10 May 2018 - 3:35 p. m.

Eln y gobierno reanudan diálogos para sellar un cese bilateral antes de elecciones

El quinto ciclo de negociaciones se reanudó a partir de este jueves en La Habana. Las delegaciones de paz del gobierno y la guerrilla se comprometieron a buscar un acuerdo para que las elecciones del 27 de mayo se desarrollen en paz.

-Redacción Política

Hoy se instaló en La Habana (Cuba) el quinto ciclo de negociaciones de paz entre el Gobierno y el Eln. / Sig
Hoy se instaló en La Habana (Cuba) el quinto ciclo de negociaciones de paz entre el Gobierno y el Eln. / Sig

Luego de que Ecuador suspendiera su papel como garante y anfitrión de la mesa de diálogos entre el gobierno y el Eln, las delegaciones de paz se trasladaron a La Habana (Cuba), donde a partir de este jueves se reanudaron las conversaciones de paz con un objetivo claro: firmar un acuerdo de cese bilateral del fuego antes del 27 de mayo, cuando se realizará la primera vuelta de la elección Presidencial.

El evento de instalación lo presidió el exembajador de Cuba en Colombia, Iván Mora, quien ha sido el enviado del Gobierno cubano en los diálogos de paz. Mora explicó que no dudaron en acoger la mesa de diálogos, como ya lo han hecho en ocasiones anteriores con el Eln y como también lo hicieron con los diálogos con las Farc, pues para Cuba la paz de Colombia constituye una prioridad regional que ha recibido históricamente la solidaridad de la isla.

Po su parte, el jefe negociador del Gobierno, Gustavo Bell, agradeció la hospitalidad y solidaridad de Cuba, Noruega, Chile, Brasil y Venezuela, países que han venido desempeñando el papel de garantes del proceso de paz. “Somos completamente conscientes de la responsabilidad histórica que tenemos frente a los colombianos y a la comunidad internacional: dar pasos decisivos para ponerle fin al conflicto armado y acordar las medidas que impulsen la transformación de Colombia hacia la paz y la construcción de una sociedad regida por la solidaridad y la equidad”, expresó el exembajador de Colombia en Cuba, y ahora jefe negociador del Gobierno.

Somos conscientes de que tenemos que dar pasos decisivos, que llegó la hora de ir concretándoles, y que tienen que ver en esta ocasión con acordar un cese al fuego estable, más robusto, que permita no solamente llegara  las elecciones que se van a  realizar próximamente en Colombia, en absoluta paz, sino  que también eso implique que en Colombia vivamos en una sociedad donde no hayan más secuestros, más extorsiones, donde no haya más reclutamiento de niños, ni ataques a la infraestructura, es decir, que vivamos en un país donde la convivencia pacífica sea la que rija las relaciones entre los ciudadanos”, señaló Gustavo Bell.

El exvicepresidente también destacó que el quinto ciclo de negociaciones busca acordar un mecanismo de participación de la sociedad en la construcción de la paz. "Somos conscientes también de que estas medidas que aspiramos a tomar en este quinto ciclo son un medio, no un fin en sí mismo, es decir, que este cese al fuego tenga unas características que impulsen el desarrollo de la agenda. Este es un proceso que ha empezado tener un dinamismo que pronostica que, con razonable optimismo, podremos tener resultados concretos y favorable en el mediano plazo, que nos impulsen hacia adelante. Es decir, que podamos llegar en un momento determinado a que sea la misma sociedad colombiana la que pida y le dé continuidad a este diálogo, independiente del gobierno que sea elegido”, concluyó el exvicepresidente.

Por su parte, el jefe negociador del Eln, Pablo Beltrán, recordó que la mesa de negociación viene de sufrir “un pequeño traspié” por la decisión del gobierno ecuatoriano de no acoger más los diálogos de paz, tras el asesinato de tres periodistas ecuatorianos por parte de la disidencia de las Farc que encabeza alias Guacho. “Esperamos que los trabajos que iniciamos hoy den el mejor de los frutos”, expresó Beltrán, y agregó que el momento que vive el proceso de paz es muy complejo por lo que considera falta de cumplimiento de parte del gobierno con las Farc, guerrilla que dejó las armas y hoy se enfrenta al peor momento en el proceso de paz.

“Somos conscientes que el único camino viable es que la vía del diálogo salga adelante. Ninguna adversidad va a hacer que nos levantemos de la mesa. El objetivo de la mesa es sacar la violencia de la política, pero entre un año y otro ha crecido en un 20% el asesinato de líderes sociales y opositores. Hemos reclamado, pero en vez de contenerse se profundiza. Ustedes comprenderán la preocupación porque se nos invita a dejar las armas pero nos espera ese escenarios. Este proceso tiene dos objetivos: sacar la violencia de la política; y propiciar unas transformaciones en Colombia. Nada ganaríamos si no se cambian las condiciones que generan el alzamiento armado. Se trata de encontrar transformaciones de fondo”, añadió el jefe guerrillero.

Beltrán concluyó señalando que harán todo lo posible por alcanzar en este ciclo un nuevo cese al fuego bilateral, temporal y nacional, recogiendo las experiencias que dejó el pasado cese bilateral que duró 101 días, entre diciembre y las elecciones de marzo. “En resumen lo que venimos a añascar a La Habana es a sacar adelante un esfuerzo de diálogos y un cese al fuego que ayude a que ese diálogo avance”, concluyó Beltrán.

 

Recibe alertas desde Google News