Publicidad

“El aislamiento es físico, no social”: Profamilia

La entidad, que en conjunto con la Fundación Santo Domingo ha apoyado a los colombianos desde el inicio de la pandemia a través de la Plataforma Porque Quiero Estar Bien, asegura que es indispensable llevar una vida social así sea de forma virtual para que la salud mental no se vea tan afectada.

Ingrith Vanessa Gómez
25 de agosto de 2020 - 01:08 p. m.
“El aislamiento es físico, no social”: Profamilia

Colombia completó 157 días de cuarentena a causa de la pandemia por COVID-19, una situación que ha afectado el estado de animo, la salud mental y el aspecto emocional de muchas personas. Este aislamiento es quizás, el cambio más trascendental que hemos enfrentado como sociedad en los últimos tiempos, algo para lo que nadie estaba preparado: las rutinas se modificaron, la economía se está viendo afectada y las noticias hacen parecer aún más abrumador el confinamiento.

En esta última entrega de artículos que buscan dar recomendaciones para mantener por buen camino nuestra salud mental, hablamos con Gina Paola Duarte, coordinadora nacional de salud mental de Profamilia y quien también hace parte del equipo de profesionales que hoy trabajan en la plataforma Porque quiero estar bien, para hablar de cómo recuperar la calma y no tener momentos de ansiedad por todo lo que está viviendo el mundo. Esta son sus recomendaciones.

¿Cómo se ha visto afectado el tema del miedo y la tristeza durante la pandemia?

La pandemia por COVID-19 puede resultar estresante para las personas. El temor y la ansiedad con respecto a la presencia de un virus y lo que podría suceder ante un eventual escenario de contagio resulta abrumador y por consiguiente, generar emociones fuertes tanto en adultos como en menores de edad.

De hecho, el Estudio de Solidaridad realizado por Profamilia durante el primer trimestre de que se tomaran las medidas de aislamiento en el país, indicó que el 75 % de los encuestados aseguraron haber tenido alguna afectación referente a su salud mental durante la cuarentena, el 54 % dijo haberse sentido nervioso, el 53 % cansado, el 46 % impaciente y el 3 % ha sentido rabia o ira por el aislamiento, siendo los jóvenes entre los 18 y 29 años los más afectados por la situación.

De la misma manera, la forma de responder ante situaciones que ponen a prueba nuestras emociones depende generalmente de los antecedentes, el apoyo social de familiares o amigos, de la situación financiera, la salud, antecedentes emocionales, la comunidad en la que vive y muchos otros factores.

¿Cómo hacer para que estos cambios sociales que se han presentado no logren cambiar el estado de ánimo y generan ansiedad hacia el futuro?

Con relación al estado de ánimo, se recomienda que las personas tengan en cuenta que el aislamiento es físico, no social y este factor es fundamental para cuidar de su salud mental. Las llamadas telefónicas o las videoconferencias pueden ayudarle a usted y ayudar a sus seres queridos a sentirse socialmente conectados, menos solos o menos aislados.

En cuanto al cuidado emocional, existen alternativas saludables como hacer actividades que disfrute para relajarse, hablar con las personas en quienes confía sobre sus preocupaciones y sobre cómo se está sintiendo; tratar de comer alimentos saludables y comidas bien balanceadas, hacer ejercicio o actividad física y dormir bien cumplen un papel fundamental.

Es importante aclarar que todos los cambios generan reacciones y consecuencias, el éxito radica en las habilidades que tengamos para afrontarlas.

¿Cuál ha sido la población que más altos índices de tristeza ha presentado?

Las mujeres y adultos jóvenes son más propensos a presentar sentimientos relacionados con tristeza, esto puede estar relacionado con las nuevas dinámicas de trabajo, la disminución de los ingresos económicos, dificultades familiares, cambios en la alimentación y falta de apoyo emocional al no identificar a las personas con las que convive o se relaciona como fuente positiva de apoyo, guía y/o orientación.

Sabemos que la tristeza y la ansiedad pueden desarrollar otros sentimientos y comportamientos, ¿les han informado de estos? ¿Qué acciones les han reportado producto del miedo y la tristeza por el encierro?

Durante la atención que se ha brindado en el centro de escucha de Porque Quiero Estar Bien, los usuarios han reportado reacciones y sentimientos producto de la situación que están atravesando en el momento. Algunos manifiestan intención de atentar contra su vida, hemos visto que los sentimientos de desesperanza incrementan, manifiestan rabia por la incertidumbre y por el cambio en sus rutinas.

¿Qué recomendaciones nos pueden dar para que la avalancha de emociones negativas no afecte el bienestar?

Al hablar de bienestar nos referimos a esa suma de condiciones particulares e individuales que se pueden generar o mantener y que parten de los recursos que cada uno tenga. Partiendo de esto, las recomendaciones son:

Entender que las emociones que están experimentado son parte del proceso de adaptación a la situación actual, reconocer y darle nombre a lo que siente ayuda a validar las emociones desagradables y generar alternativas de solución.

Valide su esfuerzo frente a esta situación de tanto desconcierto e incertidumbre.

Vuelva a la rutina diaria adaptándola a las circunstancias. Intente organizar sus actividades para los próximos días, fijando objetivos a corto plazo para que sienta que tiene el control. Planificar a un futuro lejano, ahora ante este escenario tan abierto, puede llevarlo a la frustración.

Las actividades en casa son limitadas, ¿qué se recomienda en el caso de los menores para que no sufran el encierro?

Efectivamente la pandemia generó cambios en las rutinas, sin embargo, se pueden generar otras partiendo de las nuevas realidades y que permitan que se fortalezcan lazos familiares.

Con los más pequeños se recomienda poner en práctica su creatividad como padres y cuidadores y dejar sacar ese niño interior. Destine tiempos para que puedan compartir, hablar, crear, jugar, leer y consumir contenido audiovisual que genere valor.

En Porque Quiero Estar Bien, sugerimos tener un planeador semanal con las actividades que se propones hacer en familia, aquí relacionamos un ejemplo:

¿Cómo sería en el caso de los adultos mayores, que son quienes más tiempo llevan en cuarentena?

Los adultos mayores están experimentados la crisis del coronavirus de varias maneras, dependiendo de sus cuestiones relacionadas con la vivienda, finanzas y salud. Efectivamente se encuentran más aislados que de costumbre, lo que resulta en muchos más casos de soledad y ansiedad.

Para esto se sugiere fortalecer los lazos de confianza con su círculo social más cercano con el fin de que pueda hablar sobre lo que están sintiendo, otra recomendación es escribir los miedos y pensamientos negativos, facilitándoles desahogarse y no somatizar estos sentimientos.

De la misma manera se recomienda ejercer actividades lúdicas en la vida cotidiana, que faciliten en las personas de la tercera edad conectarse con la creatividad, la imaginación y el disfrute.

¿Qué se está haciendo desde Porque Quiero Estar Bien para mitigar los efectos negativos de la pandemia en términos de emociones negativas?

El centro de escucha de Porque Quiero Estar Bien busca orientar a las personas en el reconocimiento de lo que están sintiendo, validar sus emociones y buscar alternativas de manejo partiendo de sus recursos personales y familiares.

Trabajamos con los usuarios técnicas de relajación, fortalecimiento del autocuidado y establecimiento de rutinas que mitiguen el desarrollo de trastornos emocionales.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar