Publicidad

Las Américas registraron más del 60% de las muertes de enfermeras por Covid-19

Un informe del Consejo Internacional de Enfermeras recuerda el precio que están pagando profesionales de salud por atender al resto de la población.

15 de enero de 2021 - 11:05 a. m.
El personal de enfermería se ha visto al borde del colapso a causa de los meses que lleva trabajando bajo una presión sin precedentes y la posible exposición al virus
El personal de enfermería se ha visto al borde del colapso a causa de los meses que lleva trabajando bajo una presión sin precedentes y la posible exposición al virus
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

Un informe del Consejo Internacional de Enfermeras da cuenta del alto precio que están pagando profesionales de salud en todo el mundo en su intento por brindar ayuda a los pacientes con Covid-19. El documento revela “un incremento continuo y catastrófico registrado en el número de muertes y contagios de enfermeras a causa de la COVID-19 y expone los riesgos asociados a la pandemia”.

El informe, que recopila los datos de 59 países hasta el 31 de diciembre de 2020, estableció que desde la aparición del SARS-CoV-2 han fallecido 2.262. La región de las Américas registrá más del 60% de las muertes. Brasil, Estados Unidos y México tienen el número más elevado de muertes de enfermeras por COVID-19.

“Por desgracia, el número de fallecimientos de trabajadores sanitarios sigue aumentando y la cifra de 2 262 es probable que sea una infraestimación significativa”, dicen los autores del reporte.  El conjunto de datos revela también que más de 1,6 millones de trabajadores sanitarios se han contagiado en 34 países.

Aunque existe una amplia gama en las tasas de infección de los trabajadores de salud, el organismo internacional estima que como media aproximadamente el 10% de todos los contagios confirmados de COVID-19 son de trabajadores sanitarios.

En numerosos países, las enfermeras representan el mayor colectivo de trabajadores sanitarios con COVID-19. En Irán, se ha diagnosticado COVID-19 a más de 60.000 enfermeras, lo cual equivale al 45% de la fuerza laboral de enfermería del país. En México, otro de los países golpeados con mayor dureza, el 21% del personal de enfermería (67.320) se ha contagiado del virus. “Las estadísticas muestran la presión y los riesgos sin precedentes que la pandemia en curso representa para la salud física de las enfermeras”, anotaron.

¿Qué hay más allá de esas duras cifras de contagios? Historias humanas de agotamiento, estrés postraumático y otros desórdenes relacionados con el estrés por parte de las enfermeras.

“El personal de enfermería se ha visto al borde del colapso a causa de los meses que lleva trabajando bajo una presión sin precedentes y la posible exposición al virus”, señala el informe.

En la fase temprana de la pandemia en China aproximadamente la mitad de las enfermeras denunció un nivel de agotamiento entre moderado y elevado. En EE.UU, una encuesta realizada recientemente reveló que el 93% de los trabajadores sanitarios padecía estrés y el 76% agotamiento. Y una encuesta de la Asociación Americana de Enfermeras efectuada en agosto de 2020 indicó que más de la mitad de las enfermeras encuestadas se sentía agotada y el 60% manifestaba dificultades para conciliar el sueño. En España, el 80% de las enfermeras ha manifestado síntomas de ansiedad y creciente agotamiento. En Brasil, el predominio de la ansiedad de los profesionales sanitarios llegaba al 50% y el de la depresión al 25%.

Mientras tanto en Israel más del 40% de las enfermeras está muy de acuerdo con la afirmación de que “tenía miedo de cuidar de pacientes enfermos y portadores” y de que “cuidar de los pacientes enfermos o portadores de COVID-19 implica una carga emocional significativa”'.

La Asociación Japonesa de Enfermería ha declarado que aproximadamente en el 15% de los hospitales de Japón se habían producido casos de enfermeras que habían abandonado su trabajo y aproximadamente el 20% de las enfermeras había denunciado situaciones de discriminación o prejuicios durante la propagación del virus.

“La evidencia emergente sugiere la existencia de un fenómeno mundial de trauma colectivo experimentado por las enfermeras que trabajan en la respuesta a la COVID-19”, concluye el informe.

El Consejo Internacional de Enfermeras anticipa un déficit mundial de más de 10 millones de enfermeras de aquí a 2030. De ahí el llamado a los gobiernos a “actuar urgentemente para garantizar la salud física y mental de las enfermeras y otros trabajadores sanitarios con el fin de generar resiliencia, apoyar al personal sanitario y diseñar respuestas políticas que afronten la escasez global de enfermería”.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar