18 Feb 2020 - 4:27 p. m.

“No fue un paro armado, sino una amenaza a la tranquilidad”: Miguel Ceballos

El comisionado para la Paz aseguró que dicho paro no tuvo resonancia en todo el territorio nacional, sino en, por lo menos, cuatro departamentos. Esta situación, a su juicio, demuestra una división al interior del Eln.

-Redacción Política (politicaelespectador@gmail.com)

Miguel Ceballos estuvo este martes lanzado el programa "Pasos Seguros" junto a Discovery Channel y Fundación Restrepo Barco para la prevención de minas antipersonas.  / Oficina del Alto Comisionado para la Paz
Miguel Ceballos estuvo este martes lanzado el programa "Pasos Seguros" junto a Discovery Channel y Fundación Restrepo Barco para la prevención de minas antipersonas. / Oficina del Alto Comisionado para la Paz

Este martes, tras finalizado el paro nacional del Eln, el comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, aseguró que lo que dicho paro solo tuvo incidencia en algunos territorios del país, hecho que demuestra, a su juicio, la división que atraviesa dicha guerrilla.

“Cuando se ven las principales afectaciones del paro, solo se puede hablar de Norte de Santander, Arauca, sur del Bolívar y Cesar. Son zonas donde opera el Frente Norte Oriental del Eln, que había sido quien había anunciado el paro”, señaló, descartando de tajo que dicho paro no fue un paro nacional y que el Eln no tiene la capacidad para escalarlo de esa magnitud.

Para él, el propósito de la guerrilla fue la de atemorizar a los ciudadanos a través de una “amenaza a la tranquilidad nacional”.

En esa línea, dijo que las diferentes células del Eln no se ponen de acuerdo: “unos anuncian por videos desde distintas partes del país que quieren un espacio de paz, otras facciones, como la de alias Lenín, que hay unas condiciones por las que podrían cesar los ataques contra el oleoducto. Se nota una división y una parte de la estructura no quiere la paz”.

Para llegar a una mesa de negociación, recordó que el presidente Iván Duque se mantiene en su condición de acabar con todos los actos criminales, lo que incluye el cese al reclutamiento infantil, explotación de oleoductos, instalación de minas antipersonales y secuestro.

“Ese grupo debe de unificarse (Frente Norte Oriental) o desparecer porque de una manera tan clara como se ha visto este fin de semana no ha habido una unidad de mando y eso no ayuda a la paz”, finalizó.

La semana pasada, el Eln hizo público un panfleto anunciado un paro armado desde las 6:00 a.m. del 14 de febrero, hasta las 6:00 a.m. del 17 de febrero. Durante esos días se registraron incineraciones de vehículos, cierres en las vías y congelamiento en el comercio por temor a represalias. Los departamentos más afectados por dichos enfrentamientos fueron Norte de Santander y Arauca. 

Recibe alertas desde Google News