12 Dec 2021 - 3:20 p. m.

Una exposición en Viena pone a prueba la ética de la exhibición de restos humanos

La colección de unas 50.000 partes del cuerpo humano se concibió por primera vez en 1796 para ayudar a la formación de los estudiantes de medicina.
La colección de unas 50.000 partes del cuerpo humano se concibió por primera vez en 1796 para ayudar a la formación de los estudiantes de medicina.
La colección de unas 50.000 partes del cuerpo humano se concibió por primera vez en 1796 para ayudar a la formación de los estudiantes de medicina.
Foto: AFP/JOE KLAMAR

La reciente renovación de una de las colecciones del prestigioso Museo de Historia Natural de Viena ha puesto a prueba a los conservadores sobre cómo exponer su vasto tesoro de restos médicos humanos, algunos de los cuales datan de hace más de dos siglos, sin cruzar las líneas rojas modernas de la ética y el buen gusto.

La colección de unas 50.000 partes del cuerpo humano se concibió por primera vez en 1796 para ayudar a la formación de los estudiantes de medicina.

En el mundo actual, este tipo de galerías horripilantes plantean cuestiones complicadas sobre si el bien público tiene más peso que cuestiones morales como la dignidad humana, el poder y la explotación, y el consentimiento de los sujetos, ciertamente muertos desde hace tiempo, expuestos a todo el mundo.

También puede leer: Dengue, la otra epidemia que afecta a Colombia

“Intentamos evitar el voyeurismo dando todas las explicaciones posibles”, dice el conservador Eduard Winter, señalando que no se permite tomar fotografías dentro de las galerías.

Winter espera que cuando los visitantes del museo se enfrenten a “un hígado de 30 kilos se den cuenta de lo que el alcohol puede hacer al cuerpo humano”.

Los visitantes curiosos también pueden conocer los efectos de los virus en el cuerpo o el aspecto de las quemaduras en los vasos sanguíneos. Podrán observar órganos, cráneos y partes del cuerpo humano, exposiciones que en otros países se limitan a los investigadores.

Para sus partidarios, la educación en torno a la investigación científica de las enfermedades y la salud humana significa que el acceso a la colección es de interés público.

“Todo el mundo tendrá que enfrentarse a la enfermedad algún día”, afirma la directora de la exposición, Katrin Vohland.

Le puede interesar: “Migrantes que se movilicen por zonas de frontera serán vacunados”: Minsalud

“Algunas personas vienen porque ellas mismas están afectadas” por determinados problemas de salud, mientras que otras “quieren saber más sobre cómo ha progresado la ciencia”, añade.

Un nuevo nivel de concienciación

La exposición se reabrió al público en septiembre, con sólo una parte de la mayor colección de anatomía patológica del mundo, accesible al público, expuesta en el renovado museo.

“Conocía la exposición anterior, pero la actual está mucho mejor preparada, porque todo está descrito, hay mucha más información”, dijo el profesor de biología Christian Behavy durante una reciente visita de la AFP al museo.

Behavy, que guiaba a un grupo de adolescentes por el museo, dijo que su clase “podía asimilar mejor la información” de las exposiciones que de los libros de texto.

Sin embargo, algunos de los estudiantes parecían sorprendidos por lo que veían: el esqueleto de la niña con hidrocefalia, por ejemplo, o el cuerpo conservado de un bebé con laceraciones en la piel.

Los restos humanos forman parte de este tipo de exposiciones en Europa desde finales del siglo XVI, cuando se expusieron por primera vez las momias egipcias.

También puede leer: Los Nobel piden que las vacunas contra el covid-19 lleguen a todos los países

Pero, según Marie Cornu, directora de investigación del instituto francés CNRS y experta en derecho de la propiedad en relación con los artefactos culturales, a principios de la década de 2000 se produjo un “nuevo nivel de concienciación” sobre la cuestión.

El debate se desató a raíz de la demanda sudafricana de repatriación de los restos de Saartjie Baartman, una mujer del pueblo khoisan que fue exhibida en Europa en el siglo XIX.

Tras su muerte, su cuerpo fue disecado y su esqueleto, cráneo y genitales se expusieron en el Museo de la Humanidad de París hasta 1974.

A mediados de la década de 2000, la plastificación de los restos humanos expuestos en las grandes exposiciones comerciales también fue objeto de controversia, y algunas ciudades prohibieron las exhibiciones alegando que los organizadores no podían verificar el consentimiento adecuado y la procedencia de las partes del cuerpo.

Sólo en los últimos 20 años las instituciones “han empezado a hacerse preguntas”, dice Cornu

Cambiar la ética

Para contribuir a estos debates, el Consejo Internacional de Museos ha elaborado un código deontológico que estipula que los restos humanos “sólo deben adquirirse si pueden alojarse en condiciones de seguridad y cuidarse con respeto”.

Además, debe hacerse teniendo en cuenta “los intereses y creencias” de la comunidad de origen.

Herwig Czech, profesor de historia de la medicina en la Universidad de Viena, afirma que hoy en día sería impensable que “alguien muriera en un hospital y luego reapareciera en una exposición”.

Eloise Quetel, jefa de las colecciones de medicina de la Universidad de la Sorbona de París, también ha tenido que lidiar con la ética de este tipo de exposiciones y piensa que “no se pueden presentar como antes”.

Le puede interesar: Covid-19: así va la vacunación en Colombia a menos de un mes para terminar 2021

Hay que explicar a los visitantes “por qué se han reunido y conservado estas colecciones”, afirma.

Aunque la exposición de Viena no plantea tantas cuestiones espinosas relacionadas con el colonialismo como las de otros países europeos, Vohland dice que hay que tener cuidado de que nada se haya obtenido ilegalmente y de “conocer el contexto en el que llegaron los especímenes”.

Recibe alertas desde Google News

Temas relacionados

Exposiciones médicas