Publicidad
22 May 2022 - 2:00 a. m.

“Signos de alarma”, en la próxima jornada electoral

Gonzalo Sánchez, exdirector del Centro Nacional de Memoria Histórica y sociólogo experto en el estudio del conflicto que ha padecido Colombia, analiza el momento de alta tensión que vive el país, a las puertas de una elección presidencial que podría trasladar el control del poder político de los partidos tradicionales a las manos de un grupo social nuevo que irrumpe desde las clases populares.
Advierte Gonzalo Sánchez: “... bloquear expectativas y procesos institucionales sería un “bombazo” social que ninguna fuerza política, ninguna, insisto, estaría en capacidad de contener”.
Advierte Gonzalo Sánchez: “... bloquear expectativas y procesos institucionales sería un “bombazo” social que ninguna fuerza política, ninguna, insisto, estaría en capacidad de contener”.
Foto: Óscar Pérez

A una semana de la primera vuelta presidencial, se siente un clima de peligrosa tensión. ¿Esta es solo efecto de la confrontación verbal usual entre campañas rivales o el país podría pasar a hechos violentos?

En momentos de polarización política y de fácil salto de la violencia verbal a la violencia asesina, vuelven a la mente las imágenes del 9 de abril (de 1948, asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán). El inconsciente de la violencia no deja de acecharnos. Pero Colombia debe liberarse de la idea fatalista de repetición del pasado y tiene que aprender de sus grandes tragedias. Por tanto, más que pensar en el vértigo de la repetición de un 9 de abril, habría que preguntarse cuánto se hubiera ahorrado el país sin el asesinato de Gaitán, sin ese 9 de abril y sin la violencia. Y sin todo lo que vino después.

Síguenos en Google Noticias