Publicidad
30 Jun 2022 - 2:03 a. m.

¿Gobierno Petro tendrá una aplanadora legislativa?

Anuncios del fin de semana dieron a entender que la bancada de gobierno iba a estar compuesta por 206 congresistas, al menos. Sin embargo, partidos como la U y el Conservador aclararon el alcance de sus posiciones.
Juan Sebastián Lombo

Juan Sebastián Lombo

Periodista de la sección Política
Uribe y Petro se reunieron ayer en Bogotá, en un mensaje de diálogo y reconciliación a todo el país.  / Cortesía
Uribe y Petro se reunieron ayer en Bogotá, en un mensaje de diálogo y reconciliación a todo el país. / Cortesía
Foto: AFP - -

Este fin de semana se pronunciaron oficialmente el Partido de la U y la bancada parlamentaria del Partido Conservador sobre la posición que asumirán frente al gobierno del presidente electo, Gustavo Petro. Ambos dieron a entender en varios círculos políticos, incluyendo la bancada del Pacto Histórico, que serían oficialistas.

“Tenemos mucha expectativa, porque ellos, sobre todo los conservadores, se han opuesto a varios proyectos nuestros porque las visiones de país son distintas”, expresó Gustavo Bolívar a este diario. La movida es más que llamativa, pues ambas colectividades pasarían de ser afines al gobierno Duque a serlo del de Petro, sin importar la clara diferencia ideológica. Ello dejaría a la administración entrante con una aplanadora legislativa, pues tendría al menos 206 curules de las casi 300 que habrá en la próxima legislatura. Nunca un gobierno, ni siquiera el de Álvaro Uribe, había tenido una fuerza de tal magnitud.

Sin embargo, el panorama para Petro parece que no será tan favorable como se ha llegado a plantear. La U y los conservadores quitaron fuerza después a sus pronunciamientos, aclarando que en ningún momento han asumido una posición de ser partidos de gobierno, aunque por ahora tampoco serán de oposición. Aun así, este último punto es de suma importancia para el futuro gobierno, pues se reduciría a casi el mínimo la expresión opositora en el Congreso. Hasta el momento, solo estaría el Centro Democrático en esa orilla y aún allí el expresidente Uribe anunció, tras reunirse ayer con Petro, que apoyarán los proyectos que beneficien al país, en una “oposición razonable” en los temas que discrepen.

En el caso de Cambio Radical, no hay una definición aún, e incluso algunas de sus fichas fuertes han tratado de moverse para conseguir la declaración de oposición, pero tiene otros que buscan colaborar con el nuevo gobierno, por lo que la independencia sería lo más cercano. De hecho, su líder natural, Germán Vargas Lleras, se reunió también el martes pasado con Petro.

Aun con estas dos fuerzas posiblemente en contra, lo cierto es que el panorama es bastante favorable para el presidente electo en su primer año de Congreso, aunque es poco probable que consiga la aplanadora que se llegó a sugerir el fin de semana. Las adhesiones que ha tenido a su bancada son las de la Alianza Verde, más que esperada ante el apoyo que le brindaron gran parte de sus miembros en primera y segunda vueltas, y la de los liberales, que llegaron casi empujados por varios legisladores que enviaron cartas al director del partido, César Gaviria, exigiendo que se declararan de gobierno ante la debacle que implicó apoyar al perdedor en primera y segunda vueltas.

Eso sí, en la U y los conservadores el panorama no es tan claro sobre cómo abordarán su relación con el próximo gobierno. Por lo visto, todo apunta a que serán independientes, pero no se puede negar que hay reservas y posiciones en contra de Gustavo Petro que se acentuaron en la campaña.

El sábado, en un comunicado firmado por la presidenta de la colectividad, Dilian Francisca Toro, se dieron señales de una supuesta llegada a la bancada gobiernista. “Luego de reunión de bancada electa de congresistas, se ha decidido ser parte de la coalición parlamentaria del gobierno electo para elección de las mesas directivas de las diferentes comisiones de Senado y Cámara de Representantes, esto en aras de trabajar por la construcción de acuerdos y consensos en la búsqueda de iniciativas que contribuyan al bienestar de los colombianos, el desarrollo y la construcción de país”, reza el escrito. Pero a renglón seguido se dice que no se ha tomado una postura sobre el gobierno y solo se descartó la oposición. La comunicación, aunque clara en su intención, fue interpretada en varios sectores como una llegada de la U directamente a la bancada oficialista debido a que llegan a la repartición de dignidades como colectividad oficialista.

No obstante, varios miembros han aclarado que de ninguna manera han anunciado ser partido de gobierno y buena parte de los miembros de la colectividad estarían lejos de aceptar esta figura. “Hay un sentimiento mayoritario de que seamos independientes. Lo que decidieron ese día y anunciaron en el comunicado fue ser parte de la coalición mayoritaria legislativa, que está siendo liderada por el presidente Petro para poder definir las comisiones y mesas directivas”, expresó el senador Juan Felipe Lemos, uno de los compromisarios de la U, quien agregó: “No tiene sentido que vayamos a ser partido de gobierno, tenemos que dar un mensaje de seriedad”.

Lemos y otros miembros de la colectividad reconocen que ha habido reuniones con Roy Barreras y Dilian Francisca Toro, pero la bancada no se ha decantado por la línea gobiernista, que muchos de ellos rechazan ante sus diferencias con Petro. “El tema de independencia es apoyar lo que le convenga al país. Sin revanchismo y sin sectarismo. Servir de muro de contención”, concuerdan los consultados.

La situación en los conservadores es más compleja. Aunque estos aseguran que no tienen intención de ser partido de gobierno, una carta de los congresistas electos da a entender una cosa muy distinta, incluso entre miembros de sus propias filas. “No seremos partido de oposición y declaramos nuestro respaldo a la agenda legislativa que proponga el gobierno que inicia y que convenga a los colombianos”, se lee en la cuestionada carta firmada por más de 39 legisladores electos de dicha colectividad.

Para algunos conservadores, como Ómar Yepes, esta es una muestra de que la bancada legislativa quiere irse a ser partido de gobierno. Tanto ha sido el disgusto, que Yepes decidió renunciar a su cargo como director del partido. “El jueves entrego la carta de renuncia”, expresó, recalcando que es notoria la intención de estar del lado del gobierno Petro: “Les faltó aclarar entonces que lo que buscaban era ser independientes, allá solo hablan de apoyar la agenda de gobierno”.

Sin embargo, varios congresistas de la colectividad azul y que figuran entre los firmantes han tratado de aclarar su posición y aseguran que la intención es ir a la independencia. “El país quiere una transformación y la apoyaremos si esta no pisa las líneas rojas que son mínimas (libertad económica, garantías democráticas y otras)”, señaló el representante Armando Zabaraín. Por su parte, Yamil Arana, compromisario del partido, dio una versión parecida: “Hubo una reunión muy amena de Petro con el senador Carlos Trujillo, que tomó la vocería. Se invitó al partido a ser parte del acuerdo nacional, pero eso no incluye ser de gobierno. Vamos a ser críticos con lo que consideremos que no beneficie al país”. En este mismo sentido, Arana explicó que el asunto con Yepes pasa porque el director del partido hizo unas declaraciones diciendo que debían ser oposición, “pero lo hizo sin conocer nuestras posturas y el discurso del presidente electo. Nosotros no podemos ser indiferentes a la realidad de Colombia”.

Síguenos en Google Noticias