21 Aug 2021 - 12:32 a. m.

Esto es lo que sucederá con nuestra salud en un planeta que se calienta

La revista The Lancet lanzó un informe especial sobre el aumento de la temperatura global y los efectos en la salud humana. Casi la mitad de la población mundial y más de mil millones de trabajadores están expuestos a episodios de calor intenso y aproximadamente un tercio de todos los trabajadores expuestos tienen efectos negativos para la salud.
Este evento está teniendo impactos importantes como estrés por calor en las personas, los animales y la vegetación; afectación a la calidad del aire; riesgo de incendio forestal o posibilidad de deslizamientos de tierra causados ​​por el deshielo de los glaciares en las montañas.
Este evento está teniendo impactos importantes como estrés por calor en las personas, los animales y la vegetación; afectación a la calidad del aire; riesgo de incendio forestal o posibilidad de deslizamientos de tierra causados ​​por el deshielo de los glaciares en las montañas.

Casi la mitad de la población mundial y más de mil millones de trabajadores están expuestos a episodios de calor intenso y aproximadamente un tercio de todos los trabajadores expuestos tienen efectos negativos para la salud. Sin embargo, el exceso de muertes y muchos riesgos para la salud relacionados con el calor se pueden prevenir, con planes de acción adecuados para el calor que incluyan estrategias de comportamiento y soluciones biofísicas.

Estas son las conclusiones del más reciente informe pubicado por la revista médica The Lancet, que explora la relación entre calor extremo y salud humana. Cada vez más los eventos de calor extremo se están convirtiendo en características permanentes de las temporadas de verano en todo el mundo, causando muchas muertes en exceso. Se prevé que la morbilidad y la mortalidad relacionadas con el calor aumenten aún más a medida que avanza el cambio climático, con un mayor riesgo asociado con grados más altos de calentamiento global. Particularmente en las regiones tropicales, el aumento del calentamiento podría significar que los límites fisiológicos relacionados con la tolerancia al calor (supervivencia) se alcanzarán con regularidad y con mayor frecuencia en las próximas décadas.

Tal vez la conclusión más contundente del informe es que más gente está sufriendo y muriendo innecesariamente por cuenta del aumento global de la temperatura.

los países de ingresos altos, el calor es una de las principales causas de muerte relacionadas con el clima. Además de la mortalidad, el clima cálido y los extremos de calor se asocian con un aumento de las visitas a la sala de emergencias y el ingreso hospitalario, más muertes por enfermedades cardiorrespiratorias, problemas de salud mental, resultados adversos del embarazo y el parto, y mayores costos de atención médica.

Quienes sufren más las consecuencias del calor son los mayores de 65 años, las personas con enfermedades cardiopulmonares y otras enfermedades crónicas y los niños muy pequeños (independientemente del nivel de ingresos o la región geográfica).

¿Qué le pasa al cuerpo con el calor extremo?

El cuerpo humano responde al estrés por calor de dos formas principales: redistribuyendo el flujo sanguíneo hacia la piel (vasodilatación) para mejorar la transferencia de calor de los músculos a la piel y, posteriormente, al medio ambiente, y secretando sudor sobre la piel, que posteriormente se evapora y elimina el calor corporal.

El cerebro regula estas respuestas fisiológicas de pérdida de calor, con aporte térmico adicional de las células nerviosas sensibles a la temperatura en la piel y en todo el cuerpo. Esta regulación también puede verse afectada por señales no térmicas, como la deshidratación, los metaborreceptores (un tipo de quimiorreceptores que responden a productos metabólicos generados por el ejercicio de los músculos) y citocinas. Estas respuestas fisiológicas al estrés por calor son necesarias para limitar las elevaciones de la temperatura central y pueden afectar a las personas de manera diferente en función, por ejemplo, de afecciones médicas preexistentes, con la posibilidad de efectos negativos en el cuerpo.

La redistribución y el aumento del flujo sanguíneo a la piel, debido a la vasodilatación cutánea, aumentan la demanda cardíaca al tiempo que disminuyen la presión de llenado del corazón. Estas respuestas requieren que el corazón bombee más fuerte y más rápido, aumentando la demanda de oxígeno local (tejido coronario). Para las personas con afecciones cardíacas preexistentes, esta respuesta puede conducir a un desajuste entre una alta demanda de oxígeno cardíaco y un suministro de oxígeno cardíaco comprometido, que si se extiende en el tiempo puede provocar isquemia cardíaca, infarto y, en última instancia, colapso cardiovascular.

Po último, la tensión cardiovascular por estrés por calor es un problema de salud principal durante los extremos de calor, ya que mueren más adultos mayores por eventos cardiovasculares que casi todas las otras causas de muerte relacionadas con el calor combinadas.

También la producción de sudor puede conducir a la deshidratación si el déficit de agua corporal resultante no se repone adecuadamente. La deshidratación crónica puede conducir a fibrosis renal y enfermedad renal crónica, lo cual es motivo de preocupación para los trabajadores al aire libre en Centroamérica, India, etc.

En condiciones de estrés por calor extremo, se puede exceder la capacidad termorreguladora del cuerpo, provocando enfermedades por sobrecalentamiento que pueden progresar a un golpe de calor, que si no se trata, puede ser fatal26, 42.

Temperaturas internas elevadas (39-40 ° C). ), combinado con la isquemia y el aumento del estrés oxidativo después de la redistribución de la sangre, puede causar daño celular, tisular u orgánico, y el cerebro, el corazón, los riñones, los intestinos, el hígado y los pulmones corren el mayor riesgo, y todo estos efectos son más notorios después de las olas de calor.

El efecto del calor extremo en nuestras sociedades

Una capacidad de comportamiento reducida para responder y adaptarse al calor extremo también eleva el riesgo de enfermedades o lesiones relacionadas con el calor. En particular, el aumento de la mortalidad durante los extremos de calor se asocia con estar confinado a la cama, vivir solo, no poder cuidarse a sí mismo, no salir de la residencia para enfriar su temperatura corporal y tener una condición de salud mental preexistente. Para las personas con afecciones de salud mental preexistentes, las elevadas tasas de mortalidad se deben probablemente a combinaciones de incapacidad para tomar las precauciones personales necesarias para enfriarse, deficiencias en el sistema de control termorregulador y los efectos de los medicamentos.

El calor extremo, los mosquitos y el agua potable

El calor también puede contribuir indirectamente a un mayor riesgo de enfermedades transmisibles. En muchos países tropicales, las altas temperaturas son la principal barrera para el uso de mosquiteros durante la noche; por lo tanto, el estrés por calor es un factor importante que agrava el riesgo de enfermedades como el dengue y la malaria. Los calores extremos en países con agua potable limpia y limitada aumentan la amenaza de enfermedades transmitidas por el agua, ya que el volumen necesario para reemplazar las pérdidas por sudor y prevenir la deshidratación podría exceder la oferta.

El calor extremo y las nuevas generaciones

Los extremos de calor se asocian con tasas más altas de mortalidad en los lactantes, en particular en los recién nacidos. Dado que el desarrollo del sistema termorregulador depende de la edad, los lactantes podrían tener un riesgo mayor debido a factores morfológicos, como una relación entre el área de superficie corporal y la masa que puede ser un 64% mayor que los adultos. Cabe aclarar que la muerte relacionada con bebés y niños pequeños se debe a que se les olvida, se accede a ellos sin supervisión o se los deja solos en vehículos calientes.

El calor extremo y los deportes

Aunque el riesgo de estrés por calor a menudo se asume más bajo en los atletas de élite, se han producido casos de insolación por esfuerzo fatal en deportes de élite como el fútbol americano, la liga de rugby, la lucha libre y las carreras de larga distancia.

El calor extremo y las personas que trabajan

También se prevé que un mundo más cálido afectará negativamente al empleo al aire libre, con soluciones que se necesitan con urgencia para los trabajadores al aire libre en todo el mundo. La Organización Internacional del Trabajo estima que más de mil millones de trabajadores están expuestos a episodios de calor intenso, no todos los cuales ocurren durante los meses de verano.

Para los trabajadores al aire libre, la alta producción de calor metabólico asociada con las tareas ocupacionales, combinada con un alto calor ambiental y radiante, un bajo flujo de aire y, a veces, una alta humedad, se suman a la tensión del calor humano. La producción de calor metabólico puede aumentar más de 15 veces desde los valores de reposo de alrededor de 100 vatios; La producción de calor ocupacional de 200 a 500 vatios es típica.

La producción de calor interno para una tarea determinada depende en gran medida de la intensidad; por lo tanto, la estimulación (es decir, la disminución de la intensidad) debe ser, y a menudo se convierte, en una parte integral de la termorregulación del comportamiento por seguridad. En consecuencia, los trabajadores expuestos a un calor ambiental elevado normalmente reducirán su rendimiento laboral, tomando más descansos no planificados o trabajando a un ritmo más lento de lo normal para ajustar el estrés por calor ocupacional general. Los trabajadores que siguen un ritmo fijo o dictado externamente (por ejemplo, cubos por hora) o poco a poco se enfrentarán a una mayor tensión por calor que los trabajadores que tienen libertad para hacerlo a su propio ritmo.

Para los trabajadores manuales (por ejemplo, personas que labran la tierra y albañiles), la productividad comienza a disminuir a alrededor de 20 ° C y disminuye progresivamente a medida que aumentan las temperaturas. Los descansos que reducen la producción de calor metabólico son un método eficaz de mitigación del calor que puede no ser atractivo para algunos empleadores debido a preocupaciones sobre la producción laboral.

La hipertermia provocada por el estrés por calor afecta directamente la capacidad de trabajo físico y las tareas que dependen de funciones cognitivas complejas o desempeños motrices calificados. Un metaanálisis de más de 447 millones de trabajadores de más de 40 ocupaciones en 30 países encontraron que aproximadamente un tercio de todos los trabajadores expuestos al estrés por calor ocupacional tenían efectos negativos, incluido un mayor riesgo de hipertermia e insuficiencia cardiovascular o colapso, y un mayor riesgo de enfermedad renal aguda.

Existe una amplia gama de climas regionales posibles para un aumento dado en la temperatura media global de la superficie por encima de los niveles preindustriales. Por ejemplo, la anomalía de la temperatura media en el Ártico en el pico de calentamiento podría oscilar entre 5 · 04 ° C (para un resultado del percentil 66) y 6 · 29 ° C (para el peor de los casos, percentil 90). Para los Estados Unidos contiguos, se proyecta que el rango sea de 2 · 57 ° C (para un percentil 66) a 3 · 09 ° C (para un percentil 90). Estos rangos implican un mayor aumento en la intensidad de los extremos de calor de lo que sugieren las proyecciones. La mayoría de los modelos climáticos globales subestiman los extremos, lo que indica que los riesgos futuros de mortalidad relacionados con el calor podrían ser incluso mayores de lo proyectado en estudios anteriores.

Y de ñapa: el calor extremo y la sobrepoblación

Otras tendencias importantes incluyen el rápido aumento de la población urbana mundial de 751 millones en 1950 a 4000 millones en 2018. Para 2030, se espera que la población que vive en áreas urbanas alcance el 60% del total mundial y el número de megaciudades más de 10 millones de habitantes se espera que alcance 43 megaciudades, frente a 31 megaciudades en 2016.138 La población mundial para fines de siglo podría ser de 6,9 a 12,6 mil millones, dependiendo de los supuestos sobre fertilidad, mortalidad, migración y educación en diferentes vías de desarrollo; en 2050, se proyecta que el rango sea de 8 · 5–10 · 0 mil millones. Una población más grande y mayor significaría que más personas corren un mayor riesgo de sufrir efectos relacionados con el calor.

Aquí el informe completo

Comparte: