Publicidad
22 May 2022 - 2:00 a. m.

Células madre, ¿entre la ciencia y la charlatanería?

Los tratamientos, que en otros países están prohibidos, en Colombia los ofrecen en centros de salud bajo la promesa de que sirven para tratar desde leucemia hasta la disfunción eréctil. La falta de regulación ha abierto una zona gris, donde unos intentan investigar y otros venden falsas esperanzas.
Juan Diego Quiceno

Juan Diego Quiceno

Periodista de Vivir
Extranjeros vienen a Medellín, Bogotá y otras ciudades para los costosos tratamientos.
Extranjeros vienen a Medellín, Bogotá y otras ciudades para los costosos tratamientos.
Foto: sukanya sitthikongsak

Salamandras y hombres compartimos un grado de respuesta común a las heridas. Cuando algo lacera el cuerpo, desde el corte más superficial hasta la amputación de alguna extremidad, el organismo trata, primero, de detener el sangrado. Evitada la hemorragia, cubre y protege la herida de cualquier infección mientras intenta repararla. Pero mientras en los humanos la sanación concluirá en una cicatriz, en estos anfibios el muñón dará lugar a una nueva extremidad. Los científicos lo han estado estudiando desde el siglo XVIII, cuando el italiano Lazzaro Spallanzani describió la regeneración en anfibios.

Desde entonces, “emular” la capacidad de las salamandras ha significado la búsqueda de un supuesto “santo grial”. Algo parecido es lo que busca hoy la medicina regenerativa. “Cuando se habla de esta medicina y de terapia celular es usual pensar en una fuente donde te metes y al salir ya está, te regeneras”, dice Ana María Perdomo Arciniegas, doctora en ciencias biomédicas de la Universidad Nacional e investigadora del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud (Idcbis).

Síguenos en Google Noticias