Megan Fox
Megan Fox
Getty
14 Oct 2021 - 4:59 p. m.

Así es vivir con Dismorfia Corporal, el trastorno de Megan Fox de Transformers

La actriz Megan Fox confesó que sufre un trastorno mental llamado Dismorfia Corporal, que la lleva a padecer inseguridades profundas.

Redacción Vea

Megan Fox, la actriz que se hizo mundialmente famosa por la película Transformers, está catalogada como una de las más bellas y sexis del planeta, sin embargo, para ella la situación no es así. Ella y su novio, Machine Gun Kelly, con quien tiene una relación desde que se separó del también músico Brian Austin Green, el padre de sus tres hijos, fueron el tema central de la revista británica GQ y además de hablar de su buen momento en pareja, dejó sorprendidos a sus seguidores con las revelaciones que tienen que ver con un padecimiento que sufre.

También te puede interesar: ¿Qué hizo el profesor de La Casa de Papel cuando fue diagnosticado con cáncer?

La actriz confesó que hace un tiempo fue diagnosticada con dismorfia corporal, una enfermedad que la ha llevado a tener “muchas inseguridades profundas”. Ella dijo que a simple vista “podemos mirar a alguien y pensar: ‘Esa persona es tan hermosa, su vida debe ser muy fácil’. Lo más probable es que no se sienta así”.

Pero ¿qué es la Dismorfia que refiere la famosa actriz? Se trata de un trastorno en el cual la persona se centra y piensa en uno o varios defectos que tienen y que para los demás pueden pasar desapercibidos. Esta fijación extrema hace a la persona sentirse apenada, infeliz e insegura. Este padecimiento también lleva al paciente a evitar socializar.

Aquí las noticias que son tendencia

“Sí, tengo dismorfia corporal. Tengo muchas inseguridades profundas”, fueron las palabras de Megan, de 35 años, que también estuvo en Tortugas Ninja.

No es la primera vez que Megan se refiere a su salud mental. Hace un par de años en una entrevista con Entertainment Tonight, dijo que, en 2009, luego del estreno de Jennifer´s Body había colapsado psicológicamente. “No quería que me vieran, no quería tener que hacerme una foto, caminar sobre una alfombra, no quería que me vieran en público en absoluto porque sentía miedo, y tenía la creencia y la certeza absoluta de que se burlarían de mí, o me escupirían, o alguien me gritaría, o la gente me apedrearía o me atacaría... Pasé por un momento muy oscuro después de eso”.

Comparte: