7 May 2019 - 6:57 p. m.

Reforma a la Justicia se salva, por ahora

La reforma constitucional es impulsada por Cambio Radical y fue aprobada en su primer debate, de ocho que deben realizarse. Sin embargo, los tiempos están muy apretados para que sea una realidad antes del 16 de junio.

-Redacción Política

El Espectador
El Espectador

La Comisión Primera de Senado aprobó en fecha límite el acto legislativo para reformar el sistema de justicia colombiano. Ahora, el articulado tendrá que ser debatido la próxima semana en la plenaria de esta corporación y antes del 16 de junio deberá haber surtido dos debates más, de la primera fase, en la Cámara de Representantes, de lo contrario la iniciativa se habrá hundido.

A juicio del Senador Germán Varón, autor de la iniciativa, que a su vez recoge la propuesta del exvicepresidente Germán Vargas Lleras en sus planteamientos de campaña, no toca los aspectos más controversiales del actual sistema judicial como lo son las funciones electorales de las altas cortes, el juzgamiento de altos funcionarios del Estado o la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura.

Para contexto: Agenda legislativa: con el agua al cuello

“El principal objetivo de esta reforma es acercar al ciudadano a la justicia, no nos metemos con los temas de las cortes y no nos metemos con la división de poderes. Acercar el ciudadano a la justicia, que la tenga más pronta y que sea mucho más rápidas en sus decisiones”, explicó el parlamentario de Cambio Radical quien además señaló que, de aprobarse la norma, se echará a andar un importante andamiaje de descongestión de la rama para que los trámites administrativos sean más céleres.

“La comisión obró con coherencia para enfocarnos en acercar al ciudadano al sistema judicial. Se trata de dar organismos, medios y medidas de orden administrativo para lograr que las decisiones que tomen los jueces y los magistrados sean más rápidos. Sirve para que dificultad que tenga una persona con otro particular o el Estado se resuelva de manera rápida, y que no sean procesos que tomen cinco o seis años”, aseguró Varón.

A pesar del avance del proyecto, es evidente que los tiempos no le son favorables. De sesiones ordinarias quedan cinco semanas y le faltan tres debates  del primer ciclo para terminar su trámite de primera vuelta. Además, para pasar de una a otra cámara existen unos tiempos, ocho días de comisión primera plenaria y quince días de corporación a corporación, lo cual indica que el proyecto no puede ser discutido por más de dos días en cada debate.

Con el agravante de que el Centro Democrático ya anunció que insistirá en temas como el Tribunal de Aforados y que el gobierno del presidente Duque considera que aún faltan temas por ser incluidos.

“Esta no es una reforma presentada por el Gobierno Nacional, el cual tomó la decisión de acompañar el proceso y debate acá porque valoramos todo lo bueno que se haga para el mejoramiento de la justicia, y parte de los puntos en los que había acuerdo en la reforma anterior que se hundió en Cámara. Entonces, ya había consenso en temas como  elevar los requisitos para ser magistrado de las altas cortes y limitar la responsabilidad del Estado modificando el artículo 90. Pero, hay temas que el gobierno no comparte como pasarle funciones jurisdiccionales a abogados y notarios. La vía para hacerlo es la desjudicialización de conflictos y no asumir ni pasar esas facultades a otros”, manifestó la ministra de Justicia Gloria María Borrero.

Síguenos en Google Noticias