en la sociedad, al tiempo que considera que hay ciertos derechos y libertades fundamentales que tienen que ser respetados. En este sentido, existe una distancia considerable entre sus posturas y las de su clúster en temas sociales. Frente a ello, el candidato asigna un valor mucho más alto que sus votantes a la libertad individual y los derechos civiles y políticos.

Por otro lado, el núcleo fuerte de los seguidores de Fajardo se inclina por posturas más centristas en temas económicos. A este respecto, gran parte de sus votantes consideran que tanto el Estado como el sector privado desempeñan un papel importante en el éxito de la economía y pueden complementarse para prestar servicios sociales, así como para traer bienestar a las personas. A su vez, una parte de su núcleo fuerte cree que un sector privado y competitivo, así como las libertades económicas, son importantes para generar bienestar para las personas y que el Estado solo debería intervenir cuando sea necesario.

Íngrid Betancourt

La candidata de Verde Oxígeno le asigna un valor relativamente alto a las libertades y los derechos individuales, por encima de la necesidad de orden y autoridad en la sociedad. En este sentido, Betancourt coincide muy de cerca con Rodolfo Hernández y con Sergio Fajardo en los temas sociales. Pero, paradójicamente, en este aspecto es quien está más alejada del grueso de sus votantes. A este respecto, el núcleo fuerte del clúster electoral de Betancourt sería el grupo de votantes que más valora la autoridad del Estado y su papel para poner orden en los temas políticos y sociales, por encima de los derechos y las libertades individuales.

Con relación a los temas económicos, Betancourt se ubica entre Fajardo y Hernández, asignando valores similares tanto al Estado como al sector privado para el desarrollo de la economía, la prestación de servicios sociales y el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas. Aquí, nuevamente la candidata se aleja relativamente del núcleo fuerte de su clúster electoral, en tanto este último considera que el Estado debe regular la economía, distribuir la riqueza y prestar servicios claves para el bienestar de las personas.

John Milton Rodríguez

Es uno de los candidatos que más cercanía logra con su electorado tanto en temas económicos como sociales, a pesar de contar con menos observaciones en la encuesta. El núcleo duro de su clúster electoral valora el orden y la autoridad en la sociedad de manera relativamente mayor a los derechos y las libertades individuales, al tiempo que considera que un sector privado y competitivo, así como las libertades económicas, son importantes para generar bienestar para las personas, en un contexto en el cual el Estado solo debe intervenir cuando sea necesario. Aunque Rodríguez tiende hacia posturas de mayor valor a la autoridad y al libre mercado que su electorado, es el que está más en sintonía con sus potenciales votantes.

Luis Pérez

A pesar de las pocas observaciones en la encuesta, quienes seleccionaron a Luis Pérez se encontraron en el cuadrante de abajo a la derecha, lo que indica que prefieren una economía menos regulada, pero un Estado con mayor orden y autoridad. El candidato está muy alejado de ese grupo de votantes, dado que en temas económicos está exactamente en el centro, y en temas sociales prefiere la defensa de los derechos individuales sobre la autoridad y el orden.

Enrique Gómez

Para el caso del candidato de Salvación Nacional, aunque el número de observaciones es menor que el de otros, se puede determinar que tendría una posición muy cercana a la de su electorado en temas sociales, a saber, una postura tendiente a valorar el orden y la autoridad. Frente a ello, es de resaltar que su clúster electoral se inclina a tener posturas incluso más drásticas, en relación con la importancia de la autoridad y el orden, por encima de las libertades individuales como, por ejemplo, el aborto o el consumo de drogas.

Con relación a los temas económicos, mientras que Gómez daría un valor protagónico a la libertad de los mercados, la autonomía de las empresas, la prestación de servicios por empresas privadas y la capacidad del sector privado para generar el bienestar para las personas, para su electorado, el Estado debería ser el actor principal para la regulación de las dinámicas económicas en la sociedad. En otras palabras, mientras que para el candidato el Estado no debería intervenir en la economía, para su clúster electoral principal debería ser el abocado a regularla.

* Politólogo, coordinador de proyectos de la Friedrich-Ebert-Stiftung (Fescol) en Colombia.

** Profesor asociado de la Escuela de Gobierno “Alberto Lleras Camargo”, de la Universidad de los Andes.

FICHA TÉCNICA DE LA ENCUESTA:

Persona jurídica que la realizó: Cifras y Conceptos S.A.

Objetivo: conocer la percepción de la ciudadanía frente a temas de opinión pública y de coyuntura social.

Ámbito geográfico de estudio: limitado a las ciudades de: Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena, Manizales, Montería, Villavicencio, Pasto, Cúcuta, Pereira, Bucaramanga e Ibagué.

Población objetivo: personas mayores de edad votantes activos, residentes habituales de la zona urbana de las ciudades que conforman el ámbito geográfico de estudio.

Procedimiento utilizado para la selección de las unidades: las premisas para la selección de las unidades de observación corresponden a las de un diseño estadístico de muestreo probabilístico, por etapas, estratificado de marco de áreas. El marco de áreas corresponde al inventario cartográfico disponible, Fuente DANE con base en el último Censo Nacional de Población y las proyecciones de población a la fecha.

Tamaño de la muestra: 1.843 encuestas distribuidas en las ciudades de Bogotá: 467, Medellín: 192, Cali: 175, Barranquilla: 126, Cartagena: 104, Manizales: 104, Montería: 89, Villavicencio: 94, Pasto: 77, Cúcuta: 105, Pereira: 106, Bucaramanga: 109 e Ibagué: 95.

Universo representado: 8,3 millones de votantes activos.

Fecha de recolección: del 30 de marzo al 06 de abril de 2022

Número de encuestadores y supervisores: 71 encuestadores y 17 supervisores

Técnica utilizada para la selección de la muestra: encuesta presencial aplicada en hogares.

Temas del formulario: percepción de los ciudadanos frente a la coyuntura electoral, su experiencia en el voto y percepción frente a temas de salud.

Margen de error: 3,7% para las estimaciones al total del universo con una confiabilidad del 95%, para frecuencias observadas de mínimo 30%.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.