Salud

6 Jun 2021 - 5:40 p. m.

Ejercicios para recuperar el gusto perdido por el COVID-19

Alejandra Peláez, fonoaudióloga del Hospital Universitario Nacional presenta algunos ejercicios y terapias de recuperación y recordación del gusto después de tener coronavirus. Probar sabores fuertes es uno de ellos.

Agencia de noticias UNAL

La pérdida del gusto y el olfato a causa de la COVID-19 es un síntoma que, aunque no es muy común, sí ha afectado a cerca del 6 % de los pacientes positivos. De estos, el 88,8 % dejaron de percibir todos los sabores: amargo, dulce y salado. (Le recomendamos: La fórmula para que Colombia se reactive (en medio de un paro y una gran incertidumbre)

Así lo revela la doctora Alejandra Peláez, fonoaudióloga del Hospital Universitario Nacional (HUN) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL). Según indica, cuando la presencia del COVID-19 se manifiesta únicamente con la pérdida del gusto y el olfato, algunos estudios describen que el paciente los puede recuperar después de 8 o 9 días, aunque se han reportado casos de pérdida más prolongada.

“Lo que he visto en mis pacientes con pérdida de gusto y olfato es mucha ansiedad, por lo que dicen que si no les sabe a nada el alimento dicen que para qué van a comer, y optan por no hacerlo”, explica. Por eso, recomienda algunas terapias y ejercicios para recordar y recuperar el gusto después de padecer COVID-19. (Le puede interesar: El grupo de investigación que quiere evitar próximas pandemias)

Probar sabores fuertes como la esencia de vainilla, el vinagre o un café muy cargado es uno de ellos. Otro consiste en oler directamente el alimento con los ojos vendados realizando inhalaciones profundas y, luego, repetir el ejercicio con los ojos abiertos. Finalmente, probarlo tratando de recordar su sabor.

Además de estos ejercicios, señala, se debe incluir la hidratación para ayudar a identificar los sabores, pues estudios revelan que estos hacen una mezcla con la salivación que desencadena el gusto.

“Cuando la única queja secundaria de un paciente es la pérdida del gusto, hacemos una intervención basada en todas las entradas sensitivas para rehabilitarlas, empezando con tareas olfativas sin entrada visual, luego incluyendo la vista y haciendo una reeducación del sabor de los alimentos”, señala la especialista. (Puede leer: Organizaciones de salud piden al Gobierno nacional apoyar la suspensión de patentes para COVID-19)

Agrega que esta es una tarea que implica concentración, y conciencia, pues el gusto no se recupera de un momento a otro y requiere de un proceso de rehabilitación constante.

Algunas personas han quedado con secuelas, pues, aunque recuperan la mayoría de los sabores, les queda un sabor desagradable hacia ciertos alimentos. Sin embargo, explica, esta sensación se va pasando con el tiempo.

La duración de esa etapa depende de si la pérdida de gusto y olfato fue el único síntoma, si está acompañado de otras dificultades respiratorias, por alergias, o si el paciente tiene más comorbilidades, o pérdida de salivación, lo que lleva a más tiempo.

“Personalmente he visto cambios desde la primera sesión, en la cual hemos tardado entre una o dos semanas para que el paciente empiece a notar cambios y a hacer más automática la conciencia del sabor de los alimentos”, subraya la especialista.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X