18 May 2020 - 6:03 p. m.

Buenas noticias: en medio de la pandemia un niño de 10 años recibe trasplante de corazón

El equipo médico de la Fundación Cardiovascular de Colombia realizó el primer trasplante pediátrico de corazón en medio de la emergencia ocasionada por la pandemia del COVID-19. Realizar el procedimiento se convirtió en un reto aún más grande debido a la escasez de donantes y a la necesidad de reforzar los protocolos de bioseguridad.

* Redacción salud

A la dificultad existente de realizar un trasplante de corazón a un paciente pediátrico se le sumaba ahora la disminución dramática del número de donantes por razones derivadas de la pandemia, como el aislamiento y las restricciones de movilización.  / Cortesía FCV
A la dificultad existente de realizar un trasplante de corazón a un paciente pediátrico se le sumaba ahora la disminución dramática del número de donantes por razones derivadas de la pandemia, como el aislamiento y las restricciones de movilización. / Cortesía FCV

Thomás, un niño de 10 años, llegó a la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV) en Santander, desde Barranquilla, tras recibir diagnósticos y conceptos de diferentes expertos. Tenía una cardiopatía dilatada -una enfermedad que aumenta el tamaño del corazón al punto de impedirle funcionar óptimamente- y necesitaba un trasplante.

La emergencia nacional por el nuevo coronavirus impuso más retos para desarrollar el procedimiento. Sin embargo, el menor se convirtió en el primer paciente pediátrico del país en recibir un trasplante de corazón en medio de la pandemia.

“Fue una enfermedad que nos tomó por sorpresa. Él era un niño totalmente sano y en diciembre pasado comenzó a presentar síntomas como dolor de estómago, mareo y vómito. Como si fuera una gastritis. Pero terminó siendo una cardiopatía dilatada”, comentó Yuleini Díaz Noguera, madre del menor.

En palabras Javier Castro Monsalve, jefe del servicio de cardiología pediátrica de la FCV, el menor presentaba una enfermedad en la que el corazón se debilita, crece y no es capaz de bombear la sangre que el cuerpo necesita, en palabras técnicas, una miocardiopatía dilatada idiopática. “En estos casos, el corazón se puede debilitar en una forma leve, moderada o severa y, en el niño, el corazón estaba severamente afectado”, explicó.

Thomas se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la FCV con medicamentos para mantener las funciones mínimas de su corazón, mientras esperaba en lista para el trasplante. “El mayor número de nuestros donantes son adultos. La cantidad de donantes pediátricos es mínima, lo cual quiere decir que cuando un paciente pediátrico requiere un corazón para ser trasplantado, tiene muy poca posibilidad, porque la mayoría tendrá una desproporción en tamaño respecto a el que está necesitando”, aseguró Antonio Figueredo Moreno, jefe de cirugía cardiovascular de la FCV.

A la dificultad existente de realizar un trasplante de corazón a un paciente pediátrico se le sumaba ahora la disminución dramática del número de donantes por razones derivadas de la pandemia, como el aislamiento, las limitaciones para la consulta y las restricciones en la movilización, informó Figueredo. Incluso, algunas medidas como un corazón artificial fueron propuestas a la madre del menor.

“Me comentaron sobre algunas alternativas, porque la búsqueda del corazón era un tema complejo, y más ahora por la cuarentena. Pero yo mantuve la esperanza de que ocurriría, y así se dio”, cuenta Díaz.

Cuando se confirmó la noticia de un posible donante cerca de la capital santandereana, se iniciaron los análisis para determinar la compatibilidad. “Además de las pruebas que se realizan siempre en estos casos, esta vez se tuvo que desarrollar una adicional para descartar que el donante estuviera infectado por el SARS-CoV-2”, informó la Fundación.

En cuatro horas y medias se realizó el rescate del órgano y el trasplante. Sin embargo, el día en el que se hizo el proceso se tuvo que coordinar también con la Aeronáutica Civil para ampliar el horario del Aeropuerto Palonegro de Bucaramanga, que durante este tiempo de emergencia nacional opera hasta las 5:00 p.m.

“La posibilidad de continuar realizando trasplantes de forma segura en medio de la emergencia se debe al compromiso y trabajo arduo de un equipo compuesto por diferentes profesionales de la salud como operativos de trasplante, instrumentadoras, cirujanos cardiovasculares, perfusionistas, enfermeras y cardiólogos, entre otros. Además, el apoyo de las instituciones que generan potenciales donantes y las familias que aceptan la donación”, comentó Laura Hernández, coordinadora de Trasplantes de la FCV.

* Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus

*Apóyanos con tu suscripción. 

Síguenos en Google Noticias