Facebook recibe los golpes mientras el resto de Silicon Valley se escabulle

Las críticas y preguntas de legisladores y autoridades se han centrado sobre esta red social, pero buena parte del resto de gigantes tecnológicos emplea métodos de recopilación de información similares. Una mayor regulación pareciera inevitable.

Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook.AFP

Dos hojas con notas sobre una carpeta que estuvieron frente a Mark Zuckerberg todo el tiempo que duró su comparecencia ante el Congreso esta semana insinuaban un mensaje que el director ejecutivo de Facebook casi no tuvo oportunidad de comunicar: no somos los únicos.

Zuckerberg estaba preparado para decir que su empresa es responsable de tan solo una tajada del mercado publicitario de US$650.000 millones y que tiene bastantes competidores. Google, por ejemplo, cuenta con un negocio de publicidad en línea de más del doble del que tiene Facebook. Además, Google también recopila enormes cantidades de información de las personas que utilizan sus servicios en línea.

Lea también: La falta de control de Mark Zuckerberg sobre Facebook

Sin embargo, mientras Facebook ha asumido todos los golpes por la forma en que ha manejado la información personal de sus usuarios, los líderes de otras empresas tecnológicas han demostrado que incluso en Silicon Valley, donde impera el hambre por la publicidad, es completamente posible que los ejecutivos multimillonarios y sus imperios en expansión mantengan un perfil bajo.

¿Qué diferencia a Zuckerberg? La información personal de hasta 87 millones de usuarios de Facebook terminó en manos de una firma que hacía perfiles de los votantes, Cambridge Analytica, y que trabajó para la campaña de Trump en las elecciones presidenciales de 2016. Google y las empresas tecnológicas más grandes —hasta donde todo el mundo sabe— nunca han cometido un error tan gigantesco.

Esta semana, Zuckerberg fue el único ejecutivo que testificó durante dos días de audiencias. Sundar Pichai, el director ejecutivo de Google, y Jack Dorsey, el director ejecutivo de Twitter, también recibieron la solicitud para comparecer ante el Comité Judicial del Senado. Sin embargo, cuando esa audiencia se combinó con una de otro comité, el cual no había pedido la participación de Google ni de Twitter, Pichai y Dorsey lograron zafarse, comentaron representantes de las empresas y ayudantes del Congreso.

Por el momento, al menos.

Antes de que Zuckerberg testificara el martes, Charles E. Grassley, senador republicano de Iowa y presidente del Comité Judicial del Senado, envió una carta de 14 preguntas para Pichai y otra para Dorsey. En su carta a Google, Grassley quería “entender cómo maneja y monitorea la privacidad de los usuarios Google, dada la cantidad significativa de datos que recolecta”.

Las empresas tienen hasta el 25 de abril para responder. Cuando se les preguntó si estaban preocupadas sobre el escrutinio regulatorio o del Congreso, Google y Twitter se rehusaron a dar comentarios por medio de representantes de cada empresa.

“Aparte de Facebook, quizá ninguna otra empresa esté prestando más atención al asunto” que Google, afirmó Jason Kint, un crítico frecuente de Google y Facebook que es director ejecutivo de Digital Content Next, una asociación comercial que representa a organizaciones noticiosas y de la industria del entretenimiento, entre ellas a The New York Times. “Queda claro que se están escondiendo mientras Facebook recibe los golpes. No quieren activar ninguna alarma”.

Del mismo modo que lo hace Facebook, Google recaba inmensas cantidades de datos de los usuarios para focalizar anuncios, incluidas sus selecciones de YouTube, sus búsquedas en internet y el historial de ubicaciones. Aunque Facebook tiene más de 2.000 millones de usuarios en el mundo, Google tiene siete productos, entre ellos YouTube, Gmail y su software Android, con más de 1.000 millones de usuarios cada uno.

El miércoles, cuando John Shimkus, senador republicano por Illinois, cuestionó el monitoreo que hace Facebook de los usuarios desconectados, Zuckerberg se apresuró a señalar que Google y “el resto de la industria” empleaban tácticas similares. Durante los dos días de audiencias, fue una de las pocas veces en que se mencionaron las prácticas que lleva a cabo Google con los datos.

Lea también: La pregunta para Mark Zuckerberg: ¿las compañías son capaces de cuidar los datos de los usuarios?

Esta semana, Zuckerberg no tuvo la oportunidad de decir mucho más sobre los pares de Facebook dentro de la industria. A lo largo de los dos días de audiencias, los legisladores nombraron 11 veces a Google, 10 veces a Twitter y una vez a Amazon. Se mencionó a Apple tres veces, pero más bien de forma superficial.

Los empleados de Google comentaron que no han recibido órdenes explícitas de la directiva para mantener un perfil bajo porque la mayoría comprende el riesgo. Un empleado que hizo comentarios bajo la condición de anonimato porque los trabajadores no tienen permitido hablar en público sobre el asunto, dijo que al interior de Google se entiende que la empresa es el siguiente objetivo, por obvias razones.

En un comunicado, Aaron Stein, un vocero de Google, señaló que la empresa está “completamente enfocada en proteger los datos de nuestros usuarios” y “se tomarán medidas” si se encuentra evidencia de que hubo algún “comportamiento engañoso o abuso de la información personal”.

Google se está quedando al margen en otros temas. Cuatro días antes de que Zuckerberg se dispusiera a testificar, Facebook sorprendió a muchos en Washington cuando apoyó la Ley de Anuncios Honestos, un proyecto de ley del Senado que obligará a que haya más transparencia y reglas más estrictas para los anuncios políticos en el internet. El respaldo de Facebook fue un cambio en la oposición que había presentado, mencionó una vocera de uno de los copatrocinadores del proyecto de ley, Mark Warner, senador demócrata por Virginia.

Warner y otra copatrocinadora, Amy Klobuchar, senadora demócrata por Minnesota, solicitaron a Twitter y Google que también apoyaran el proyecto de ley. Twitter respondió rápidamente dando su aprobación. Google no ha tomado una postura pública.

Puede ver también: ¿Cómo sus datos de Facebook pueden servirle a una campaña política?

De manera similar, Facebook y Google habían donado US$200.000 cada una a un grupo que se oponía a una propuesta para las elecciones en California, según la cual los californianos podrían demandar a las empresas por filtraciones de información, entre otras cosas. Esta semana, Facebook dejó de oponerse a la iniciativa, que, según los organizadores, está en camino de aparecer en la boleta de noviembre en California.

Desde hace tiempo, Apple ha realizado una campaña para establecer una distinción entre la forma en que opera y como lo hacen Facebook y Google.

“No vamos a traficar con tu vida personal. Creo que es una invasión de la privacidad”, comentó a MSNBC Tim Cook, el director ejecutivo de Apple. “Creo que todo el mundo debe entender que Silicon Valley no es monolítico”.

Después de que los usuarios de Apple descargan la actualización de software más reciente para iPhone y iPad, la cual fue lanzada el 29 de marzo, sus dispositivos despliegan un mensaje muy notorio en el que Apple afirma creer que “la privacidad es un derecho humano fundamental”. Fred Sainz, un vocero de Apple, mencionó que la actualización, en la cual se ha trabajado durante meses, está diseñada para informar de mejor manera a los usuarios sobre cómo utiliza su información y cumplir con las nuevas reglas europeas de privacidad de datos que entrarán en vigor el 25 de mayo, no para burlarse de Facebook.

Cuando se preguntó a Apple si estaba preocupada por las regulaciones para la industria que surgieron del nuevo escrutinio a Facebook, la empresa hizo referencia a unos comentarios recientes de Cook a MSNBC. El director ejecutivo de Apple dijo que suele creer que “la mejor regulación es que no haya ninguna regulación”, pero “creo que ya superamos ese problema con esta situación”.

Por su parte, Amazon ha reproducido la estrategia de Google, guardando silencio a pesar de los ataques frecuentes en Twitter que ha lanzado el presidente Donald Trump en contra de la empresa. Drew Herdener, un vocero de Amazon, se rehusó a dar comentarios.

Amazon utiliza el historial de compra de sus consumidores para focalizar anuncios, aunque Forrester Research estimó que sus ganancias por publicidad fueron de 2US$.500 millones el año pasado, a diferencia de los US$39.900 millones de Facebook y los US$95.400 millones de Google.

Lea también: ¿Por qué, a pesar de la crisis, el imperio de Facebook no va a caer?

Los defensores de la privacidad también están preocupados por los varios millones de altavoces inteligentes Amazon Echo y otros dispositivos controlados por voz que han puesto micrófonos en las casas de la gente.

¿Cuáles son los principales competidores de Amazon en ese negocio? Google y Apple.

Muchas empresas tecnológicas comprenden que el hecho de que Washington se haya vuelto a concentrar en la privacidad facilita la posibilidad de que lleguen a ellas, comentó Dean Garfield, director del Information Technology Industry Council, una asociación comercial que representa a las empresas tecnológicas más grandes.

“La marea ha cambiado”, comentó Garfield. “No creo que esto pase desapercibido”.

The New York Times