Publicidad
21 Jun 2022 - 2:15 p. m.

Presidencia del Congreso: movidas de oposición y debate en el Pacto Histórico

Mientras la lista con más curules se pone de acuerdo entre tres aspirantes por este cargo, algunos sectores contrarios al gobierno electo buscarían hacerse con esta dignidad.
Debate de control político a Jorge Pretelt, durante la Plenaria del Senado.
Debate de control político a Jorge Pretelt, durante la Plenaria del Senado.
Foto: Carlos Rosas - Óscar Pérez

Luego de las elecciones del domingo, el próximo tema en la agenda política del país pasa por definir cuál será el presidente del Senado en el primer año de gobierno de Gustavo Petro. En teoría, lo más seguro es que sea el Pacto Histórico el que asuma esta dignidad, debido a que son la lista con más votos en las justas del 13 de marzo.

>Lea más sobre las elecciones de 2022 y otras noticias del mundo político

Sin embargo, todavía depende de que puedan consolidar una mayoría. Como lo reconocieron varios miembros del Pacto Histórico, aún necesitan que a sus fuerzas se plegue el Partido Liberal para tener la fuerza mayoritaria. Sin consolidar esta gran bancada de gobierno, es probable aún que los partidos tradicionales pongan un presidente ajeno a la coalición de izquierdas.

“Ese es el principal riesgo, que no acompañen a Petro. Tienen a 60 votos, los suficientes para elegir. De manera que hoy existe la posibilidad de que haya un choque de trenes en el primer año de gobierno si ponen un presidente ajeno a nosotros. Ellos tienen más avanzadas las conversacione. El principal riesgo de la gobernabilidad es que le monten una presidencia de derecha”, comentó un cercano al Pacto Histórico. Y es que desde ya algunos sectores han dado a entender que se viene trabajando en una presidencia del Senado por parte de la que sería la nueva oposición.

“Cambio Radical anunció que trabajaría de la mano con la U en la construcción de un acuerdo interno para establecer dignidades y las personas que irán a las comisiones. Efectivamente se debe conversar con todos los partidos y esa es una labor que tienen nuestros compromisarios”, expresó el senador electo David Luna en entrevista con W radio

En el diálogo radial, Luna agregó: “La presidencia también se gana con votos. Yo creo que los partidos que fuimos derrotados, en el equilibrio de poderes que consagra la constitución política deberían tener la presidencia para ejercer el control político para ver que las cosas puede tramitarse de manera correcta y rápida”.

Puede ver: ¿Un Congreso que dejó de funcionar por elecciones? Balance del último semestre

De esta manera, el senador dio a entender que podrían estar peleándole la presidencia del Congreso a las fuerzas independientes, que fueron las que mayor votación sacaron el 13 de marzo. Para que esto no ocurra, desde el Pacto Histórico tendría consolidarse una fuerza que no solo incluya a los partidos alternativos, que ahora pasarían a ser gobierno, sino que tendrían que tender puentes con algunos de los tradicionales que aún tienen una gran fuerza en el Congreso.

Frente a este tema de crear una gran bancada de gobierno, el senador Roy Barreras comentó que “el presidente electo me puso la tarea de organizar la mayoría pasa sacar la agenda”. En diálogo con este diario, Barreras expresó que están invitando a todos los partidos, sobre todo “a los tres de origen liberal que participaron en la consolidación de la paz”. Asimismo reconoció que han aprovechado el pasado en la U de Benedetti y suyo para acercarse a esta colectividad.

Sobre este mismo asunto se pronunció el senador Gustavo Bolívar, cabeza de lista del Pacto Histórico el pasado 13 de marzo. “Lo que van a hacer las fuerzas opositoras es que tienen bancadas grandes. Los conservadores y Cambio Radical y Centro Democrático tienen los mismos votos que Comunes, Verdes e indígenas. El que consiga a los liberales pone el presidente”, señaló el congresista.

En caso de lograr consolidar una mayoría en el Congreso, la otra tarea que tiene el Pacto Histórico es entrar a definir quién sería su ficha para la presidencia. Hasta el momento, la baraja tendría a Roy Barreras, Gustavo Bolívar y Alexander López, aunque Barreras dio un cuarto nombre, Clara López. Estos serían los que busquen la presidencia del Senado en el primer año de mandato de Gustavo Petro, lo que implicaría, entre otras cosas, que uno de ellos sería el que le imponga la banda presidencial al actual presidente electo.

“Nosotros queremos ser los que le pongan la banda presidencial”, reconoció Bolívar pero señaló que lo más importante en este momento es consolidar las mayoría para poder adelantar la agenda legislativa que Gustavo Petro anunció como objetivo desde el día uno. “De nada sirve la presidencia si no consolidamos las mayorías”, argumentó el senador.

Frente a tener cuatro aspirantes a la presidencia, Barreras descartó alguna diferencia en su filas y aseguró que “es natural tener las aspiraciones legítimas”. A esto añadió que será el Pacto el que defina la presidencia cuando se ganen las mayorías. En este punto, Bolívar comentó que en los próximos días esperan definir un mecanismo de elección “o un guiño de Gustavo Petro para que diga qué tipo de presidente del Senado espera”.

Frente a los cuatro aspirantes a la presidencia, vale decir que tanto Gustavo Bolívar como Roy Barreras pueden despertar algún cierto tipo de resistencia. En el caso del primero, este no es muy querido por los sectores que actualmente son oficialistas, ya lo demostraron con las múltiples trabas que hubo para la votación de segunda vicepresidencia. Por otro lado, en los últimos días, Barreras no ha estado en una posición favorable luego de que se filtraran los videos en los que se ve hablando de la estrategia de campaña.

Bolívar reconoció que las discusiones no solo pasan por la presidencia, sino que también tienen que definir cómo se van a repartir en las comisiones. “Hay un trabajo de carpintería. Hay muchos que quieren en la Quinta, la Sexta y la Primera. Esos son problemas bien complejos”, dijo el cercano a Gustavo Petro, que reconoció que parte de la situación pasa por ser una lista cerrada en la que no pueden definir cuántos votos puso cada uno. Entre las preocupaciones también se tiene la conformación de la Comisión de Acusaciones, pues hay un temor de que sus escaños sean ocupados por miembros de la ahora oposición y los usen para afectar el gobierno Petro.

Síguenos en Google Noticias