Más velocidad impacta positivamente la economía, según DNP

Cambia la definición de banda ancha, ¿Colombia está preparada?

Desde este año, 25 Mbps es la velocidad de navegación en internet que se considera ideal para acceder plenamente a los contenidos en línea. Ofertas inferiores siguen existiendo, pero no pueden llamarse “banda ancha”.

Getty Images

Desde el pasado 1° de enero, un servicio que asegure ser de internet banda ancha debe ofrecer una velocidad de navegación de mínimo 25 Mbps de bajada y 5 Mbps de subida. Así lo determinó una norma de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), con la que cambia oficialmente la definición de banda ancha en el país.

Esto es un salto significativo, pues antes de la resolución emitida por la CRC, 1 Mbps era la velocidad mínima que identificaba a la banda ancha, aquella que se supone tiene la capacidad de transportar la cantidad de información necesaria para disfrutar plenamente de los servicios y contenidos de internet.

Lea también: Colombia supera los 30 millones de conexiones a internet de banda ancha

Para la regulación, entonces, era insuficiente seguir hablando de 1 Mbps, pues la demanda colombiana actual exige una autopista que permita transitar a una mayor velocidad.

La ultra banda ancha también fue modificada. Ahora se denominará un servicio como tal si ofrece un mínimo de bajada de 50 Mbps y 20 Mbps de subida.

Un dato interesante es que al inicio del análisis que se realizó para definir el mínimo de velocidad del servicio de banda ancha se consideró que la adopción de 10 Mbps era la elección con mayor favorabilidad para el actual desarrollo de las redes y las necesidades de los usuarios; sin embargo la evaluación de los criterios económicos evidenció que la adopción de 25 Mbps tiene como ventaja el mayor crecimiento de servicios y aplicaciones de internet, como telemedicina, teletrabajo, comercio electrónico y capacitación en línea. En suma, elementos claves para mejorar el acceso a la información, la transformación digital y, a la larga, la competitividad en Colombia.

Le puede interesar: Conexiones a banda ancha crecieron once veces en los últimos ocho años

Ahora, si bien parte de las principales compañías en el país dedicadas a las telecomunicaciones ofrecen velocidades que se podrían considerar como de ultra banda ancha, al disponer de servicios que alcanzan los 300 Mbps, dentro de su oferta aún existen servicios inferiores a los 25 Mbps.

Según el director de mercadeo en Colombia de Movistar, Camilo Aya, las velocidades que ofrecen en el país son capaces de alcanzar los 100 Mbps. No obstante, detalla que en su oferta todavía manejan velocidades inferiores a los 10 Mbps.

Claro, por su parte, asegura que su servicio en los hogares colombianos permite a sus clientes acceder a velocidades que van desde 10 Mbps hasta 300 Mbps.

Un tercer operador, que se diferencia de sus antecesores al ofrecer internet satelital, HughesNet, especificó que su mínimo de velocidad se encuentra en los 30 Mbps, teniendo como máximo alcance los 50 Mbps.

Le sugerimos leer: Solo 20% de la población en Colombia tiene acceso a redes móviles 4G según el BID

ETB fue el primer operador en Colombia en ofrecer ultra banda hasta de 150 Mbps de bajada y 70 Mbps de subida a los hogares, los negocios y las empresas”, expresó esa compañía en un comunicado, mientras que Tigo Une señaló: “La nueva definición de banda ancha establecida fue acatada a cabalidad por TigoUne. Actualmente, la compañía, más allá de nombres o definiciones, ofrece planes y opciones de conectividad que se ajustan a las necesidades de cada grupo familiar en cuanto a los servicios de hogares”.

¿Hacen mal los operadores al ofrecer servicios inferiores a los 25 Mbps? Según la resolución, no. Sin embargo, el mismo documento establece, por una precisión de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que a partir del 1° de enero las compañías que ofrezcan velocidades por debajo de la descrita deberán retirar de su promoción el calificativo de “banda ancha”.

De igual forma, los prestadores de estos servicios deberán detallar mensualmente en la factura enviada a sus clientes la velocidad contratada, de bajada y subida, especificando si corresponde o no a banda ancha. En esa especificación no se podrán incluir elementos adicionales como promociones o demás beneficios entregados por las compañías.

Según el último Boletín del Sector TIC sobre el segundo trimestre de 2018, entregado por el Ministerio y publicado en noviembre del año pasado, el panorama que muestra el país en materia de banda ancha no es del todo alentador.

El informe detalla que de los 6’559.850 de accesos a internet fijo en Colombia, solo 2’647.800 eran superiores a los 10 Mbps en velocidad de bajada, lo que deja a un total de 3’912.050 con velocidades inferiores. Es importante recordar que para la fecha de elaboración de este documento se consideraban como banda ancha las velocidades superiores a 1 Mbps, por lo que no se especifica cuántos de estos eran de 25 Mbps o superiores.

Le puede interesar: Definición de banda ancha en Colombia será 25 mbps en 2019

En cuanto a velocidades de subida, de los casi cuatro millones de accesos, tan solo 329.734 gozaban de una velocidad superior a los 10 Mbps. La cantidad más significativa la concentraron las velocidades entre 1 y 2 Mbps al reunir 3’756.751. Por su parte las que se sitúan entre 2 y 5 Mbps se cuentan en 1’617.709, y entre 5 y 10 Mbps, 206.508.

Con la nueva definición, Colombia busca ponerse a tono y evitar que se expandan las brechas internas pero también a escala internacional. Según datos que tiene Planeación Nacional, en 2017 la velocidad promedio de conexión a internet en Colombia era de 5,5 Mbps, la de Estados Unidos, 18,8 Mbps, y la de los países miembros de la OCDE, 15,4 Mbps.

En agosto pasado, ese departamento explicó que si Colombia aumentara su velocidad promedio de conexión a internet (o velocidad de descarga) en solo 1 Mbps, su PIB per cápita podría aumentar hasta en 1,6 %. Si se triplicara, el PIB per cápita podría aumentar hasta en 18,4 %, alcanzando el de países como México y Brasil.