20 Apr 2021 - 8:53 p. m.

Histórico: Congreso aprobó en primer debate proyecto para regular hoja de coca, pero con cambios

Después de una dura discusión, la Comisión Primera del Senado votó 12 a favor y cero en contra. El Centro Democrático no votó. Luego de una serie de cambios en la iniciativa. Pasa a plenaria de esa corporación.

Lo que acaba de pasar en la Comisión Primera del Senado es histórico: por primera vez avanza un proyecto relacionado con la hoja de coca y sus usos. En específico, se trata del que busca regular toda la cadena de valor de la hoja de coca, desde su producción hasta su procesamiento y distribución en el mercado, una iniciativa de los senadores Iván Marulanda (Alianza Verde) y Feliciano Valencia (Mais), más 21 congresistas que les respaldan.

(Lea: Regular el mercado de la coca: una respuesta alternativa a la guerra contra las drogas)

En su primer debate (que duró dos sesiones), hubo fuertes enfrentamientos, incluso una proposición de archivo de la senadora uribista María Fernanda Cabal. No obstante la mayoría de los congresistas que integran la comisión no la apoyaron y su recurso no surtió efecto. Así las cosas, luego de varias horas, la votación final en su primera discusión fue de 12 votos a favor y cero en contra. Es decir, toda la sala estuvo de acuerdo con continuar con su trámite, excepto los senadores del Centro Democrático y los conservadores no participaron en la votación. Pese a este avance, el proyecto no salió ileso de esos desencuentros y, aunque hay quienes dicen que los cambios no son mayores, lo cierto es que sí se eliminaron algunas cosas que constituyen la esencia y visión del documento.

Se eliminó el enfoque de género y el que apunta al desarrollo del Acuerdo de Paz, gracias a varias proposiciones del senador Eduardo Pachecho, del partido Colombia Justa-Libres, cosa que, según fuentes del Senado, no es grave y se pueden conciliar en la próxima discusión. Por otro lado, la Comisión Primera pidió que se incluya que los afrodescendiente sea entendida en el documento como población priorizada en el programa de extensión agropecuaria (que modifica el artículo seis), y que quede explícito que uno de los usos de la hoja de coca tenga fines médicos, nutricionales y de investigación en los asuntos farmacéuticos y de propiedad intelectual.

(Lea también: El huevo gigante que le llevaron a Carrasquilla hasta el Ministerio de Hacienda)

Para el senador Marulanda, esta victoria representa “un cambio radical” en la política contra las drogas. “Como se estaba llevando a lo largo de 50 años, esta política solo ha dejado dolor, violencia, corrupción, destrucción del tejido social, pérdida de soberanía sobre los territorios, en manos del imperio de organizaciones criminales que tienen esclavizadas a poblaciones campesinas e indígenas”, expresó. Empieza, según dijo, “una nueva era” en esa política porque se está escribiendo un camino hacia la regulación del Estado en la hoja de coca.

Cosa que comparte el senador Armando Benedetti, ponente del proyecto. “Lo que acaba de suceder en el Congreso es un hito, es algo histórico. No tiene precedentes. La hoja de coca va a ser monopolio del Estado, y este va a estar pendiente de su producción y comercialización. Vamos a lograr que los insurgentes dejen de obligar a los campesinos a cultivar esta hoja. Es un nuevo enfoque contra las drogas”, agregó Benedetti en la misma de Marulanda.

(Le puede interesar: 420: ¿cuál es el panorama legal del consumo recreativo de marihuana en Colombia?)

“es probablemente uno de los más importantes en la historia legislativa en el camino de salvar a Colombia de una guerra eterna y de todas las violencias cuyo combustible es el narcotráfico”, añadió por su lado Roy Barreras, uno de sus defensores en este primer debate.

Así votaron los miembros de la Comisión Primera para aprobar en este debate inicial:

Fabio Raúl Amín Saleme: no votó

Esperanza Andrade De Osso : no votó

Roy Leonardo Barreras Montealegre: votó por el sí

Armando Alberto Benedetti Villaneda: votó por el sí

María Fernanda Cabal Molina: no votó

Juan Carlos García Gómez: no votó

Carlos Eduardo Guevara: no votó

Julián Gallo Cubillos: votó por el sí

Rodrigo Lara Restrepo: no votó

Alexander López Maya: votó por el sí

Angélica Lisbeth Lozano Correa: votó por el sí

Iván Leónidas: votó por el sí

Temístocles Ortega Narváez: votó por el sí

Eduardo Emilio Pacheco Cuello: votó por el sí

Gustavo Petro Urrego: no votó

Miguel Ángel Pinto Hernández: votó por el sí

Roosvelt Rodríguez Rengifo: votó por el sí

Santiago Valencia González: no votó

Paloma Susana Valencia Laserna: no votó

German Varón Cotrino: votó por el sí

Luis Fernando Velasco Chaves: votó por el sí

¿Cómo transcurrió el debate?

Como ya se dijo antes, se realizaron dos sesiones. En la primera, se estaba desarrollando la sesión, sin embargo, esta quedó en un segundo plano luego de que confirmaran la noticia de la muerte del senador Eduardo Enríquez, del Partido Conservador, quién falleció tras una batalla hospitalaria contra el COVID-19. El suceso fue un golpe para la Comisión Primera, de la que hacía parte, y para todo el Congreso, pues es el primer legislador que moría a causa del nuevo coronavirus.

Después de esto, este lunes se retomó el diálogo legislativo en torno al proyecto de la hoja de coca. Como registró este diario, aunque la Comisión Primera tiene varias voces de avanzada en este tipo de temas, lo único seguro era la fuerte discusión que traería a la sala el proyecto, más aún en un escenario polarizado. Por eso, en la proposición de archivo de la senadora Cabal, fueron siete las personas, incluida ella, las que buscaron hundir el proyecto. Esperanza Andrade y Juan Carlos García (conservadores), Eduardo Pacheco (Colombia Justa-libres), Carlos Guevara (MIRA), Santiago Valencia y Paloma Valencia (Centro Democrático), fueron las otras personas que apoyaron el hundimiento infructuoso del proyecto.

(Conozca: Aprueban en primer debate código de bienestar y protección animal)

Luego, nuevamente la senadora María Fernanda Cabal puso sobre la mesa la necesidad de una consulta de participación previa de las comunidades étnicas pues, según ella, esta no se había hecho y era una necesidad constitucional para abordar temas que les impactaban a estas poblaciones: “Invoco necesidad de cumplir con acuerdo 69 de OIT que tiene rango de tratado y que debe ser considerado por las mismas comunidades porque tienen derecho a tomar decisión sobre su territorio”, afirmó.

No obstante, tanto Marulanda como la senadora verde Angélica Lozano manifestaron que los autores ya se habían reunido con dichas poblaciones. “Cuando terminamos el primer borrador de este proyecto, el senador Feliciano dijo que era el momento de comenzar las conversaciones con las comunidades indígenas. Estuvo siete meses haciéndolo. Lo acompañé a una sesión en la que participaron cerca de 70 autoridades, en una discusión que duró siete horas. Con base en todas esas discusiones se hicieron ajustes al proyecto que reunieron la visión indígena e intereses. Se tramitó con responsabilidad”, explicó Marulanda. “Formalmente no se surtió lo que se llama el marco legal de la consulta previa, pero este mecanismo está siendo utilizado para que no prospere en el debate”, agregó Lozano. Resuelto este punto se avanzó en el debate y finalmente se dio la histórica votación. El proyecto para a su segundo de cuatro debates, que tendrá lugar en la plenaria del Senado. Si prospera en este espacio, le seguirán dos más pero en la Cámara.

Comparte:
X