Publicidad
30 Jun 2022 - 10:41 p. m.

La pelea por la presidencia de la Cámara: liberales, verdes y el Pacto aspiran

Contrario a lo que ocurrió en Senado, el ambiente para la presidencia de la Cámara está dividido. Haría falta un guiño del actual presidente para decantar el escenario.
Juan Sebastián Lombo

Juan Sebastián Lombo

Periodista de la sección Política
La pelea por la primera presidencia de la Cámara incluye a los verdes, liberales y los del Pacto.
La pelea por la primera presidencia de la Cámara incluye a los verdes, liberales y los del Pacto.
Foto: Archivo

La pelea por la presidencia del Senado se zanjó con un guiño de Gustavo Petro a favor de Roy Barreras, pero en Cámara la disputa por el mismo cargo no ha podido superarse. Actualmente hay tres fuerzas que se han movido para quedarse con la máxima dignidad de la segunda corporación del Congreso: Partido Liberal, Pacto Histórico y la Alianza Verde.

Los primeros dos están respaldados por la caudalosa votación que lograron en las elecciones de 2022, tuvieron la primera y la segunda mayor cantidad de curules, respectivamente. Por el lado de los Verdes, que nominaron a Katherine Miranda como su candidata, la situación pasa por un juego de alianzas donde ya ha ganado el apoyo de algunos de los partidos de centro.

>Lea más sobre las elecciones de 2022 y otras noticias del mundo político

Hasta hace unos días se venía hablando de la candidatura de Katherine Miranda y David Racero como los dos posibles presidentes de la Cámara. Sin embargo, en la contienda apareció reclamando sus derechos los liberales. De esta manera, los tres partidos que hacen parte de la bancada de Gobierno están buscando ser los que ocupen la presidencia de la Cámara en el primer año del mandato de Gustavo Petro.

Por el lado de los liberales, estos comentan que por sí solos tienen la votación mayoritaria que los haría merecedores de la presidencia. Mientras que el Pacto Histórico tendría alrededor de 25 curules, los liberales sacaron cerca de 32, sin tener en cuenta los números finales del escrutinio. Con estos resultados, la mayoría la tendría la colectividad del trapo rojo.

Sin embargo, los números del Pacto crecerían exponencialmente si se le suman los apoyos de Comunes y de las curules de las víctimas, que decidieron actuar como una bancada. De esta forma, pasarían a tener los mayores números para poner presidente. Por eso reclaman la presidencia para sí. Sin embargo, está también el asunto de que Roy Barreras, del Pacto Histórico, será el presidente del Senado. Varios representantes liberales consultados insisten en que no puede haber dos presidencias del Pacto al mismo tiempo

“Los números acompañados de las reglas tradicionales dan para que los liberales tengamos la presidencia”, expresó el representante Juan Carlos Losada, que añadió: “Es extraño que un partido tenga presidencia de Senado y Cámara. Me parece que la gente del Pacto está peleando para que sea así, pero pierde su sentido el orden bicameral”.

En los liberales reconocen que la coalición del Pacto sería la mayor si se le unen Comunes y las víctimas, pero aún así señalan que son ellos los que deberían tener la presidencia por mera lógica de la cantidad de votos con los que cuentan. “La coalición está entre Pacto, liberales y verdes. En esa lógica el que tiene la bancada mayoritaria son los liberales. Es que los números dictan”, expresó Losada.

Sin embargo, desde el Pacto Histórico, a través de David Racero, insisten en que son el bloque más grande y por eso consideran que deben ser los que asuman la presidencia. Sin embargo, las negociaciones por esta dignidad estarían congeladas, señaló Racero, que aseguró que el 12 de julio volverían a reunirse los compromisarios para definir quién asumirá la presidencia de la Cámara.

Además de Racero, la que más se ha movido por este cargo ha sido la representante Katherine Miranda. Esta fue reconocida por su partido como la candidata de estos para el cargo y ha recibido el guiño de distintos sectores. Por ejemplo, Luis Felipe Henao, de las entrañas de Cambio Radical, comentó que la presidencia de la representante bogotana de esta “daría garantías a todos los partidos políticos. Es un buen mensaje de equilibrio en el Congreso”.

Los partidos de centro (Dignidad, Partido Verde Oxígeno y Nuevo Liberalismo), que suman cuatro curules de forma independiente, también dieron sus apoyos a Miranda: “La representante reúne las mejores calidades para ser presidenta de la Cámara, durante su paso por el Congreso ha sido elegida como una de las mejores congresistas del país por tres años consecutivos”.

Miranda reconoce que no tiene los números a favor en comparación a Liberales y el Pacto, pero confía en un guiño de Gustavo Petro que termine decantando su candidatura y que se llegue a un acuerdo para que los liberales asuman la presidencia en el segundo año del periodo 2022-2026.

A falta de 12 días para que se vuelvan a reunir los compromisarios de la Cámara para repartirse las dignidades, la definición de la presidencia se debería dar a través de un acuerdo. Los liberales tendrán que ver si deciden dejar su aspiración a favor del Pacto a cambio de alguna otra dignidad en comisión o un trato más favorable en la repartición de escaños en las comisiones. Esta negociación sería la que puede desbloquear la presidencia de David Racero e incluso la de Katherine Miranda.

Para los liberales, la negociación la harán las dos fuerzas mayoritarias y el resto depende de lo que decidan. Tanto así que una posible presidencia de la Alianza Verde depende de que el Pacto quedara con la presidencia en el primer año y, a su vez, estos decidieran cederla al partido de Miranda, un hecho que ven bastante difícil. No solo es la importancia de la dignidad, sino que supuestamente Miranda no tiene tanta aceptación en algunas fuerzas.

En caso de quedarse la presidencia los liberales, esta colectividad no tiene un candidato único, contrario a lo que ocurre en el Pacto y los Verdes. En los del trapo rojo se estarían moviendo Álvaro Monedero, Carlos Ardila, Julián Peinado, Juan Carlos Losada y Andrés Calle. Estos últimos apoyaron a Gustavo Petro, lo que los pondría en ventaja. Sin embargo, Losada no tendría tanta aceptación en su bancada por diferencias que ha expresado en distintos momentos.

Síguenos en Google Noticias