Se abre paso la Gerencia para el Centro de Bogotá

El Concejo discute, y probablemente aprobará, la creación del Instituto para el Desarrollo del Centro de Bogotá. Con su llegada, desaparecerá la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, cuyas funciones asumirá el Idartes.

Incentivar el turismo será un objetivo del Instituto para el Desarrollo del Centro. Foto: Jorge Londoño - El Espectador

El impulso por salvar el Centro de Bogotá resurge con cierta frecuencia. La novedad ahora es que la Alcaldía pretende crear una entidad que oficie como doliente de lo que se haga en ese sector. Una gerencia que se llamará Instituto para el Desarrollo del Centro Gilberto Alzate Avendaño. Su sigla será IDDC.

Así lo contempla el alcalde Enrique Peñalosa en un proyecto de acuerdo que estudia el Concejo. La idea, inicialmente, es acabar con la Fundación Gilberto Alzate, que nació en 1970 como espacio de promoción cultural, para establecer el IDDC en sus instalaciones (de ahí que este mantenga como parte de su nombre la referencia a aquel político conservador). El grueso de las funciones de la Fundación, indica la Alcaldía, se pisan con las del Instituto Distrital de las Artes (Idartes) y este las concentrará.

El IDDC dependerá de la Secretaría de Gobierno y se dedicará, sobre todo, a coordinar acciones sobre el centro de Bogotá que están a cargo de las demás secretarías: seguridad, conservación del patrimonio, vivienda, proyectos urbanísticos. Mónica Ramírez, designada por Peñalosa para dirigir el nuevo instituto, explica que, en principio, liderarán tareas básicas, “desde el mejoramiento de andenes, fachadas y postes de luz que no funcionan, hasta la promoción del comercio y del turismo”. En el corto plazo, agrega, “la recuperación es lo más importante, y luego vendrá una fase relacionada con el sector vivienda”.

Lea también: Los líos para terminar la Séptima peatonal.

Está por verse cuál será el área objeto de intervenciones. Aunque el proyecto se refiere a las localidades de La Candelaria, Los Mártires y Santa Fe, Ramírez dice que los límites quedarán definidos en un Plan Especial de Manejo y Protección para el Centro, que formulará el Distrito y aprobará el Ministerio de Cultura.

Bogotá ya ha vivido procesos con fines similares. En 1980 fue creada la Corporación Barrio La Candelaria, para revitalizar el casco histórico, e incluso se propuso tareas que trascendieron el cuidado de la riqueza arquitectónica. Sus balances dicen, por ejemplo, que construyó el primer CAI de Bogotá, con el fin de garantizar la seguridad del sector. Esa experiencia derivó en la creación del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, en 2006.

La anterior administración formuló, desde ese Instituto, un plan de revitalización del centro tradicional, que incluía intervenciones para proteger construcciones emblemáticas (Voto Nacional, Hospital San Juan de Dios, plaza de toros, etc.), rescatar los cafés tradicionales, mejorar la movilidad y las fachadas, entre otros. Era una propuesta para ejecutar entre 16 y 20 años. Planteaban, además, crear la gerencia para el centro dentro de ese instituto, pero ahora, como es evidente, han cambiado los planes.

Lea también: Revive el Hospital San Juan de Dios, pero cambian los planes.

La arquitecta Ilona Murcia, que tiene estudios en gerencia y planeación de centros históricos y trabajó en el Instituto de Patrimonio, considera que la creación de la gerencia para el Centro es importante porque la experiencia internacional evidencia que es efectivo que una cabeza visible aplique en esa zona las políticas generales de la administración

Plantea, no obstante, que el éxito depende de dos factores: suficientes recursos (económicos y técnicos), pues además de coordinar acciones también debe tener la capacidad de adelantar proyectos propios; por otra parte, capacidad de incidencia y suficiente visibilidad, que la gente y las demás instituciones la reconozcan. De lo contrario, será un saludo a la bandera.

¿Cómo vamos en el Centro?

Este miércoles, en el auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, se llevará a cabo el encuentro "Todos por el Centro". El programa Bogotá Cómo Vamos presentará un diagnóstico de las tres localidades del Centro de Bogotá: Los Mártires, La Candelaria y Santa Fe. Las siguientes son algunas cifras que dan cuenta de la necesidad de trabajar a fondo por ese sector de Bogotá:

* Las tres suman 232.907 habitantes distribuidos en las localidades de La Candelaria, Santa Fe y Los Mártires. Estas dos últimas concentran el 90% de la población del centro.

* Santa Fe presenta la mayor tasa de deserción escolar (6,9%) de la ciudad, mientras que La Candelaria registra altos niveles repitencia en los colegios públicos, sobretodo en secundaria.

* La Candelaria fue la segunda localidad con mayor mortalidad infantil en menores de 1 año durante 2015.

* Los Mártires fue la localidad con mayor incidencia de sífilis congénita

* Santa Fe fue la segunda localidad con mayor tasa de mortalidad por cáncer de útero.

* En 2015 Santa Fe tuvo una tasa de 90,9 muertes violentas por cada 100 mil habitantes y Los Mártires de 117,5. Más de tres veces la tasa registrada para la ciudad (30,6).

* El hurto a personas es otro indicador alarmante: mientras que Bogotá tuvo una tasa de 254,5, La Candelaria y Santa Fe registraron seis veces más la tasa de la ciudad.

* Accidentalidad vial: Los Mártires tuvo una tasa de 23,3 muertos y Santa Fe de 18,2; de las más altas en relación con las demás localidades en la ciudad.