6 Dec 2020 - 3:58 p. m.

Los mosquitos de la malaria son cada vez más difíciles de controlar

Los mosquitos que transmiten la malaria en África y América Latina están evolucionando en respuesta a la actividad humana, según han encontrado estudios en ambos continentes.

Scidev.net

Los mosquitos Anopheles de la malaria en África y América Latina están evolucionando en respuesta a la actividad humana, según han encontrado estudios en ambos continentes.

Anopheles gambiae, el vector de malaria más importante en África, está desarrollando una resistencia cada vez mayor a los insecticidas piretroides, según muestra un estudio publicado en Nature Scientific Reports este mes. Los piretroides sintéticos son el insecticida más utilizado para controlar los mosquitos de la malaria en todo el mundo.

El equipo de investigadores de Kenia, Ghana y EE. UU asegura que el uso indiscriminado de insecticidas piretroides en programas agrícolas y de salud pública podría ser responsable de la resistencia moderada y de alta intensidad. El equipo recolectó mosquitos en el oeste de Kenia y analizó los resultados de una variedad de pruebas, incluida la exposición de los mosquitos a insecticidas a lo largo de varias generaciones.

Si bien las generaciones más jóvenes mostraron una mayor resistencia a los insecticidas, los investigadores también encontraron que la reducción del uso de los químicos durante al menos 15 generaciones disminuyó el nivel de resistencia. Esto restauró la vulnerabilidad de los mosquitos a los insecticidas piretroides en un proceso que toma un promedio de dos años.

“Las autoridades de salud pública deberían rotar los insecticidas todos los años para vencer la resistencia de los mosquitos”, dice a SciDev.Net el autor principal Maxwell Machani, experto en entomología del Instituto de Investigación Médica de Kenia.

Sin embargo, Maria Anice Mureb Sallum, profesora de la facultad de salud pública de la Universidad de São Paulo, dice que se necesita una investigación más profunda para generalizar los hallazgos. “Las poblaciones de gambiae podrían probarse en otras regiones de África con una exposición a insecticidas más variada para ver si funciona el mismo mecanismo“, dice Sallum.

Adaptación de la ciudad

Un estudio en Brasil publicado en octubre muestra que Anopheles cruzii, el vector principal de la malaria en la región del Bosque Atlántico de Brasil, se está adaptando cada vez más a los entornos urbanos. Esta región incluye São Paulo y Río de Janeiro, las ciudades más pobladas del país.

Los investigadores sugieren que la deforestación y la incursión de asentamientos humanos en el bosque impulsaban la diversidad genética entre las poblaciones de An. cruzii. Con menos fuentes de alimento, como los monos, que se encuentran en el hábitat natural del mosquito, se encuentra con mayor frecuencia en las ciudades, en busca de alimento entre los humanos.

“Esto está provocando que su estructura genética sea más variada, lo que hace que An. cruzii más presente en entornos urbanos “, dice la autora principal Laura Cristina Multini, epidemióloga de la Universidad de São Paulo.

Como puede volar largas distancias, el An. cruzii es difícil de controlar, dice Multini a SciDev.Net. “La mejor forma de controlar este mosquito es mejorando el manejo forestal y evitando asentamientos ilegales en áreas verdes”, dice. Con más animales de los que alimentarse, es probable que el insecto permanezca en las copas de los árboles, su hábitat preferido.

Sallum dice que se requieren estudios en todo Brasil para comprender si se están produciendo patrones similares en otros lugares. Sallum, que no participó en ninguna de las investigaciones, dice que ambos estudios indican que las actividades humanas están impulsando la adaptabilidad de los mosquitos.

“A medida que las acciones humanas fuerzan una respuesta de los mosquitos, terminamos influyendo en su evolución”, dice Sallum. El equipo aún no conoce las posibles implicaciones de esta variación genética, pero el estudio apunta a una mayor probabilidad de brotes de malaria en ciudades de la región del Bosque Atlántico.

Los investigadores analizaron los mosquitos recolectados en las regiones urbanas, periurbanas y rurales de Parelheiros, al sur de la ciudad de São Paulo. Encontraron una mayor variación genética entre los mosquitos que se encuentran a nivel del suelo en comparación con los que se encuentran en las copas de los árboles, lo que sugiere un proceso de evolución en curso.

Comparte:
X