Publicidad

En Colombia la gente muere por COVID-19 menos que en otros países latinos, ¿por qué?

Las diferencias de toma de muestras y rastreo en cada departamento podrían hacer que Colombia esté ignorando el 82% de los casos reales de coronavirus, según un cálculo de epidemiólogos y economistas colombianos.

20 de agosto de 2020 - 01:41 p. m.
Atlántico presentó el 29,2% del total de las defunciones por COVID-19
confirmado registradas en el país entre el 2 de marzo y el 19 de julio de 2020, y el 21,6% de los fallecimientos por COVID-19 sospechoso.
Atlántico presentó el 29,2% del total de las defunciones por COVID-19 confirmado registradas en el país entre el 2 de marzo y el 19 de julio de 2020, y el 21,6% de los fallecimientos por COVID-19 sospechoso.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

Un grupo de médicos, epidemiólogos y economistas colombianos se dieron a la tarea de analizar los datos de vigilancia epidemiológica de Colombia para saber qué tanto han funcionado o no las medidas de control.

En Colombia, el primer caso se detectó el 2 de marzo, y desde el 22 de ese mes hasta abril se implementó el bloqueo nacional que le permitió al país frenar la velocidad de contagio del coronavirus, al menos hasta mayo. Para el 25 de julio, Colombia tenía 240.745 casos y 8.269 muertes.

De acuerdo con los investigadores de la Universidad Nacional, la Universidad de la Costa (Barranquilla), la Universidad de California, el Grupo de Investigación en Enfermedades Infecciosas y el Departamento de Economía de la Universidad de Cartagena, a pesar de las cifras, Colombia es uno de los países con más baja mortalidad por coronavirus en América Latina. “Se ha postulado que este comportamiento relativamente leve del virus puede explicarse parcialmente por el bloqueo y las características demográficas, considerando que el 86,4% de la población colombiana tiene menos de 60 años, según cifras del DANE?”, escriben.

Decir que Colombia está mejor que otros países parece ser una exageración: es uno de los países más desiguales del mundo, con un sistema de salud que tambalea, y con hospitales públicos desfinanciados. Por eso, la aparente buena posición del país durante la pandemia de COVID-19 es un resultado positivo pero inesperado. ¿Por qué el relativo éxito de Colombia en el control del coronavirus?

Los investigadores tomaron los datos del INS y estimaron la tasa de incidencia de COVID-19 por departamento y para varios municipios estratificados por edad y sexo. Las tasas de mortalidad de COVID-19 también se estimaron por departamentos y para municipios seleccionados estratificadas por edad y sexo. El estudio fue publicado la revista International Journal for Infectious Diseases.

Para julio 25 (fecha de corte del estudio), los hombres representaron el 53,6% de los casos, mientras que el 72% se produjo en personas de 0 a 49 años. La mayoría de los casos (90,1%) se encontraban asintomáticos o presentaban manifestaciones clínicas leves, 0,7% estaban en UCI y 51,5% se han recuperado. La incidencia acumulada de infección es de 478 por 100.000 personas.

Entonces, según los cálculos de los investigadores, la tasa de letalidad es del 3.4% y la de mortalidad acumulada es de 16.4% por cada 100.000 personas. Todos los departamentos han reportado casos, pero 292 municipios aparentemente están libres de COVID-19 (26%) y 373 (33,2%) han tenido transmisión limitada. La tasa de incidencia por departamento varía de 1.8 a 3.160 casos por 100.000 personas, con la tasa más alta reportada en Amazonas (7 veces la tasa nacional promedio), una región del sur que comparte fronteras con Brasil y Perú.

Después de 140 días de transmisión de COVID-19 en Colombia, el número de casos y muertes es extremadamente bajo en comparación con lo que se tenía esperado. Un modelo matemático estimó que 21.237.000 casos y 212.000 muertes ocurrirían en los primeros 100 días de la epidemia sin intervenciones (Instituto Nacional de Salud 2020). Pero solo el 0,3% y el 0,7% de los casos y muertes pronosticados se notificaron después de esos primeros 100 días.

En comparación con otros países de América Latina, Colombia tiene una tasa de incidencia menor por 100.000 personas (478/100.000), que Perú (1212/100.000), Panamá (1,507/100.000), Chile (1819/100.000), Brasil (1,157/100.000) y Bolivia (636/100.000). Su tasa de mortalidad (17/100.000) es inferior a la de Brasil (42/100.000), Chile (49/100.000), Panamá (33,8 / 100.000), México (33/100.000 y Ecuador (32,8 / 100.000). Además, tiene una tasa de muestreo más alta que la mayoría de los países latinoamericanos excepto Chile, Panamá y Uruguay.

¿Por qué? Hay dos explicaciones: la cuarentena estricta y la geografía nacional.

El 18 de marzo de 2020, el gobierno colombiano emitió el Decreto 420 (Ministerio del Interior) que cierra escuelas y universidades, cancela casi todas las actividades de trabajo presencial, detiene los viajes nacionales e internacionales terrestres y aéreos, cancela todas las reuniones públicas y privadas (de más de 6 personas), e imponer el autoaislamiento para las personas mayores de 70 años, entre otras medidas. Esta normativa estuvo vigente hasta la primera semana de mayo, cuando se inició una reactivación de las actividades económicas. También las medidas de bioseguridad que ha adoptado la ciudadanía y el auto cuidado parecen funcionar.

Mientras, los gobiernos de Brasil y México ignoraron la amenaza potencial del SARS-CoV-2 y, como resultado, apenas se han visto afectados. Sin embargo, otros países que implementaron encierros (Chile y Perú), también han tenido tasas más altas de muertes y casos que Colombia, lo que puede explicarse por diferencias en la eficacia del encierro, diferencias en las pruebas y condiciones sociales y climáticas.

La otra razón es la geografía. En Colombia, los picos de transmisión de virus respiratorios ocurren en temporada de lluvia, sin embargo, este año la temporada de lluvias comenzó a fines de junio para la mayoría de las regiones del país, coincidiendo con el final del bloqueo. Aún no se ha determinado el papel potencial de ambos factores en el aumento de casos y muertes observadas después de mayo. Además, Colombia tiene una población relativamente joven que puede haber atenuado el impacto del SARS-CoV-2 en la mortalidad.

Pero hay indicadores que sugieren que esa baja mortalidad se debe a que Colombia puede estar pasando por alto una cantidad sustancial de casos. Por un lado, hay diferencias entre el muestreo que se hace en cada departamento. Si otros departamentos hubieran alcanzado la proporción de muestreo de Amazonas, el número de casos se habría multiplicado por ocho. En segundo lugar, la proporción de contactos positivos de COVID-19 por caso importado sugiere que algunos departamentos no pudieron rastrear la mayoría de los casos importados.

Aunque Colombia ha aumentado su capacidad de vigilancia, pasando de tomar menos de 3,000 muestras por semana en la primera semana a 600.000 en julio, aún hay grandes diferencias entre departamentos. Las tres ciudades más grandes tienen el 60% de los laboratorios capaces de realizar pruebas de PCR, mientras que 12 de los 33 departamentos no tienen tales instalaciones. Los funcionarios de salud pública deben esperar hasta 15 días para confirmar los casos, lo que dificulta su capacidad para detectar y rastrear contactos.

Las deficiencias en la notificación y la vigilancia también pueden contribuir a ocultar el número real de casos y muertes en Colombia. Los investigadores calcularon que Colombia podría estar ignorando el 82% de los casos.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar