Ambas compañías trabajan bajo el proyecto Chromium

El navegador que Microsoft construye con tecnología de Google

Con esta iniciativa, quien fue reconocida en su momento por desarrollar Internet Explorer, renuncia a la idea de trabajar sola para construir su nuevo gran navegador. Probamos la versión beta de este producto y estas son nuestras impresiones.

El proyecto Chromium permite que Microsoft desarrolle su propio navegador con tecnología de Google. / Archivo particular

El 6 de diciembre de 2018 Microsoft comunicó que estaría trabajando, durante los próximos meses, en un proyecto con el que desarrollaría un nuevo navegador: Edge Chromium. Lo sorpresivo de este anuncio fue que comenzaría a trabajar con Google para tal propósito.

Hasta entonces Microsoft y Google eran competidores en esta materia; el primero con sus dos apuestas, Internet Explorer y Microsoft Edge y, el segundo, con Google Chrome. No obstante, la tecnología colaborativa hizo que estos dos titanes empresariales se unieran bajo un mismo desarrollo.

En concreto, Chromium es el eslabón que se encarga de juntarlos, ya que, al ser un proyecto de código abierto, se caracteriza porque diversos desarrolladores pueden trabajar en equipo para alcanzar un fin determinado.

Le puede interesar: Microsoft pide a usuarios que dejen de usar Internet Explorer

El proyecto Chromium es un desarrollo de Google con el que se pretende que terceros puedan edificar sus propios navegadores utilizando esta tecnología como una base. Google da fe de su desarrollo al integrarlo en uno de los buscadores más populares en todo el mundo, Google Chrome. Es por lo anterior que Microsoft Edge también llevaría la palabra Chromium como apellido.

Pero Google no sería el único participante en el desarrollo de este producto. Gracias a que ya se encuentra disponible una versión beta, que las personas pueden descargar en sus computadores Windows, Microsoft busca que los mismos usuarios participen de la evolución de este navegador enviando los comentarios que genere su experiencia de prueba.

"!Vamos a construir juntos! Las compilaciones de vista previa de Microsoft Edge están listas para que las pruebes. Vea en qué hemos estado trabajando y háganos saber qué piensa para que podamos seguir mejorando”, comunica la compañía en la página de este proyecto.

Le sugerimos leer: Microsoft anuncia el final de Windows 7

En entrevista con El Espectador, el director de mercadotecnia de producto para desarrolladores en Microsoft Latinoamérica, Tito Stainbach, explicó que por lo pronto se encuentran disponibles dos versiones de prueba que pueden ser descargadas por medio del portal web Microsoft Edge Insider: Canary y Developer.

La diferencia entre ambas se concentra en la periodicidad en la que reciben actualizaciones. Canary es actualizada diariamente y Developer, semanalmente.

No obstante, Microsoft recomienda que las personas interesadas en probar los avances de su prototipo de navegador lo hagan con Developer, ya que, al recibir actualizaciones en un mayor espacio de tiempo, permite que estas, antes de llegar al usuario final, pasen por la revisión del equipo detrás de este desarrollo brindando así una experiencia más estable.

Como dato importante, Microsoft continúa con Bing como motor de búsqueda, aunque ciertas herramientas, como las extensiones presentes en Google Chrome podrán ser instaladas en el navegador sin ningún inconveniente.

Así nos fue probando Edge Chromium

Para descargar la versión de prueba de este navegador, primero tuvimos que aceptar un documento con los términos de licencia y la declaración de privacidad. Ese texto, en conjunto, explica los derechos que el usuario otorga al navegador y los datos personales que podrían ser recopilados en su utilización.

Posteriormente, y como cualquier otro programa, se descarga un archivo ejecutable, de un 1,47 Megabytes, que permitirá la instalación de la versión beta del navegador.

“Hola, vamos a configurar el navegador con tus datos. Comience con sus marcadores, datos de autocompletado e historial de Google Chrome”, es el mensaje de bienvenida que muestra el Edge Chromium. Aquí el usuario tiene la opción de elegir si quiere comenzar con sus datos recopilados en Google Chrome o, en su defecto, comenzar desde ceros.

Para probar el match que hay entre Microsoft y Google con este desarrollo elegimos la opción de arrancar con los datos ya almacenados en Google Chrome.

Lea también: El nuevo Android Q y otras noticias que deja el primer día del Google I/O

Posteriormente viene el diseño, el programa le pregunta a la persona si quiere uno saturado (informational), medio (inspirational) o minimalista (focused).

Si selecciona la opción Informational el usuario tendrá de fondo la imagen del día, una barra de navegación en la parte superior, los bloques con las búsquedas más frecuentes en el medio y una sección de noticias en la parte inferior; la elección Inspirational, por su parte, muestra una pantalla un poco más limpia donde figuran solo los tres primeros elementos descritos anteriormente; Focused es más sencillo: barra de búsqueda y bloques con las páginas más visitadas por el usuario.

Cada uno de estos diseños son editables. Si el usuario, por ejemplo desea un diseño aún más reducido puede eliminar los cajones de búsquedas populares y solo quedarse con la barra de navegación.

Algo que puede sorprender al usuario es la precisión en la sincronización de datos que Edge Chromium extrajo del Google Chromium. Muestra de ello es que en la parte superior encontramos los marcadores organizados en el mismo orden que en el otro navegador, así como el historial de búsquedas y hasta los usuarios y las claves almacenadas para acceder de manera rápida a redes sociales y cuentas de correo, entre otras.

Otros datos que, comprobamos, se pueden transferir de Google a Microsoft son números y contraseñas de tarjetas de crédito, además de direcciones geográficas almacenadas previamente por el usuario en el navegador.

Para el experto en seguridad informática de ESET, Camilo Gutiérrez, esto es muestra de toda la información que una persona puede dejar en un navegador al momento de iniciar una sesión. Asegura que, si bien estos buscadores son gratuitos, la forma de “cobrarnos” es con los datos que dejamos en los mismos, sin que esto signifique una amenaza en la seguridad de los usuarios.

Le puede interesar: Delincuentes quieren hacerle daño por internet, aquí le enseñamos a defenderse

No obstante, encontramos un aspecto atractivo en este navegador y es la opción que tiene el usuario de administrar qué datos está dispuesto a suministrar durante su navegación. Ejemplo de esto es impedir que los sitios recopilen cookies o conozcan su ubicación, entre otras opciones.

Pero el filtro de seguridad también se escala al navegador, por eso los usuarios podrán impedir, por ejemplo, que este lleve un registro de las páginas que visita o del comportamiento que tiene al momento de navegar.

Se espera que Microsoft implemente en su Edge Chromium, en los próximos meses, la configuración de modo oscuro, además de mejoras en accesibilidad para que, por ejemplo, personas con discapacidad visual puedan aprovecharlo y contar con la inclusión de un traductor que permita eliminar la barrera del lenguaje en las páginas consultadas.

Lea también: Tecnología inclusiva: cuando el desarrollo busca ser para todos

Gutiérrez invita a las personas que deseen descargar esta prueba a tener en cuenta que es una versión beta, y que por lo mismo puede reportar errores, por lo que es conveniente no suministrar datos sensibles en la navegación hasta que se tenga la versión oficial.