Publicidad
25 Mar 2021 - 2:30 a. m.

“No sentimos ningún tipo de injerencia del Gobierno”: Álvaro García sobre RTVC Noticias

El gerente del Sistema de Medios Públicos (RTVC), sale en defensa del nuevo informativo oficial que lanza este jueves Señal Colombia. Asegura que el foco será el interés público y no la agenda del Gobierno. Niega que hay interés electoral.
Javier González Penagos

Javier González Penagos

Periodista Política
Para García, el gran capital de todo medio de comunicación es su credibilidad. “La gente está esperando un cubrimiento equilibrado y confiable”, dice. La Radio Televisión Nacional de Colombia (RTVC) es una entidad sometida al régimen de las empresas industriales y comerciales del Estado.
Para García, el gran capital de todo medio de comunicación es su credibilidad. “La gente está esperando un cubrimiento equilibrado y confiable”, dice. La Radio Televisión Nacional de Colombia (RTVC) es una entidad sometida al régimen de las empresas industriales y comerciales del Estado.
Foto: GUSTAVO TORRIJOS

La última vez que el Sistema de Medios Públicos (RTVC) acaparó tanta atención mediática fue hace dos años, cuando su entonces gerente, Juan Pablo Bieri, estuvo en el ojo del huracán por censurar el programa Los puros criollos, que presentaba el periodista Santiago Rivas y quien fue crítico de la entonces Ley TIC del gobierno de Iván Duque. Hoy nuevamente el conglomerado estatal —que incluye a Señal Colombia, Canal Institucional y Radiónica— vuelve a estar en boca de la opinión pública. ¿La razón? Justo en un año preelectoral y en medio de la pandemia, el oficialismo lanzará este jueves un nuevo informativo: RTVC Noticias.

Si bien el gerente de la entidad y otrora consejero para las Comunicaciones del Gobierno, Álvaro García, confía en que será un proyecto independiente y equilibrado, la desconfianza y suspicacia están servidas. El recelo ha sido expresado por voces autorizadas de la talla de Daniel Samper Pizano, quien advirtió que “resulta demasiado tentador” poner el noticiero al servicio de “los que manejan el poder y su electorado”, o Daniel Coronell, quien alertó que “la comunicación de los gobiernos es propaganda, no periodismo”.

En diálogo con este diario, García —quien destinó para el funcionamiento del nuevo informativo $4.000 millones en 2021— explica el proyecto, su origen y la forma cómo cubrirán temas que atañen al Ejecutivo y expresa tranquilidad, señalando que no sienten del Gobierno “ningún tipo de injerencia o intervención”.

¿De dónde nació la idea de tener un noticiero propio?

La pandemia nos obligó a repensar el foco del trabajo del Sistema de Medios Públicos y lo que entendimos inmediatamente, una vez entramos en aislamiento, es que teníamos que apoyar dos frentes de una manera muy clara: educación e información. Incluso hubo un tercero de manera paralela y subsidiaria: todo lo que pudiéramos hacer por la industria audiovisual.

En educación enfocamos muchos contenidos a volvernos un soporte real para los niños, especialmente para los que están en regiones más apartadas y que por razones obvias no podían estar asistiendo normalmente a sus clases. En radio hicimos lo mismo. Mucha de la programación quedó enfocada a darles soporte a las familias. Ahora estamos lanzando un canal de audio en TDT con clases, que tiene un alcance del más de 95 % en el territorio nacional.

Tenemos la infraestructura para llegar prácticamente a todo el territorio y veníamos pensando en que el Sistema de Medios Públicos tuviera una infraestructura de producción que le permitiera atender las necesidades de la mejor manera posible dadas las circunstancias, porque RTVC era un cascarón vacío. Aquí más del 90 % de la programación o contenidos de las producciones propias se tercerizaban en términos de producción, con lo que eso implica en términos de falta de agilidad, control de calidad y costos.

Este no es el primer proyecto informativo de noticias que hay en los medios públicos de Colombia. Tenemos al aire, desde hace más de 10 años, Señal de la mañana, que es un noticiero de radio y que hace casi seis años está al aire en televisión, primero en Canal Institucional y ahora en Señal Colombia de manera simultánea y convergente, así como en plataformas digitales.

¿Cómo serán las emisiones y cuál es la parrilla de programación?

El noticiero va a tener de lunes a viernes una emisión a las 12:00 del día de media hora. Luego una emisión central de 8:00 a 9:00 de la noche, y va a haber un magazín informativo de 7:00 a 8:00 de la noche, previo al noticiero. Será un programa de opinión, de temas importantes en Colombia y el mundo, con opiniones, controversias y registro de temas de redes. El fin de semana la emisión será a las 7:00 de la noche, un noticiero de media hora, sábado y domingo.

¿Por qué esos horarios? ¿No querían competir con otros noticieros en horario triple A?

Es una opción que vimos más pensada en función del tipo de programación que tiene Señal Colombia. Queríamos dejar despejado el horario después de las 9:00 de la noche para otro tipo de programación que ha sido muy importante, como por ejemplo, el cine, los documentales o los especiales musicales, que han sido una marca muy clara del canal. Queríamos dejar ese espacio para que, después de las noticias, la gente pudiera seguir disfrutando de esa programación.

¿El esquema del noticiero es el típico? Es decir, noticias, deportes y por último entretenimiento y cultura...

El noticiero que se ha construido con el equipo editorial –de la mano de Carlos Mario Díaz, que es el director y sus jefes de emisión–, tendrá factores diferenciales importantes. En primer lugar, muy vinculado con el ADN de los medios públicos, que son equilibrados, independientes, incluyentes y que siempre tienen un foco muy importante en la construcción de ciudadanía. Otro tema importante son las regiones, no solamente como referencia de que ocurren cosas allá, sino como un generador de contenidos.

Tenemos presencia en muchos lugares del país, unos muy apartados. Estamos donde los medios comerciales y tradicionales no pueden estar. Nosotros por ser Estado debemos estar allá y es un valor agregado muy importante que se va a ver perfectamente reflejado en este proyecto.

Lo otro será un tono distinto, un tono colombiano de verdad, desde detalles como la música, que la hizo el grupo Superlitio después de abrir una convocatoria. Generaron una banda sonora que refleja, de una manera muy interesante, el sonido de Colombia. Creemos que esa diversidad, ese color que tiene el país, esté plasmado en el noticiero. La forma de aproximarnos a las historias también va a ser una alternativa muy interesante en todo el escenario de medios de comunicación en Colombia, que es tan grande y diverso. El equipo de presentadores está hecho con ese criterio: que muestre la diversidad de la presencia de las regiones.

Si le entiendo, aunque por supuesto habrá contenido noticioso y coyuntural, ¿la apuesta es también por profundizar en otras temáticas que muchas veces los medios tradicionales pasan por alto?

Correcto. Queremos tener otro tono y probablemente otro ritmo, sin dejar de entender que esto es un noticiero, en el que la gente tiene que enterarse de las noticias que ocurren. Pero queremos también contar historias, tratarlas de otra manera, abordarlas de otra forma, desde otros puntos de vista y desde otros lugares. Ese va a ser el valor agregado desde el punto de vista de contenidos y es la apuesta que se está haciendo en el noticiero.

¿Por qué un televidente debería apostar por ver el noticiero del Sistema de Medios Públicos y no por los tradicionales? ¿Cuál es esa estrategia para enganchar a la gente?

Más que pensar en los demás, aquí lo que estamos haciendo es pensar en nosotros mismos y en la gente. Trabajamos para ciudadanos y no para consumidores. Eso es muy importante y se va a ver reflejado en el contenido. Vamos a hacer un noticiero incluyente, de todos. Entendemos la responsabilidad que eso implica.

La personalidad de los medios tradicionales y comerciales está muy marcada, y hacen un gran trabajo, pero los medios públicos tienen otro tono y está más vinculado con otros atributos. Lo que hemos visto en pandemia es que la gente se ha aproximado mucho a sus medios públicos, no solamente en Colombia, sino en el mundo. Entonces esta es una buena oportunidad para empezar a traer ciudadanos a que se sienten, nos acompañen, y disfruten de esta información, que es distinta, tiene otro tono y es una alternativa muy interesante.

¿Cómo garantizar independencia del Gobierno? Hay experiencias en Colombia de canales públicos que terminan siendo tribuna del gobernante de turno, ¿cómo evitarlo?

La idea es que este proyecto perdure en el tiempo y se fortalezca. El gran capital de todo medio es su credibilidad y esta debe estar dada por la lealtad que tenga con las audiencias. Esas audiencias perciben claramente cuándo un medio es leal con ellas y cuándo no. Para que este proyecto sea sostenible en el tiempo y para que se vuelva un orgullo de los colombianos, que es lo que estamos buscando, el esfuerzo que tenemos que hacer es demostrar en cada decisión editorial ese equilibrio, profundidad y compromiso con la ciudadanía para que la gente se sienta confiada de entregarle su tiempo. Ese es el gran desafío que tenemos.

Invito a todo mundo a que vea este programa y nos acompañen en estos primeros pasos que, como en la vida de todas las personas y proyectos, siempre son difíciles, pero que perciban claramente esa intención que hay de independencia y esa conciencia está muy clara, no solo en la entidad, sino en el Gobierno Nacional. Estamos muy tranquilos porque no sentimos ningún tipo de injerencia o intervención. Al contrario, la manifestación permanente, en público, del propio presidente de la República, es en el sentido de que la independencia de los medios públicos es el gran capital que tienen. Él conoce ese asunto.

¿Tuvo la oportunidad de hablar del proyecto con el presidente?

No he hablado con el presidente sobre este tema en profundidad, pero sí le puedo contar una cosa. Antes de ser presidente de Colombia, tuve la oportunidad de conversar con Iván Duque un par de veces sobre temas de medios de comunicación. A él le gusta mucho el tema. Es una persona que sigue mucho los medios, no solo en Colombia, sino en el mundo. Él vivió en Estados Unidos mucho tiempo y le gustaba ese asunto. Conversaba mucho con periodistas sobre el tema de medios. Los colegas que lo conocieron cuando estuvo allá y después acá, pueden dar fe de eso.

Siempre subrayó la importancia de la independencia de los medios y es una persona absolutamente respetuosa de eso. Gracias a eso y a la certeza de hacia dónde debe ir este proyecto, que debemos cuidar y preservar, de manera leal y transparente con el público, podemos tener la tranquilidad de que esto va a ser otro aporte más a la importancia de la información en los medios públicos en Colombia.

Fíjese lo que pasa en los medios públicos regionales en televisión, que han construido un gran ámbito de influencia en sus territorios sobre la base de las noticias. Es un esquema muy parecido en su funcionamiento al que tiene el Sistema de Medios Públicos. ¿Quién puede negar que las noticias en Telecaribe no son importantes e influyentes, y no han aportado a mucho a la región? Pasa lo mismo con las noticias de Telepacífico, Noti5, TeleAntioquia, TeleMedellín y el mismo Canal Capital, que han hecho un aporte importantísimo a sus regiones y al país. Este es un paso más en ese sentido.

¿El televidente que se siente a ver el noticiero puede tener la tranquilidad de que no hay ninguna injerencia del Gobierno y que la información que se presenta es independiente?

Absolutamente.

Uno de los referentes en materia de medios públicos y tratamiento de la información es la BBC. ¿Buscan ese modelo y que haya una separación estricta entre Gobierno y medios públicos?

Sí. Es un escenario conveniente. La independencia de la información en los sistemas de medios públicos es absolutamente necesaria, pero sobre todo pensando en un medio que es de todos. En el Sistema de Medios Públicos debe ser incluso más evidente. Ese es el camino que corresponde para fortalecerlos: una independencia clara y todo lo que suceda en sentido contrario no es deseable. Hacia allá debemos encaminarnos.

¿Cómo será el cubrimiento de noticias que atañen al Gobierno y que hacen parte de la gestión?

El esquema que ha montado el director del noticiero con su equipo es similar al que tienen otros. Es decir, hay un periodista asignado a la fuente y el canal de comunicación con las fuentes es el mismo que pueden tener los periodistas, los editores de área y el director del noticiero. Habrá un periodista que cubrirá la fuente política y deberá cubrir todas las fuentes, con todos los partidos, incluyendo el partido de gobierno y los partidos de oposición. Deberá abarcar de manera amplía y transparente a todos los sectores en todas las áreas. Esa es la instrucción, esa es la forma en que se va a trabajar.

Eso sí, estar muy atentos a que la información sea equilibrada. En un escenario como el que estamos, y lo digo como gerente y como televidente, mi propósito es ser equilibrado. Mi aspiración mínima es ser justo con el tratamiento que se le da a la información y eso implica siempre tener en el checklist de las cosas que debe hacer uno como reportero incluir las versiones de lado y lado en cualquier cubrimiento noticioso que lo amerite.

¿Cómo va a ser la apertura de espacios para la oposición?

Eso está determinado por la coyuntura noticiosa. Cuando esa coyuntura implique que haya presencia, opiniones o manifestaciones de los partidos de oposición, de políticos, personalidades o sectores sociales que tengan que decir algo que aporte a esa variedad de información tienen las puertas totalmente abiertas. Eso es absolutamente claro.

¿Cómo será el cubrimiento de temas sensibles y polarizadores, como el caso judicial contra el expresidente Uribe? ¿cómo mantenerse a raya y, desde un medio público, poder ser crítico y neutral?

La gente está esperando del Sistema de Medios Públicos un cubrimiento equilibrado y confiable. Es decir, un espacio, que si es de todos, me pueda acercar con tranquilidad a que me cuenten las cosas que pasaron como son. Y si hay una controversia pública sobre algún tema, escuchar las versiones de los unos y los otros. Y tener la aspiración absoluta que el foco de ese trabajo es tratar de ser justos con el manejo de la información. Si uno va por ahí va bien encaminado.

¿Se puede esperar una postura crítica hacia el Gobierno?

Cuando haya personas que expresen sus posiciones frente a algún tema que tenga que ver con el Gobierno van a tener cabida. Sin duda. Si hay un tema que destacar, que tenga impacto en la opinión pública y en el país, en el que el Gobierno o sus funcionarios deban responder o explicar, seguramente van a tener su espacio. No esperen que eso no ocurra. Eso va a pasar.

Por ser un medio público supone uno cierto énfasis al cubrimiento de temas estatales, todo esto justo cuando la imagen del presidente sigue de capa caída. ¿No se está sabiendo comunicar?

Las conversaciones que he tenido con el equipo editorial están muy claras: aquí la agenda no se va a escoger como se escoge la agenda del Gobierno. Se elige por el impacto e interés que tienen las informaciones en la sociedad. Entre más gente se vea afectada o la información genere algún interés particular de algo que esté ocurriendo en Colombia y el mundo ese será el parámetro al armar la agenda de información. No es una agenda de Gobierno. Esa agenda va por otro lado y el Gobierno tiene sus canales de información para dar a conocer sus temas.

Le puede interesar: ¿Cómo está comunicando el presidente Duque?

Lo que vamos a hacer de manera permanente es funcionar como cualquier medio de comunicación, cubriendo las fuentes del Estado y Gobierno, pero también otras. Para nosotros, el criterio para la selección de noticias de ninguna manera puede ser la agenda de Gobierno. Es una referencia, como puede ser la agenda de la oposición de deportes o de justicia. El foco de la construcción de la información –eso está claro y es la línea que se le ha dado a los periodistas– va a ser el interés público.

¿Y habrá énfasis a los temas de gobierno?

No, para nada.

Cómo gerente del Sistema de Medios Públicos, ¿cuál es su visión frente al programa Prevención y Acción? ¿cree que ya cumplió su ciclo?

Es un espacio independiente. Ha jugado un papel importante en términos de divulgar, con un mayor alcance, información relacionada con el COVID y con las actividades de reactivación en el país. ¿Sobre si ya cumplió un ciclo o no? Me fijaría en los temas de rating para poder hacer un juicio en ese sentido. Cuando un espacio informativo, de entretenimiento o deportivo pierde el interés y cumple su ciclo los niveles de sintonía inmediatamente caen.

Lea también: El pobre rating del programa presidencial ‘Prevención y Acción’

Lo que he visto en términos de rating es que desde el comienzo del programa hasta ahora, en los canales donde se transmite, los niveles de sintonía no han tenido una variación significativa. Hay interés de la ciudadanía por ver ese tipo de información. Hay una relevancia mayor porque estamos en pleno proceso de vacunación en Colombia y toda la información se está focalizado en ese programa, donde hay expertos y el propio presidente está explicando qué está pasando. Mientras el público esté expresando, a través de las mediciones, que el programa no ha terminado su ciclo de interés, pues está cumpliendo su cometido.

¿Y qué opina del cubrimiento que ha hecho el Gobierno y en particular el presidente Duque a la hora de comunicar los temas de la pandemia? Se lo pregunto porque los periodistas nos quedamos casi sin poder contra preguntar mucho de lo que se dice allí.

El esquema que se está usando tiene muchas cosas buenas. Tiene unas plataformas de distribución de información que son poderosas y tienen mucho alcance. He visto que el presidente está permanentemente dando entrevistas en medios. Pero el formato de antes, cuando el presidente hacía una declaración y los periodistas estaban con él y tenían la oportunidad de preguntarle, se ha visto afectado por la pandemia, en el sentido en que la rutina de cubrimiento no es la misma de antes.

Supongo que lo que va a pasar es que, en la medida que pase el tiempo y la situación se vaya normalizando, esas rutinas van a regresar. Ante ese obstáculo la opción de usar estas plataformas de comunicación ha funcionado. Como periodista es deseable que haya más interacción con los periodistas de manera cotidiana, aunque veo también que el presidente ha estado atendiendo prensa de manera regular.

El episodio Bieri demostró que muchas veces el Sistema de Medios Públicos termina supeditado al gobierno de turno. A un año de elecciones, ¿este noticiero tendrá alguna tendencia política?

Puede tener la certeza de que no. Este es un noticiero que va a tener como foco la calidad de la información para todos los colombianos, incluidos todos los sectores. Nuestra determinación como empresa, y los responsables del área editorial, es esa. El gran capital de los medios es su credibilidad y esa credibilidad pasa por el equilibrio. Entendemos perfectamente que estamos ad portas de un proceso muy importante y lo que va a encontrar la gente aquí es un espacio donde todo el mundo va a tener su lugar. Un espacio contra la polarización de medios y opiniones que se ve en medios tradicionales y en las redes sociales. Aquí van a tener un lugar donde habrá espacio para todas las voces sin discriminación alguna.

¿Por qué lanzar el noticiero a un año de elecciones?

Es natural que haya ese tipo de observaciones, más cuando hay un ambiente tan complejo como el que hay ahora y que se va a poner peor. Ya expliqué el origen de esto y las fechas en las cuales empezó a trabajarse en todo este proyecto de fortalecimiento de producción del Sistema de Medios Públicos. No tiene nada que ver con el proceso electoral y está absolutamente desligado de esto. Es un trabajo para fortalecer el Sistema de Medios Públicos, que es de todos.

Twitter: @Currinche

jgonzalez@elespectador.com

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.