Publicidad
29 Mar 2021 - 8:19 p. m.

Estas son las especies de animales que aún son estudiadas por ser un posible vector del COVID-19

Los animales tienen patógenos que podrían ser peligrosos para el ser humano. Estos patógenos han llegado hasta las personas por actividades como el comercio ilegal de especies o el consumo de carne animal. Hasta el momento, la OMS no ha señalado cuál fue la especie vector de este coronavirus.

Con información de AFP

Al principio de la pandemia, se aseguró que los murciélagos eran los encargados de transmitir el virus SARS-CoV-2, sin pruebas de ello.
Al principio de la pandemia, se aseguró que los murciélagos eran los encargados de transmitir el virus SARS-CoV-2, sin pruebas de ello.
Foto: Pixabay

Primero se aseguró que el virus SARS-CoV-2 pasó de un murciélago a los humanos. Luego se señaló a los pangolines como responsables de la pandemia. Y, recientemente, se dijo que los visones podrían haber influido. Hasta el momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha señalado cuál fue la especie vector de este coronavirus. Sin embargo estas especies siguen siendo estudiadas para poder entender el origen de este virus. (Lea: “En el mundo animal hay patógenos que nunca hemos experimentado”)

En enero de 2020, cuando se empezaron a propagar velozmente los casos de coronavirus por Asia, los científicos, sin pruebas contundentes, aseguraron que los murciélagos habían sido los responsables de este virus. Un estudio genético de la revista de la Academia China de las Ciencias en enero de 2020 halló que el coronavirus, detectado en la ciudad china de Wuhan, estaba estrechamente relacionado con una variante que existe en murciélagos, que sería el “huésped nativo”.

Pero, los murciélagos son huéspedes de muchas otras variantes del coronavirus. Por eso, otro grupo de expertos señaló que el virus SARS-CoV-2 debió ser transmitido por alguna otra especie, todavía no identificada, que pudo ser ese “huésped intermediario”.

Aunque el estudio de los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) e investigadores chinos, al que tuvo acceso el lunes la AFP, considera “posible” una transmisión directa entre el murciélago y el hombre, se decanta por la teoría de que el virus se transmitió vía otro animal intermediario que aún no ha sido identificado.

Pese a que desde el comienzo se señaló al murciélago como responsable, al poco tiempo un estudio publicado en Journal of Medical Virology identificó a las serpientes como posibles intermediarias. La hipótesis fue rápidamente descartada por científicos chinos quienes aseguraban que el vector era probablemente un mamífero muy apreciado en China por su carne. Y así fue como empezó a circular con mayor fuerza que ese huésped pudo ser el pangolín. (Puede leer: ¿En qué animales podrían surgir los próximos coronavirus?)

Investigadores en la Universidad de Agricultura del Sur de China señalaron en febrero de 2020 que el pangolín, un mamífero con escamas en peligro de extinción, podría ser el “eslabón perdido” entre los murciélagos y los humanos. Esta especie es uno de los animales silvestres que se vendían en el mercado de Wuhan, con el que se relacionan los primeros casos.

Recientemente, se encontró que los visones que habitan en criaderos podrían haber sido los culpables. El 26 de mayo, la OMS dijo que los trabajadores holandeses que supuestamente habían sido infectados por los visones podrían ser los primeros casos conocidos de transmisión animal a humanos. En otros países de la Unión Europea, como Dinamarca, Francia, Grecia, Italia, Lituania, España y Suecia, así como en Estados Unidos, se detectaron casos de COVID-19 en granjas de visones.

En julio, decenas de miles de estos animales fueron sacrificados en Holanda y cerca de 100.000 en una granja en Aragón, España. Copenhague advirtió que la mutación a través de los visones, conocida como “Grupo 5”, podría amenazar la eficacia de una futura vacuna. (Le puede interesar: Destrucción de bosques tropicales aumenta riesgo de transmisión de virus entre humanos y animales silvestres)

Mientras la OMS sigue estudiando cuál podría ser ese animal vector de este nuevo virus, varias organizaciones animalistas resaltan que el culpable de esta pandemia por COVID-19 es el humano. Todos los animales tienen patógenos, pero el incremento de actividades humanas como el comercio ilegal de especies, el consumo de carne de animales salvajes, los criaderos, la deforestación, entre otros, ha generado que esos patógenos “salten” con mayor facilidad entre especies. Por eso, cada vez son más frecuentes las enfermedades zoonóticas.

Síguenos en Google Noticias