21 Apr 2021 - 6:59 p. m.

La estrategia de Vargas Lleras-Gaviria y las cuentas en contra de la reforma tributaria

El líder de Cambio Radical y el del Partido Liberal conversaron y enviaron ultimátums a sus bancadas en el Congreso para hundir la reforma. Juntos representan 94 votos, en Senado y Cámara, a los que se sumarían los de la oposición y algunos sectores de la U.

Las voces de distintos sectores en el Congreso insisten en una tesis: la reforma tributaria presentada recientemente por el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, no tiene futuro. El proyecto entró al Legislativo con mensaje de urgencia del Gobierno, no obstante, todavía no está en el orden del día y tampoco han terminado de escoger quiénes serán los ponentes por comisiones (terceras y cuartas, que tendrán la primera discusión), y por corporaciones. Y, a pesar de que el Ejecutivo está haciendo todas las movidas posibles para reunir los votos para sacarla adelante, el panorama se ve adverso.

Entre las preocupaciones más grandes para el Gobierno está la negativa tajante de Cambio Radical y el Partido Liberal, que hace unos días decidieron bajarse completamente del bus de la tributaria. Y aunque en principio se escucharon críticas de legisladores por separado, la estocada final para decir ‘no’ al proyecto fue el ultimátums que dieron el expresidente César Gaviria y el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, líderes de los liberales y de Cambio Radical, respectivamente.

Según una fuente muy cercana del expresidente Gaviria, él y Vargas Lleras conversan casi todas las semanas y en esta ocasión dialogaron sobre la reforma, y lo que representarían los tributos para la clase socioeconómica media. “Vargas Lleras lo llama una o dos veces por semana. Antier lo llamó como a las 5:00 de la tarde y estuvieron hablando por zoom como dos horas”, indicó una persona de la entraña liberal. Fue en ese encuentro en el que hablaron sobre hundir la reforma, cada uno por su lado.

“Vargas lo llamó por la despachada contra la tributaria que se pegó Gaviria la semana pasada. El expresidente le dijo que esa reforma era lo peor que le podía pasar a la clase media y que acabaría con el país y con la economía. Le dijo que él le pidió a la bancada que hundieran la iniciativa”, explicó la fuente, que además aclaró que esa fue la antesala para que luego Vargas Lleras se reuniera con su bancada y llegaran a la misma conclusión.

“Están aliados para no dejar pasar la reforma. El ministro puede llamar e intentar convencer a los congresistas, pero por eso el presidente se fue más allá y amenazó: el que no le vote así, no va a la lista de elecciones”, recalcó la fuente. Incluso reiteró que Vargas Lleras le preguntó a Gaviria si en serio pensaba amenazar a sus parlamentarios y este le dijo “que sí, que el que vote a favor, lleva (del bulto)”.

Luego de esto fue que se conoció, el pasado martes, que Cambio Radical publicó su comunicado de apartarse de la reforma tributaria. “No voy a seguir respondiendo por un partido político fracturado y que se quiere suicidar”, dijo Vargas Lleras en dicho encuentro, según registró RCN Radio.

Así las cosas, las cuentas quedan difíciles para el ministro Carrasquilla. Cambio Radical cuenta con 15 senadores y 30 representantes, para un total de 45 curules. Por su lado, el Partido Liberal tiene 14 senadores y 36 representantes, para un total de 49 legisladores. O sea, serían 94 votos en contra a la tributaria.

A eso hay que añadirle 23 senadores de la oposición (verdes, Colombia Humana, Polo, Dignidad y Comunes) que desde ya le están dando un ‘no’ rotundo a la propuesta, más tres votos que fungen como oposición en las discusiones de cara al Gobierno: el de Roy Barreras y Armando Benedetti, quienes renunciaron a la U hace unos meses, más Rodrigo Lara que renunció a Cambio Radical. Más los 13 representantes opositores de diferentes partidos que en la Cámara rechazaron de igual forma la iniciativa.

Así las cosas, en Senado habría 54 de 102 votos en contra, mientras en Cámara habría 92 votos negativos de 172 escaños. En ambas corporaciones sería mayoría el ‘no’, esto sin contar a los congresistas del Partido de la U, que si bien no se han expresado una negativa rotunda, muchos sí han marcado una importante distancia para no acompañarla.

Comparte: