30 May 2018 - 2:00 a. m.

“Tenemos que responder a lo que viene”: Sergio Fajardo

El excandidato de la Coalición Colombia asegura que en los próximos días fijará, junto a Claudia López y Jorge Robledo, una posición para la segunda vuelta, como acto de responsabilidad con sus más de 4’500.000 electores.

Germán Gómez Polo - Twitter: @TresEnMil

Sergio Fajardo reitera que esta fue su última candidatura a un cargo de elección popular, pero que el proyecto de la Coalición Colombia seguirá en las regionales de 2019.  / Mauricio Alvarado - El Espectador
Sergio Fajardo reitera que esta fue su última candidatura a un cargo de elección popular, pero que el proyecto de la Coalición Colombia seguirá en las regionales de 2019. / Mauricio Alvarado - El Espectador

En la sede de Sergio Fajardo, en el barrio Teusaquillo de Bogotá, las sillas están amontonadas por todas partes. En medio de la resaca electoral por haber quedado tan cerca de la segunda vuelta, intentan recoger todo para dejar el lugar. Algunos los felicitan por la votación y otros lamentan que hoy no se esté en esta nueva etapa de la carrera, por eso están confundidos en lo que sienten. No saben si están más felices o más tristes.

En el segundo piso hay una especie de sala de juntas, en la que ya hubo una reunión de la llamada Coalición Colombia. Desde allí, Fajardo anuncia que en los próximos días habrá una posición oficial sobre la segunda vuelta presidencial, así como su deseo de continuar con el proyecto para las elecciones regionales de 2019, y asegura que esta fue su última candidatura a la Presidencia. Fajardo sacó 4’589.696 votos. 261.558 lo apartaron de estar en la segunda vuelta. Estuvo a un centímetro, dice.

Estuvo a punto de entrar a la segunda vuelta...

Esto es un aterrizaje muy emocionante, pero es una situación muy particular. Una campaña política, y con el espíritu con el que la hacemos, tiene una exigencia física difícil de imaginar. Es de una intensidad que se requiere muy buen estado físico para soportarla. Todavía tengo buen estado físico, pero llevo mes y medio sin montar bicicleta, que es mi forma de mantenerme. En términos mentales también es de una exigencia impresionante. Es una tensión, una cantidad de problemas sueltos, de circunstancias, cada paso, cada palabra puede ser trascendental, entonces, esa combinación hace que la política sea muy exigente. También está la tristeza de no haber alcanzado el lugar que hubiésemos querido alcanzar. Es natural. Estuvimos a un centímetro. La cantidad de gente que participó, la cantidad de voluntarios. Por otra parte está el orgullo y la satisfacción de lo que hicimos, porque no tengo la menor duda de que escribimos un capítulo de la política que es hacerla de una forma diferente, con una manera de acercarnos a la gente, en medio de unas circunstancias, a mi modo de ver, perturbadoras en muchos sentidos. Introdujimos algo que no estaba y es el sentido de la esperanza.

Además de los votos, ¿qué faltó para entrar en la segunda vuelta?

Creo que hicimos un trabajo extraordinario. Fue una competencia, pero como principio tengo que cuando termine la competencia nunca miramos para atrás para decir “si hubiese hecho esto, hubiese ganado”. Es muy fácil ser inteligente hacia atrás y construir una cantidad de razones, pero en términos generales hicimos un despliegue extraordinario y no tengo reparos ni vivo del mundo de la amargura.

¿Se mantiene en que no hace acuerdos con ninguno de los dos candidatos que tienen posibilidad de llegar a la Casa de Nariño?

Yo he dicho que hago parte de la Coalición Colombia. Fui inscrito por tres fuerzas políticas y mi candidatura es la expresión de esa alianza. Los interlocutores hemos sido Claudia López, Jorge Robledo, Antanas Mockus y yo. Y como coalición tenemos que responder a lo que viene a continuación. Esa respuesta todavía no la tenemos elaborada. Nos vamos a reunir para discutir sobre esas reflexiones. Espero que sea lo más pronto posible, porque no podemos dejar a nadie en vilo. Eso tiene que venir pronto.

Le puede interesar: Responsabilidades políticas tras derrotas electorales

Es decir, sí va a haber una posición para la segunda vuelta...

Claro que sí. Es nuestra obligación y es una responsabilidad con el país, porque lo que hicimos fue mostrar que aquí hay otras voces muy potentes. Quien sea que quede presidente, no puede menospreciar estas expresiones.

Hay voces dentro del Polo y la Alianza Verde que dicen que hay que apoyar a Petro, ¿qué tanto comparte esa idea?

Yo me he basado en un principio: nadie tiene que estar en donde no quiere estar. He sido respetuoso de eso desde la campaña. Nuestra política ha apelado a la ciudadanía y ese es el poder que tenemos.

¿Para dónde cree que se van a ir los votos de Sergio Fajardo?

Esa respuesta no la puedo dar. Todavía falta mucho tiempo y nosotros siempre convocamos a la ciudadanía desde el espíritu libre. No es un momento fugaz, sino un recorrido. La riqueza más grande que hay en política es la confianza y no se construye en un momento ni en una circunstancia particular. Hay gente que es brillante y tiene una idea extraordinaria en un momento, pero siempre digo que se mire la trayectoria, que es la que le dice a usted con quién estoy.

La votación que sacó el domingo fue mayor que la de la Ola Verde en 2010, ¿existe el fajardismo?

Siempre me da pena hablar del fajardismo. Yo creo que, en cabeza mía, convocamos a un montón de personas y la sociedad colombiana estuvo mirando a quienes fuimos candidatos, y esta votación está asociada, en buena parte, a como yo me comporté. Me siento feliz y orgulloso de lo que hicimos. Ayer estuve en una entrevista en CM& y allá había ganado la votación interna y había una cantidad de personas que querían saludarme. Lo mismo pasó en CNN y luego en un restaurante. Hay un sentido de pérdida para muchas personas, se nos perdió una oportunidad, pero para muchas personas significó un salto nacional y me siento honrado con esa moción de profesor, de honrado, de decente, de constructor.

Usted ha tenido cuidado de que no lo relacionen ni con Duque ni con Petro, pero no hay duda de que su programa tiene mayor afinidad con el de Petro. Hay quienes dicen que votar en blanco o no votar es votar por el uribismo y que la única forma de derrotarlo es votar por Petro. ¿Está de acuerdo con eso?

He dicho que vamos a hacer una manifestación pública para explicar cuál va a ser nuestro voto. No voy a cambiar la respuesta. Creo que el voto en blanco es una expresión política y otra cosa es abstenerse, que es dar la espalda. Uno vota en blanco pensando.

Gustavo Petro le ofreció ser parte del gabinete en un eventual gobierno, ¿aceptaría ese llamado?

No, pero no es por despreciar a Gustavo Petro o a Iván Duque. Juan Manuel Santos me ofreció en enero de 2016 que fuera ministro, y le dije que no porque estamos en un proyecto político que avanza y se construye. Mi obligación es con ese proyecto político. No aceptaría ningún ministerio por esa razón.

Dentro de sus votantes hay gente que dice que votará por Petro, otros por Duque. ¿Cuál es la característica que tiene la masa que salió a votar por usted el domingo?

Nosotros rompemos el esquema político tradicional y somos capaces de construir un terreno en el que muchas personas pueden entrar y se sienten cómodas. Una cosa es una trinchera, otra cosa es un lugar en el que se puede convivir y participar. Esa es una riqueza nuestra, que podemos ser diferentes sin ser enemigos.

Lea también: La U, en libertad para segunda vuelta

Las encuestas decían que usted era el único que le ganaba a Duque en segunda vuelta, ¿hubo mucha cabeza caliente votando por los extremos?

Aquí surgió una competencia desde la consulta en marzo. El país estaba enfocado en esa polarización Petro-Duque. Lo que nosotros hicimos fue construir y casi que logramos lo que nos propusimos ser: una propuesta que cambie la política y cambie a Colombia. Nos faltó muy poquito. No ando con calificativos. La gente votó por el que quiso, como votaron las personas que lo hicieron por nosotros. A nuestra gente le dije que había que aprender a perder y a respetar.

¿Qué ha hablado con Claudia López y Jorge Robledo?

Hablamos el domingo, de lo que venía y del esfuerzo de cada uno, que fue grande. Fuimos por toda Colombia y cada uno iba visitando un lado. Quedamos en que nos reuniríamos y tenemos que llegar pronto a una manifestación que represente lo que significa la Coalición Colombia.

¿Qué opina de los resultados de Germán Vargas Lleras?

Que este país cambió hace rato y no han querido entender que en Colombia hay una expresión política distinta. Los jóvenes fueron extraordinarios. Siempre se dijo que no participaban en política y no votan. Falso. Colombia tiene una generación joven maravillosa. El nuevo presidente va a llegar a una situación de mucha contradicción y en ese mundo hay una generación de jóvenes conscientes de participar en la vida del país, que entienden el tema ambiental, del desarrollo de las mujeres y convencidos de la educación. Este es el período más difícil en términos políticos en el país desde que tengo uso de conciencia.

¿En qué queda la Coalición Colombia?

Tenemos un reto, que es fortalecernos. Y, si seguimos juntos, en 2019 vamos a tener una participación política local y regional excelente, con base en una nueva fuerza en Colombia. A nosotros nadie nos abrió camino. En Medellín nos enfrentamos a pie a las maquinarias más poderosas, igual como lo hicimos en estas elecciones. Ahora, ya abrimos una puerta y no todos tendrán que empezar de cero.

Queda la disputa del poder dividido en dos extremos. ¿Como prevé los días que quedan de campaña?

Van a ser muy agresivos. Siempre he dicho que de la forma como se llega al poder, así se gobierna. Si usted llega al poder en medio de la agresión y la rabia, también va a gobernar así. Ojalá esté equivocado y entre ellos puedan hacer una competencia limpia, pero mi intuición me dice lo contrario.

¿Esos más de 4'500.000 votos no le hacen pensar en una nueva aspiración?

Cuando sacamos esta votación, Colombia miró a Fajardo, pero yo había dicho esto. No fue que lo inventé. Tengo el compromiso de trabajar por el liderazgo político de muchas personas, seguiré en la política y el reto es 2019. Pero tengo que trabajar, yo no he vivido de la política. Ahora me toca buscar si puedo dar unas conferencias.

¿Pero volvería aspirar?

Dije que nunca volvería a aspirar a un cargo por medio de elecciones. Esta fue mi última participación como candidato, eso es lo que digo hoy.

También le puede interesar: 

Comparte: