Publicidad

Jugaditas de la comida de mentiras

Pese a que los productos de comida ultraprocesada deben tener sellos de advertencia, algunos no señalan la presencia de edulcorantes y otros que aún no adoptan las etiquetas. Opinión.

Carolina Piñeros Ospina*
20 de septiembre de 2023 - 06:15 p. m.
/
/
Foto: Diego Peña Pinilla

Comida de verdad vs. comida de mentira. Esa es la gran pelea sobre la mesa. Y lo que está en juego es ni más ni menos que la salud de nuestra niñez y adolescencia. (Lea Reforma a la salud del Gobierno consigue un nuevo triunfo clave en el Congreso)

Cuando comemos una empanada, una arepa o un sancocho sabemos qué nos llevamos a la boca. Por ello, los alimentos naturales no necesitan advertir sobre sus ingredientes. El problema son los ultraprocesados, bebidas y comestibles empacados con largas listas de ingredientes, muchos de ellos desconocidos e innombrables y con lejanas fechas de vencimiento.

En Colombia estos productos son mayoritariamente consumidos por personas menores de 18 años. Y se disfrazan bajo publicidad que los cataloga como la papilla ideal para el bebé, la bebida de campeones o el cereal nutritivo para el desayuno. Mentiras todas. Así lo demostró Red PaPaz con una queja ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que ganamos para que HIT de Postobón no se promocionara como “la fruta de verdad”. Lamentablemente, la SIC de oficio no sanciona a quienes siguen con sus falsedades.

Un par de buenas noticias: la aprobación de la Ley Comida Chatarra, que tras una larga lucha legal y gracias a la presión ciudadana fue reglamentada por Minsalud en 2022. Por eso ahora vemos octógonos en los empaques que advierten sobre el contenido de edulcorantes y los excesos de sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas trans. Y la otra es la imposición en la reforma tributaria de 2022 del impuesto a las bebidas azucaradas y comestibles ultraprocesados, que regirá desde noviembre.

Sin embargo, son susceptibles de “jugaditas”. Hay productos que no señalan la presencia de edulcorantes y otros que aún no adoptan las etiquetas. Algunos cuentan con la complicidad de los supermercados y ponen la advertencia en la estantería, no en el artículo.

Al tiempo, las autoridades son parcas en el control; particularmente el INVIMA (los invito a enviarle esta carta para que se ponga las pilas). Minsalud no defiende estas medidas, que ayudan a prevenir enfermedades no transmisibles. Y el presidente habló de estos temas solo durante campaña, pero esperamos aún que su gobierno trabaje más en el impuesto: que aumenten las tasas y se incluyan las bebidas con edulcorantes, por ejemplo.

Además, el país está en mora de elaborar la Encuesta de Situación Nutricional (ENSIN). Las últimas cifras son de 2015, pero seguramente han empeorado con la pandemia y la desidia de implementar el etiquetado y el impuesto mencionados. En nuestro país conviven la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad, con la carencia de nutrientes básicos (que sí están presentes en la comida natural).

Aún tenemos mucho camino por recorrer. La Organización Mundial de la Salud (OMS) insta a los países a asegurar ambientes de aprendizaje alimentarios saludables (colegios y servicios a la primera infancia), que es donde los menores consumen buena parte de sus comidas. Por eso son claves el saneamiento, el agua potable gratuita y la preparación de alimentos con productos frescos y naturales, ojalá de cosechas locales. (Lea Algo no está bien con la “droga de Hollywood” para bajar de peso que llegó a Colombia9

Hace poco la OMS y UNICEF recalcaron la necesidad de restringir la publicidad de estos productos dirigida a la niñez y la adolescencia. A pesar de que en Colombia se les imponen sellos e impuestos, el márquetin los disfraza con muñecos, concursos, premios y demás tácticas engañosas.

Y no hay que olvidar uno de los más completos alimentos naturales: la leche materna. Es fundamental el apoyo a su consumo exclusivo durante los primeros seis meses y, sin embargo, la madre que logra lactar es una heroína. (Lea La otra cara de los suicidios de indígenas en Vaupés)

Sabemos lo que hay que hacer, pero es casi imposible que en Colombia las mentiras dejen de ser el plato del día. Por ello es muy importante que no comamos cuento y estemos atentos para que avancen estas medidas.

*Directora Ejecutiva de Red PaPaz

👩‍⚕️📄¿Quieres conocer las últimas noticias sobre salud? Te invitamos a verlas en El Espectador.⚕️🩺

Por Carolina Piñeros Ospina*

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar