6 Mar 2021 - 2:00 a. m.

“Debemos resistir la tentación de fingir que el COVID-19 nunca sucedió”

Para Joshua Sharfstein, vicedecano de Salud Pública de Johns Hopkins, esta pandemia demostró lo vulnerable que es la humanidad.
Joshua M. Sharfstein es vicedecano de Práctica de Salud Pública y Participación Comunitaria en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg.
Joshua M. Sharfstein es vicedecano de Práctica de Salud Pública y Participación Comunitaria en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg.

¿Cómo ha cambiado esta pandemia sus pensamientos e ideas sobre la salud pública en el siglo XXI?

La pandemia ha demostrado que la humanidad es vulnerable. Un nuevo virus ha matado a millones de personas en todo el mundo en solo un año, y mañana podría aparecer un patógeno aún más letal. También somos vulnerables al clima cambiante, a enfermedades no transmisibles como las enfermedades mentales y cardíacas, y a los principales desafíos sociales como el consumo de drogas y la violencia. Podemos abordar nuestra vulnerabilidad a través de la salud pública. El éxito en esta requiere inversiones en ciencia, para que podamos desarrollar soluciones tecnológicas como las vacunas. También requiere una política e implementación efectiva, para que podamos controlar las enfermedades mediante la prevención y el tratamiento. El éxito de la salud pública depende de la confianza y la asociación con cada comunidad. (Lea todas las entrevistas del especial “Un año de la pandemia)

A lo largo de la pandemia vimos un intenso debate entre perspectivas epidemiológicas. Un caso que atrajo la atención mundial fue el de Suecia y su defensa de medidas más suaves. ¿Cree que es posible resolver estos puntos de vista opuestos de alguna manera?

Si el mundo no hubiera tomado medidas enérgicas contra el coronavirus el año pasado, muchos millones más de personas habrían muerto. Al trabajar juntos para evitar que el virus se propague, evitamos que los sistemas de salud colapsaran y le dimos tiempo a la ciencia para encontrar vacunas efectivas que nos protejan a todos.

¿Cuáles cree que fueron algunos de los errores que se cometieron en el manejo de esta pandemia a escala global y deberían permanecer como lecciones para el futuro?

Será necesario investigar la respuesta a la pandemia, desde sus orígenes hasta su final, para avanzar en la comprensión de lo sucedido y extraer lecciones para el futuro.

¿Cómo cree que tendrá que reestructurarse la Organización Mundial de la Salud y prepararse para los desafíos futuros? (Lea: “Deberíamos considerar las vacunas como bienes públicos globales”)

Cada desafío importante crea oportunidades de mejora. Estoy seguro de que la Organización Mundial de la Salud querrá aprender cómo avanzar en su preparación para la próxima pandemia.

Salvo algunos buenos ejemplos, a lo largo de la pandemia vimos mucha tensión entre “los expertos” y los “políticos”. ¿Cómo integrar el análisis de la evidencia científica en la toma de decisiones de una manera más armoniosa?

Esta tensión no fue uniforme en todo el mundo; en algunos países, políticos y líderes de salud pública se unieron para controlar el virus y apoyar sus economías. Esto creó un círculo virtuoso. En otros países, lo que se desarrolló fue un círculo vicioso con altas tasas de contagio y altos niveles de conflicto sobre cómo manejar el problema.

¿Cómo cree que debería integrarse el riesgo de futuras pandemias en nuestros sistemas de salud? ¿Qué reformas ve en camino?

Algunas reformas importantes incluyen un mayor control de infecciones y un mayor uso de la telemedicina. Espero que unidades de urgencias abarrotadas se conviertan en una reliquia del pasado. También será importante asegurar que el sistema de salud tenga la capacidad de aumentar para satisfacer demandas extraordinarias. Tenemos que acercar a los expertos académicos al sector público para poder encontrar respuestas más rápidamente a las preocupaciones públicas urgentes.

¿Cuál considera que es el aspecto más positivo que deja esta pandemia en nuestra sociedad? ¿El efecto secundario positivo de todo esto?

La historia aún no se ha escrito. Si decidimos invertir en sistemas y políticas de salud pública que nos protegen cada año, pronto salvaremos más vidas de las que hemos perdido. Espero que el mundo se comprometa a una mayor colaboración contra amenazas comunes como las pandemias.

¿Cómo cree que deberíamos afrontar la infodemia en salud y ciencia después de lo que vimos este año?

En un mundo dominado por las redes sociales, la desinformación puede engañar a millones de personas a la vez. Tanto el sector público como el privado deben unirse para asegurarse de que las personas tengan acceso a información precisa. Los hechos que llevan a las personas a protegerse de las amenazas pueden ser tan poderosos como las vacunas.

¿Cómo imagina un mundo poscovid?

¡Con una sonrisa en mi cara! Una respuesta más larga: espero que nuestro mundo poscovid nos brinde la oportunidad de unirnos nuevamente. Y cuando nos unamos, debemos resistir la tentación de fingir que el COVID-19 nunca sucedió. Para honrar a quienes perdieron la vida, debemos tomar medidas para protegernos a nosotros mismos y a nuestros hijos en el futuro. (Acá: “En la OMS estaban cerrados a entender que el virus se transmitía por el aire”)

Comparte: