6 Nov 2020 - 7:23 p. m.

Exposición a altas temperaturas vinculadas a malformación fetal

Un estudio concluyó que la exposición a altas temperaturas durante el embarazo se asocia con un aumento de los resultados adversos del embarazo, especialmente el parto prematuro y la muerte fetal, y entre las mujeres más pobres.

Cada vez hay más evidencia de que el aumento de la temperatura global por efecto del cambio climático tiene efectos en los fetos y en las mujeres en embarazo. Un estudio publicado en la revista British Medical Journal (BMJ) concluyó que la exposición a altas temperaturas durante el embarazo se asocia con un aumento de los resultados adversos del embarazo, especialmente el parto prematuro y la muerte fetal, y entre las mujeres de grupos socioeconómicos más bajos.

Los investigadores del Grupo de estudio sobre cambio climático y calor-salud de la  analizaron los resultados de 70 estudios, establecidos en 27 países, siete de los cuales eran países de ingresos bajos y medianos, que informaron asociaciones entre las altas temperaturas y el parto prematuro, el peso al nacer y la muerte fetal.

Aunque los efectos pueden parecer pequeños, los investigadores dicen que los hallazgos “podrían tener un impacto importante en la salud pública, ya que la exposición a altas temperaturas es común y está aumentando”.

De los 47 estudios que evaluaron los partos prematuros, 40 informaron que los partos prematuros eran más comunes a temperaturas más altas que más bajas. Un análisis más detallado mostró que las probabilidades de un parto prematuro aumentaron, en promedio, en un 5% por aumento de 1° C en la temperatura y en un 16% durante las olas de calor que en los días sin ola de calor.

Casi 2 millones de mortinatos ocurren cada año en todo el mundo. La tasa promedio de mortinatos fue de 6.2 por cada 1000 nacimientos en los ocho estudios incluidos, aproximadamente la mitad de las tasas documentadas en muchos países de bajos ingresos.

Los ocho estudios restantes detectaron un aumento de muertes fetales (en el útero) cuando había temperaturas más altas, y los mortinatos aumentaron en un 5% por cada 1 ° C de aumento de temperatura. En la mayoría de los casos, las asociaciones entre temperatura y muerte fetal fueron más pronunciadas en la última semana o mes de embarazo.

De acuerdo con Sciende Daily, el bajo peso al nacer ocurrió en promedio en el 3% de los recién nacidos en los estudios incluidos. De los 28 estudios que evaluaron el peso al nacer, 18 encontraron un mayor riesgo a temperaturas más altas, pero en general los impactos de la temperatura en el peso fueron pequeños, y la mayoría de los estudios informaron solo cambios menores.

Los investigadores señalan que “incluso una disminución aparentemente menor en el peso al nacer podría tener un impacto importante en la salud pública, ya que la exposición a altas temperaturas es común y está aumentando”, pero también señalan que aún la relación “causa- efecto” no está probada del todo. “Aunque los tamaños de los efectos resumidos son relativamente pequeños, las exposiciones al calor son comunes y los resultados son determinantes importantes de la salud de la población. Los vínculos entre el nivel socioeconómico y los resultados del estudio sugieren que los riesgos podrían ser mayores en los países de ingresos bajos y medios. Los aumentos de temperatura con el calentamiento global podrían tener importantes implicaciones para la salud infantil”, concluyen.

Comparte: