3 Sep 2021 - 4:25 p. m.

Fuego amigo en el uribismo por proyecto de receso legislativo

El autor del proyecto, Gabriel Santos, señala a la presidenta de la Cámara y copartidaria, Jénnifer Arias, como la responsable de tener engavetada la iniciativa desde el 12 de agosto.

Que el proyecto de reforma legislativa de reducción del receso legislativo haya superado la primera fase de debates, en un Congreso que ha mostrado reticencia por cambiar las reglas de juego y beneficios que tiene, fue un triunfo a medio camino, pues aún le restan cuatro debates que deben surtirse antes del 16 de diciembre.

Por eso, el autor del proyecto, el representante del Centro Democrático, Gabriel Santos, alertó que la iniciativa está en stand by en la Mesa Directiva de la Cámara de Representantes por falta de una firma al expediente del texto. Trámite necesario para que la propuesta pase al quinto debate en la Comisión Primera de la Cámara.

“El 12 de agosto la Presidencia de la Cámara recibió dos actos legislativos en segunda vuelta, el del receso legislativo y el que se instituía una ciudad como distrito turístico. La presidenta (Jénnifer Arias) se demoró cinco días en firmar y enviar a la Comisión Primera el proyecto para declarar distrito a una ciudad”, dejó como constancia esta semana Santos en Comisión Primera.

Le puede interesar: “Hay que asumir el costo”: Gabriel Santos sobre proyecto para que congresistas trabajen un mes más.

Según él, ha hablado con Arias, con sus asesores, les ha pedido a colegas que también pregunten y presionen por el proyecto, pero esto no ha surtido efecto. Santos le atribuye la desatención sobre la iniciativa a las desavenencias que tiene con la presidenta de la Cámara. “Entiendo que tengamos diferencias, yo no estuve de acuerdo con su elección y eso puede traer unos costos políticos, pero no pueden cobrar esa animadversión a los proyectos que hoy reclama la ciudadanía. Es inexplicable tener engavetado un proyecto que las personas están exigiendo”, dijo Santos.

Dicho esto, el representante exigió garantías para todos los congresistas, incluidos los que tienen diferencias con la Mesa Directiva de la Cámara y con proyectos en los que los colombianos han puesto su expectativa.

Lea otras noticias sobre Congreso, ambiente preelectoral y debate de moción de censura contra mintic.

Una vez firmado el expediente y trasladado a la Comisión Primera de Cámara, se calculan unos cinco días para asignar ponentes, quienes deben preparar el debate y radicar ponencia, esperar su agendamiento en el orden del día, discutirlo, aprobarlo y pasarlo a debate en plenaria.

Entre comisión y plenaria o plenaria y comisión, los tiempos de traslado son por lo menos de una semana y mientras más se demore la presidenta de la Cámara en firmar el expediente, más se recortará el tiempo de discutir una propuesta que ha generado debate porque les quitaría tiempo de receso a los congresistas, quienes algunos lo destinan a acercarse con su electorado o trabajar en agenda y otros lo usan precisamente como un receso.

Comparte: