22 Sep 2019 - 2:00 a. m.

Cigarrillos electrónicos: ¿una cortina de humo de las tabacaleras?

Las tabacaleras como Phillip Morris, ahora dueñas de empresas de cigarrillos electrónicos, están tratando de convencer a académicos, periodistas y al público general de que su nueva misión es lograr un mundo libre de humo. Pero hay muchas razones para dudar de su nuevo slogan.

Sergio Silva - Pablo Correa / @SergioSilva03 - @pcorrea78

A principios de este mes varios profesores de la U. de los Andes recibieron una invitación para asistir a un foro sobre reducción del tabaquismo. Lo que llamó la atención de muchos de ellos es que las únicas dos conferencias serían dictadas por empleadas de la mayor tabacalera del mundo, la Philip Morris. El anfitrión del encuentro era el Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas (CESED), de la misma universidad.

En redes sociales se desató una discusión sobre la pertinencia de abrir las puertas de la universidad a voceros de una de las industrias que más daño ha hecho a la salud pública. De todas las cifras que se pueden esgrimir para poner en evidencia el perverso negocio del tabaco, una de las más dicientes es que cada año mueren ocho millones de personas por culpa del tabaco, incluidas 1.2 millones de fallecimientos por afecciones relacionadas con el humo de segunda mano. Tantas como para poblar una ciudad como Bogotá.

Comparte: