Publicidad
20 Dec 2021 - 7:46 p. m.

La larga historia de desencuentros entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe

Al menos desde 2011, hace 10 años y cuando el entonces presidente Santos sumaba su primer año de gobierno, hay registro de enfrentamientos y señalamientos que han ido subiendo de tono. Lo que vive hoy el país en la arena política es bien un reflejo de esa pugna. Recuento.
El 7 de septiembre de 2010, un mes después de posesionado, Santos presentó al Congreso un proyecto de ley para reparación de víctimas y restauración de tierras. El trámite de este articulado constituyó el primer aviso de que las relaciones entre Uribe y Santos pronto se iban a fracturar.
El 7 de septiembre de 2010, un mes después de posesionado, Santos presentó al Congreso un proyecto de ley para reparación de víctimas y restauración de tierras. El trámite de este articulado constituyó el primer aviso de que las relaciones entre Uribe y Santos pronto se iban a fracturar.
Foto: Presidencia/Referencia

Si bien la Constitución Política de Colombia establece, en su artículo 188, que el presidente de la República debe “simbolizar la unidad nacional”, no deja de ser difuso e indeterminado –al menos en lo formal– el rol de los exmandatarios. Si se analiza el acontecer nacional de la última década, a partir de los constantes, sonados y cada vez más airados enfrentamientos entre Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos, ese papel se hace aún más confuso.

El divorcio entre los que otrora eran aliados ha estado marcado por todo tipo de controversias, que van desde insultos, críticas, reproches y todo tipo de reprimendas en escenarios como las redes sociales, hasta denuncias y recursos judiciales, incluso ante organismos internacionales. El más reciente enfrentamiento entre ambos es apenas una muestra de lo caldeada que sigue la relación Uribe-Santos –con evidentes consecuencias en la opinión pública y en sus facciones–. La seguidilla de desencuentros es larga e involucra a actores de la talla del papa Francisco, cuyos esfuerzos no fueron suficientes para apaciguar los ánimos. Veamos.

Síguenos en Google Noticias