Publicidad
13 Jul 2014 - 2:00 a. m.

ThetaHealing para resolver conflictos del alma

Quienes la practican aseguran que es posible desplazarse hasta los pensamientos negativos del inconsciente para limpiarlos.

Redacción Vivir

/123rf
/123rf

“Actúo como observadora de lo que pasa en el cuerpo de las personas y, según lo que veo y siento, ayudo a darles lo que necesitan para obtener cambios en su mente y en su espíritu”, dice Yidla Ospina, experta en ThetaHealing, una terapia de sanación basada en la meditación y la búsqueda de la conexión de quienes la practican con las ondas theta del cerebro.

La ThetaHealing ha sido conocida en Estados Unidos y México desde la década del 90, pero apenas ahora comienza a tener fuerza en Colombia.

El lugar en donde se practica no es lo que importa, puede ser en un consultorio, en un parque, en una alcoba e incluso por Skype. Lo primero que hace Yidla es tener una charla con el paciente y preguntarle en qué lo puede ayudar, aunque no niega que en la mayoría de las consultas las personas no saben qué es lo que quieren ni lo que necesitan. “Muchos simplemente llegan porque alguien dijo que les había cambiado la vida, y ahora quieren experimentar”, dice.

Después viene la meditación. La terapeuta se para enfrente de la persona e intenta conectarse con “la energía creadora que surge de las ondas cerebrales theta”, para así poder trabajar con sus “creencias” y sus sentimientos, dice la especialista. “El 88% de las creencias que determinan nuestros comportamientos no las conocemos y por ello es necesario escarbar en ellas y resolverlas”, asegura el terapeuta mexicano Ricardo de la Rosa. Para quienes siguen esta técnica, reconocer las creencias que se encuentran en su subconsciente y que, según ellos, pueden tener influencia negativa en la manera de ser, es parte fundamental del proceso.

Para los expertos en ThetaHealing, existen cuatro creencias. Las fundamentales, que se adquieren con la educación durante la primera infancia; las genéticas, grabadas en el ADN y que están en la memoria ancestral desde al menos siete generaciones; las históricas, determinadas por el contexto geográfico donde se crece; y las del alma, adquiridas por la experiencia y caracterizadas por ser las más arraigadas.

“La idea es que durante las terapias yo logro reafirmar si el paciente tiene o no una determinada creencia que puede estar ocasionando bloqueos en su vida. Después de reconocerlas, busco sacarlas del cuerpo y de la mente de la persona por medio de la conexión que establezco con sus ondas”, recalca Yidla.

La terapia puede ser realizada por especialistas que han tomado cursos en los que aprenden a manejar la técnica. En varios países de Europa, Estados Unidos, México y Colombia se dictan conferencias grupales para enseñar los principios de sanación y los fundamentos de esta terapia, que puede ser practicada a otras personas y también a modo personal.

Para Ricardo de la Rosa, el ThetaHealing es una terapia que permite alejarse de los miedos. Por eso cree que al tomar un curso o al acceder a una terapia, lo que cada quien experimenta es una experiencia muy personal y distinta a la de los demás. Además, recalca que esta es una técnica que puede practicar cualquier tipo de persona, aunque esté sano o enfermo, si cree que tiene algún trauma o si simplemente está buscando una manera de sentirse más equilibrado.

“Esta técnica tranquiliza a las personas e incluso permite al cuerpo rejuvenecerse. A mí me permitió convertirme en una persona más intuitiva, aprendí a desarrollar mejor mis sentidos y ahora puedo entenderme más, así como a los demás. El cambio se produce en aquellos que creen en lo que están haciendo”, dice Yidla Ospina.

 

Síguenos en Google Noticias