23 Apr 2021 - 10:50 p. m.

Vacunas contra el COVID y coágulos: lo que debe saber

¿Le preocupa que usted o alguno de sus familiares reciba dosis de AstraZeneca o de Janssen? En este artículo encontrará algunas cifras que pueden responder sus inquietudes para que se vacune con tranquilidad.
Natalia Pedraza Bravo

Natalia Pedraza Bravo

Fotógrafa y Diseñadora Gráfica
Hasta el primero de febrero de este año, el gobierno tenía acuerdos por 10′.000.000 de dosis de vacunas de AstraZeneca y 9 millones de dosis de la vacuna de Jhonson&Jhonson.
Hasta el primero de febrero de este año, el gobierno tenía acuerdos por 10′.000.000 de dosis de vacunas de AstraZeneca y 9 millones de dosis de la vacuna de Jhonson&Jhonson.
Foto: NATALIA PEDRAZA BRAVO

Después de varios meses de espera por una vacuna que pudiera ponerle fin a la pandemia que nos cambió la vida, algunas farmacéuticas han encontrado varias fórmulas capaces de prevenir la infección por COVID-19.

Pfizer, Moderna, Janssen o AstraZeneca o Sinovac son algunas de las farmacéuticas cuyas vacunas han sido aprobadas en varios países.

Pero tras el inicio de la vacunación, en distintos lugares del mundo, una nueva duda se ha tomado los titulares: los posibles efectos secundarios de la vacuna.

Decenas de dosis de AstraZeneca y Janssen no han podido ser administradas por la incertidumbre que causó el hecho de que algunas pacientes pudieran adquirir trombos, pese a que las agencias sanitarias han aclarado las dudas y garantizado su seguridad.

Lea también: Guía para no asustarse cuando haya casos de coronavirus en los colegios

Las vacunas de AstraZeneca y Jannsen están basadas en vectores virales pero, ¿qué quiere decir eso? Bueno, pues para producir estos dos fármacos lo que los expertos hacen es modificar un virus diferente al Covid-19 para que se “parezca” al nuevo coronavirus, e insertarlo en la vacuna para que el cuerpo genere una respuesta inmune.

En el caso de la vacuna de AstraZeneca, el virus “disfrazado” es un adenovirus que ataca a los chimpancés, y por su parte Janssen porta un adenovirus humano.

Salvador Macip, investigador y genetista español lo explicó así en el diario El Independiente: “Estos virus, que causan resfriados comunes, son el carro y el coronavirus es el pasajero para que la información viaje a las células”.

Le puede interesar: Minsalud emitió la resolución para que privados adquieran vacunas contra el coronavirus

Y aunque los titulares alarmantes han creado una gran confusión en la población, hasta el momento todos los estudios realizados en estas dos vacunas arrojaron como resultado una probabilidad, muy pequeña, de que estas secuelas ocurran. De hecho, según información del Ministerio de Salud, la probabilidad sería de una en un millón.

¿Logra identificar el punto amarillo de la siguiente gráfica? Si todos los puntos fueran personas, los azules representan las personas vacunadas con los biológicos de AstraZeneca o Janssen y el diminuto punto amarillo, representa la persona que podría presentar un trombo.

Según el Secretario de salud de Reino Unido, Matt Hancock, en entrevista con la BBC, esta probabilidad es similar a la que podría causar que una persona adquiriera un coágulo tras un vuelo de larga distancia.

Por otra parte, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) advirtió que este efecto es tan raro, que es “mucho inferior a tener complicaciones por tomar ibuprofeno”. Esta misma entidad se ha pronunciado ya ante las dos vacunas y coincide en que “los beneficios que produce, sobrepasan los posibles efectos negativos”.

Le invitamos a leer: ¿Qué pasa con quienes se resisten a la vacuna?

Las comparaciones de la probabilidad de adquirir un trombo han sido muchísimas en las últimas semanas, pues resultan eficientes para que entendamos la proporción del problema.

Algunos países europeos han asignado estas vacunas para una población en específico. En la mayoría de los casos a personas mayores de 60 años. ¿La razón? Según Alfredo Guerreros, investigador del ensayo de la vacuna de Astrazeneca en Perú, en entrevista con Radio Programas del Perú, hasta el momento son personas entre 35 y 50 años, en su mayoría mujeres, las que han presentado estos efectos adversos.

Según datos del Centro de Comunicación de Riesgos y Evidencia de la Universidad de Oxford, los riesgos de contraer COVID-19 en los próximos meses y terminar en el hospital, comparado con la probabilidad de adquirir un trombo tras recibir la vacuna de AstraZeneca funcionan así:

Las personas que ya han sido vacunadas con AstraZeneca o Janssen no deberían preocuparse

En Colombia, estos dos fármacos ya han obtenido aprobación para uso de emergencia por parte del Invima y, hasta el primero de febrero de este año, el gobierno tenía acuerdos por 10′.000.000 de dosis de vacunas de AstraZeneca y 9 millones de dosis de la vacuna de Jhonson & Jhonson.

Varias de esas dosis ya han sido aplicadas y, aunque algunos de los que las han recibido pueden estar preocupados por los posibles efectos adversos, deben tener presente que las probabilidades de sufrir coágulos al recibir estos biológicos son realmente bajas y que superan, de lejos, las probabilidades de morir por COVID-19.

Le puede interesar: Colombia ya tiene tablero público del Plan de Vacunación contra el coronavirus

Para explicarlo mejor, el diario El País, de España, juntando datos de la Agencia Médica Europea y la Agencia Médica Británica, realizó una publicación en la que calcula esta probabilidad y estos son algunos de los resultados:

Según Guerreros, los casos de trombos se han presentado entre 5 y 20 días después de recibir la primera dosis. “Si ya ha pasado de la tercera semana después de la aplicación de la vacuna y no le ha pasado nada es muy poco probable que presente este síntoma”, afirma el investigador de AstraZeneca.

Recibe alertas desde Google News