24 Aug 2020 - 11:00 a. m.

Tasajera y Ciénaga Grande de Santa Marta, a control político este lunes

El debate, citado por el senador Efraín Cepeda, discutirá los problemas que han sumido en la pobreza a las poblaciones vecinas de la ciénaga.

El 6 de julio pasado, la explosión de un camión cisterna accidentado en la vía Ciénaga-Barranquilla dejó como saldo 45 muertos y más de una decena de heridos. El estallido ocurrió en momentos en que una multitud extraía gasolina del vehículo, por lo que las llamas cubrieron los cuerpos de unos y calcinaron en el lugar a otros. Ese hecho puso a Tasajera, un corregimiento del municipio de Pueblo Viejo (Magdalena), en los ojos del país.

Ha pasado más de un mes de la tragedia y aún hay personas hospitalizadas por las graves quemaduras sufridas, sin embargo, el hecho puntual sacó a la luz, nuevamente, las miserias que vive esa población que, como otras cercanas, sufren hoy el abandono estatal, la falta de oportunidades y de inversión social y las consecuencias de otras acciones que han empobrecido al pueblo.

En ese contexto llega este lunes, a las 9 de la mañana, un debate de control político en la Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado de la República, al que fueron citados funcionarios como Ricardo Lozano, ministro de Ambiente; Ángela María Orozco, ministra de Transporte; Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda; y Luis Alberto Ospino, director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), entre otros más, para conocer soluciones destinadas a esos territorios en el Caribe.

Lea también: Tasajera: historia de una tragedia a cuentagotas

Según el senador citante, Efraín Cepeda (Partido Conservador), el debate girará alrededor de tres grandes temas: la doble calzada Ciénaga-Barranquilla, la doble calzada Barranquilla-Cartagena y la situación de la Ciénaga Grande de Santa Marta, sobre la que denuncia que hay “manos criminales que han empobrecido a los municipios aledaños, entre ellos Tasajera”.

“Hay una situación preocupante y es que secuestran los ríos, las fuentes de agua que bajan de la Sierra Nevada de Santa Marta, y se rompe el intercambio de agua salada y agua dulce en la desembocadura. El río Aracataca, por ejemplo, que desembocaba en la Ciénaga Grande, ahora desemboca en fincas de grandes terratenientes del sector agropecuario que riegan sus cultivos gratis mientras que la gente se empobrece”, señala Cepeda. Esa situación ha propiciado, incluso, el desplazamiento de poblaciones.

Sobre este asunto, el senador manifiesta que se han hecho gestiones para que la Ciénaga Grande quede incluida en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y pueda haber inversiones millonarias para lograr que el río Aracataca, por ejemplo, vuelva a desembocar en ese cuerpo de agua.

La afectación directa sobre la población es que se ha reducido la pesca a números mínimos, que es la forma en la que subsiste esta población, mientras que grandes empresarios se enriquecen con el agua de los ríos. De igual manera, denunció que hay depredación del mangle en ese sector para fabricar carbón vegetal. Dice Cepeda que “hay fotografías de grandes tractomulas recogiendo carbón. Se dice que van a unas bodegas y luego se exporta”.

“Es una invitación a la Fiscalía también porque hay denuncias muy graves. La gente piensa que el criminal es el pequeño campesino que tumbó un árbol para tener un poco de carbón, pero realmente son grandes empresarios que van con camiones”, dijo el congresista.

Doble calzada

El debate de control político también tiene intenciones de tener respuestas sobre el futuro de los proyectos de doble calzada en ese sector. “Se necesita la doble calzada porque es una vía estratégica para la Nación, que une los tres puertos del Caribe. Son vías estratégicas para el turismo, y donde hay una doble calzada se genera empleo y desarrollo”, comentó Cepeda.

Otra de las propuestas es que con la construcción de los viaductos se generen cerca de 4.000 empleos que puedan beneficiar a las poblaciones aledañas. “Vamos a propones una alianza con el Sena para capacitar a las personas y puedan trabajar en la construcción de esas vías, cuyo desarrollo duraría al menos dos años. “Sería un bálsamo para esa población empobrecida”, concluyó el senador.

Comparte: