7 Sep 2021 - 6:51 p. m.

Abrir la ventana: el secreto para disminuir el contagio de COVID-19

Un estudio publicado en el portal Research Square demostró que ventilar una habitación puede disminuir significativamente la cantidad de COVID-19 presente en el ambiente.

Los investigadores estudiaron 35 estudiantes de la Universidad de Oregon que dieron positivo para el nuevo coronavirus entre enero y mayo del 2021. 17 hombres y 18 mujeres entre 18 y 24 años estuvieron en un dormitorio en aislamiento durante el estudio.

Aunque el documento no ha sido publicado en una revista científica y, por lo tanto, no ha sido revisado por pares, la galardonada periodista científica Emily Anthes, escribió para el diario New York Time que podría considerarse como “evidencia importante para demostrar que el virus se propaga por medio del aire en una habitación con personas infectadas”.

Para el estudio los investigadores usaron placas de Petri, un recipiente de vidrio donde se recolectan microorganismos, y varias veces al día recogieron muestras de varias superficies como celulares y computadores, así como de la nariz y la boca de los estudiantes. Luego de recolectar las muestras, midieron la cantidad de virus que había en ellas y los datos confirmaron que existía un vínculo evidente entre la cantidad de virus que portaban los estudiantes y la carga viral que se encontraba en el dormitorio.

“Encontramos que las muestras de los sujetos evidencian una disminución en la carga viral general a lo largo del tiempo. Los síntomas impactan significativamente”, afirman en el informe. Esto último, según explican, debido a que mientras los estudiantes tenían síntomas se encontró más virus en la habitación que cuando ya los síntomas habían disminuido. Sin embargo, los estudiantes asintomáticos también emitían mucho virus los primeros días del contagio.

“Con este estudio proporcionamos la primera evidencia obtenida de un experimento del mundo real, y no de proyecciones, de una disminución de la carga de SARS-CoV-2 en aerosol con una mayor ventilación, sin importar si proviene de fuentes mecánicas como de ventanas”, asegura el informe.

Los expertos esperan que este documento aporte a la orientación de estrategias de vigilancia para controlar mejor la propagación del SARS-CoV-2 dentro de los sitios cerrados y proteger mejor a las personas con COVID-19.

Comparte: